Archivo de la etiqueta: guerra mAi??xico-estados unidos

La batalla de Cerro Gordo (1847)

Faustino A. Aquino Sánchez
Instituto Mora

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 12.

Bandera de las tropas mexicanas en Cerro Gordo

La guerra entre México y Estados Unidos, y la derrota final del primero han sido interpretadas como el resultado lógico de la vecindad entre una potencia en expansión y un país atrasado e inmerso en el caos político. Sin embargo, desde el punto de vista mexicano, se han subrayado al mismo tiempo varios hechos y aspectos del conflicto que desconciertan, decepcionan e inquietan porque, en cada batalla, la victoria estuvo casi siempre al alcance de la mano. Y es que los ejércitos estadunidenses que invadieron el territorio nacional por el norte y el oriente fueron de tamaño reducido (nunca pasaron de 10,000 soldados), lo cual los obligó a combatir en inferioridad numérica y al borde del desastre para ser salvados en el momento decisivo por alguna desgracia o algún error en el lado mexicano.

Así, en Monterrey, el general Pedro Ampudia entregó la plaza en el momento en que, agotados al extremo, los invasores estaban a punto de emprender la retirada; en La Angostura, el general Antonio López de Santa Anna decidió abandonar el campo de batalla aduciendo el agotamiento de los soldados y una acuciante carencia de víveres (razones que fueron cuestionadas por testigos presenciales) cuando tenía el triunfo en las manos; en Veracruz, los comandantes de la guarnición entregaron la plaza cuando estaba a punto de ser auxiliada por un ejército de 14,000 hombres; en Cerro Gordo, como veremos, el general Santa Anna hizo una mala elección del campo de batalla; en Padierna, los generales Santa Anna y Valencia pudieron infringir al invasor una derrota decisiva pero no fueron capaces de coordinar esfuerzos; en Molino del Rey el general Juan Álvarez lanzó de manera deficiente una carga de caballería que pudo terminar en victoria y en Chapultepec y las garitas de la ciudad de México el general Santa Anna dejó en reserva a por lo menos 9,000 soldados mientras con tan sólo 2,000 enfrentaba el ataque de 7,000 estadunidenses.

Ante tal muestra de ineptitud militar, el público lector ha juzgado siempre que hubo traición en el bando mexicano, específicamente por parte del general Santa Anna. Los historiadores, por su parte, se han dividido entre quienes apoyan el juicio popular, quienes defienden a Santa Anna con base en que las pruebas que existen de una traición (documentos sobre las relaciones secretas entre Santa Anna y James K. Polk, el presidente de Estados Unidos, publicados por historiadores de este país después de la guerra) son insuficientes y quienes optan por reservar su juicio a la aparición de evidencias nuevas y definitivas.

Investigaciones recientes nos permiten afirmar que el juicio popular fue siempre certero: el general Santa Anna propició la derrota mexicana en todas las batallas que dirigió con el objeto de permitir el avance del ejército invasor hacia la capital de la Reública y asAí obligar al Congreso a sancionar un tratado de paz que entregara a Estados Unidos los territorios del norte (California, Nuevo México y la franja texana comprendida entre los ríos Bravo y Nueces), a cambio de apoyo, primero para eliminar al partido monárquico de Lucas Alamán y Mariano Paredes y Arrillaga, y después para imponer una dictadura.

La batalla de Cerro Gordo es un ejemplo de lo anterior; el objetivo que se trazó el caudillo jalapeño al regalar al invasor una nueva victoria fue el de quebrantar el espíritu de resistencia que trataba de suscitar entre la población, hacia marzo-abril de 1847, el presidente Pedro MarAía Anaya, cuyo gobierno procedía de la alianza entre la rama moderada del partido liberal y el general Santa Anna y sus partidarios.

[...]
Para leer el artículo completo, consulte la revista BiCentenario.

Ficción y realidad del Batallón de San Patricio

Laura Herrera Serna – Biblioteca Nacional de Antropología e Historia.

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 2.Sin tAi??tulo

México entró en el catálogo de los países independientes en 1821, pero le esperaba un difícil camino que recorrer para consolidarse como nación. Si la lucha interna por el poder, que se expresó en numerosos levantamientos militaristas, fue un factor que frenó su desarrollo, las intervenciones extranjeras agravaron la condición de la república: primero España, que pretendió recuperar su antigua colonia en 1829, luego Francia en 1838-1839 en su intento de imponer un tratado de comercio y, finalmente, Estados Unidos que entabló una guerra contra México entre 1846 y 1848 con el objetivo de apoderarse de más de la mitad de su territorio, situado al norte del río Bravo, mismo que se concretó finalmente en el tratado de Guadalupe Hidalgo.

De aquella guerra de conquista, después de la gesta heroica de los “Niños Héroes de Chapultepec”, el tema del “Batallón de San Patricio” es uno de los pocos episodios memorables. Lo demás, fue sólo una lista de derrotas militares, de ahí que esta historia, voluntaria o involuntariamente, haya pretendido guardarla en el baúl del olvido, por dolorosa.

La acción de los irlandeses de desertar del ejército estadounidense para luchar junto con los mexicanos en defensa de su soberanía territorial despertó desde luego la simpatía local y, con el paso del tiempo, en el imaginario colectivo quedó la impronta de tan romántica actitud: cambiar de bando por identificarse con un pueblo.

[...]

Para leer el artículo completo, suscríbase a la Revista BiCentenario.