Archivo de la categoría: BiCentenario #26

Correo del Lector #26

En revistaAi??BiCentenario. El ayer y hoy de MAi??xico, nA?m. 26.

02. Imagen nA?m. 24 (356x480)Cartas

Hermanas revolucionarias
Mi abuelo, el general Pablo GonzA?lezAi??Garza, nativo de Lampazos, NuevoAi??LeA?n, era primo del general Antonio I.Ai??Villarreal y de las hermanas Andrea yAi??Teresa Villarreal, tema del artAi??culo deAi??Griselda ZA?rate.
Ricardo GonzA?lez Miller

Familias de ferrocarrileros
JosAi?? Juan SaldaAi??a: ai??i??DisfrutAi?? todaAi??una Ai??poca por mi familia ferrocarrilera,Ai??empezando por mi abuelo Miguel SaldaAi??aAi??Santander. Un mar de historias. Y porAi??ahAi?? queda un maquinista aferrado a unAi??tren de carga: mi primo MartAi??n SaldaAi??a.
LulA? SaldaAi??a: ai??i??Mi abuelo VidalAi??SaldaAi??a Santander tambiAi??n participA?.
Miguel SaldaAi??a: ai??i??A?QuAi?? chistoso!Ai??Yo llevo nueve aAi??os trabajando en laAi??fabricaciA?n de equipos para la industriaAi??ferroviaria.
01. Imagen nA?mero 24 (480x359)JosAi?? Juan SaldaAi??a: ai??i??Es verdad, tambiAi??nAi??el tAi??o Vidal fue ferrocarrilero yAi??tambiAi??n los tAi??os LA?zaro, Dolores y Fidel.Ai??A este A?ltimo le hicieron un homenajeAi??en Apizaco antes de fallecer pues fueAi??el A?ltimo ferrocarrilero de la primeraAi??red de vAi??a ai???El Mexicanoai???, que corriA?Ai??de MAi??xico a Veracruz. La verdad es queAi??viajar en tren era toda una experiencia,Ai??sobre todo para quienes sabAi??an tenerAi??paciencia pues los traslados llevabanAi??mucho tiempo.

Del costurero de la abuela

09. Costurero de la abuela (294x480)

03. Voladores de Papantla (640x480)A?SabAi??as quAi??…?

La Danza de los Voladores es una ceremoniaAi??que se efectA?a desde tiemposAi??prehispA?nicos, surgida al parecer entreAi??los pueblos nahuas, huastecos y otomAi??esAi??de la sierra de Veracruz y Puebla. Consiste en el ascenso de varios participantesAi??a un palo de madera de unosAi??30 metros de altura, del que se lanzanAi??cuatro o cinco de ellos atados con cuerdasAi??hasta descender al suelo, mientras unoAi??permanece arriba, danzando y tocando laAi??flauta y un tambor. En 2009, la unescoAi??la declarA? Patrimonio Cultural IntangibleAi??de la Humanidad. Para protegerla,Ai??se fundA? la Escuela de NiAi??os VoladoresAi??y se efectA?a cada aAi??o un Encuentro de Voladores.

Por amor a la historia

En San Rafael, Veracruz, existe un museoAi??que alberga instrumentos de trabajo,Ai??periA?dicos, libros, relojes de pared, ropa,Ai??entre otros valiosos objetos aportados porAi??los descendientes de los franceses que enAi??el siglo XIX se establecieron en esa poblaciA?n.Ai??Su objetivo es impulsar y dar a conocer la identidad y herencia entre susAi??habitantes y el resto del paAi??s, ademA?s deAi??desarrollar un atractivo turAi??stico.

Sin tAi??tulo

Reloj de arena

Gran_Sello_del_Supremo_Gobierno_Mexicano.svg21 de octubre de 1814
El doctor JosAi?? MarAi??a Cos, diputado en el Congreso de ChilpancingoAi??por la provincia de Zacatecas e integrante de la comisiA?nAi??redactora de la ConstituciA?n de ApatzingA?n, propone laAi??paz a los espaAi??oles habitantes de AmAi??rica, invitA?ndolos a unirseAi??a los insurgentes, garantizA?ndoles el respeto a sus personas yAi??propiedades igual que verlos como hermanos.

Central Pacific Railroad Photographic History Museum29 de diciembre de 1864
Ante los rumores de que tropas francesas atraviesan el istmoAi??de PanamA? rumbo a San Francisco, MatAi??as Romero, ministroAi??de la repA?blica mexicana en Washington, pide al secretarioAi??de Estado William H. Seward que ponga remedio a los hechosAi??que resulten ciertos ai??i??que de Estados Unidos pasan aAi??MAi??xico ai??i?? y no sean conformes con la neutralidad proclamada.

07. Reloj de Arena 1914 (480x283)23 de noviembre de 1914
Las tropas estadunidenses, a las A?rdenes del general FrederickAi??Funston, desocupan el puerto de Veracruz. La poblaciA?n,Ai??entusiasmada, contempla a las 5:30 a. m. cA?mo laAi??bandera mexicana es izada junto a los acordes del himnoAi??nacional. El general CA?ndido Aguilar, quien ocupa de inmediato la ciudad, recibe la banda tricolor que le obsequiaAi??una comisiA?n de seAi??oritas, cuenta el reportero del periA?dicoAi??El Liberal. Fuera de la bahAi??a permanecen los acorazadosAi??Minnesota y Texas.

08. Huelga de MAi??dicos 1964 (480x328)26 de noviembre de 1964
Los mAi??dicos residentes e internos del hospital 20 de NoviembreAi??del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de losAi??Trabajadores del Estado (ISSSTE) inician un paro de labores,Ai??debido a que se les anunciA? que no percibirA?n tres meses deAi??sueldo y aguinaldo. De inmediato reciben el apoyo del sistemaAi??de salud pA?blica del paAi??s y se constituye la AsociaciA?n MexicanaAi??de MAi??dicos Residentes e Internos, que elabora un pliegoAi??con tres peticiones: mejorar el nivel econA?mico, seguridad enAi??el empleo y participaciA?n en los programas de enseAi??anza.

SuscrAi??base a la revista BiCentenario.

El Gran Torino

DarAi??o Fritz – Revista BiCentenario

En revistaAi??BiCentenario. El ayer y hoy de MAi??xico, nA?m. 26.

Probando un automA?A?vil 1912q

Probando un automA?vil, 1912. ColecciA?n GAC.

La fantasAi??a de lo nuevo, de estrenar, de tener lo que otros noAi??pueden o no han podido alcanzar aA?n, subyace en el inconscienteAi??aunque pasen los siglos. Nos regimos por las diferencias.Ai??A veces por imitaciA?n, otras por oposiciA?n y las menosAi??por creatividad. Pero queremos llegar a lo mismo: tratar de ser distintos. Las diferencias se alimentan de cuanta riquezaAi??podamos llegar a acumular. Material o intangible, muy al estiloAi??consumista de estos tiempos, aunque decirlo pueda resultar una perogrullada. Riqueza en una pintura, en el reloj que adornaAi??la muAi??eca, los libros de la biblioteca personal, el linaje familiar,Ai??el valor de unos muebles, las amistades que cultivamos,Ai??los lugares en que vacacionamos. En el pasado tuvo lo suyoAi??tambiAi??n. Durante el Renacimiento era muy valioso contarAi??con un cassone, un arcA?n decorado por los mejores artesanosAi??para guardar la dote de la hija que aspiraba al mejor postorAi??de la aristocracia. A mayor dote, mayores aspiraciones.

La riqueza se validaba tambiAi??n por el nA?mero de esclavosAi??en una hacienda o la cantidad de caballos. El automA?vilAi??ha sido un imA?n de esas riquezas que primero llegA? a manosAi??de los mA?s acaudalados y luego se popularizA?. El sueAi??oAi??del auto propio ha seguido al de la casa propia. O viceversa.Ai??Pocos relatarAi??an que recorrieron Europa o Estados UnidosAi??en tren, o recordarAi??an en quAi?? tipo de aviA?n durmieron todaAi??una noche. Pero no dejarAi??an de contar que su bisabuelo tenAi??aAi??un Ford T 1925 o que un tAi??o alguna vez lo subiA? a un TorinoAi??1970 como el que Clint Eastwood glorificA? hace algunosAi??aAi??os. El automA?vil tiene ese no se quAi?? de lo inexplicable queAi??seduce a todos por igual. La versiA?n misA?gina del auto conAi??chicas platinadas y de piernas largas tambiAi??n atrapA? a laAi??mujer aunque a ellas no se los vendan con modelos GeorgeAi??Clooney incorporados.

En los primeros aAi??os del siglo XX, la mayor parte de lasAi??calles de la ciudad de MAi??xico se transitaban sobre el polvo.Ai??Comenzaban a transitar los Ford, Hupmobile, Oakland, Fiat,Ai??Reo, Oldsmobile o Stutz. En Tacubaya, el conductor de estaAi??postal capitalina, y seguramente propietario del automA?vil, sabe que estA? en un momento cumbre y que debe quedar registrado.Ai??En esa calle ancha e infinita no tiene competencia,Ai??signo de ser A?nico y original. Raro. Pocas mA?quinas como laAi??suya recorrAi??an en 1912 la colonia, aunque su estado, como seAi??aprecia, no fuera ideal. Pero a algunos de sus acompaAi??antesAi??no les motiva la fotografAi??a. Uno de ellos al que la bata camuflaAi??una barriga construida a base de buen diente, podrAi??a serAi??el mecA?nico o hasta el chofer. Pero no. Don Carlos Cozzi,Ai??quien representaba a la Fiat en la ciudad por entonces, estA?Ai??en lo suyo, la venta y la mecA?nica. Una mujer en el asientoAi??trasero, fiel reflejo de la Ai??poca, alcanza a asomar su cabezaAi??para el fotA?grafo. Pero quien se ve que se lleva la peor parteAi??es el muchacho que se limpia el sudor. Acalorado, cansado,Ai??hastiado, se ve ajeno a todo. Seguramente pasA? un buen ratoAi??dando vuelta a la manivela que ayudaba a encender el motor.Ai??Sabe que los carros son un lujo de otros. QuiAi??n podrAi??aAi??imaginar que un siglo despuAi??s, en calles como esa pulularAi??anAi??los autosai??i?? junto a franeleros y parquAi??metros.

SuscrAi??base a la revista BiCentenario.

Arnaldo Coen: el espectador legitima al artista

David Fuente Adrian y Pablo G. Ascencio

En revistaAi??BiCentenario. El ayer y hoy de MAi??xico, nA?m. 26.

En la obra de este artista polifacAi??tico reina la geometrAi??a. Reina la mujer y su tropa de monstruos encantadores, dirAi??a Octavio Paz. En entrevista exclusiva con BiCentenario, Coen habla de sus inicios en la pintura, el aprendizaje con Gordon Jones y Lawrence Calcagno, la bA?squeda de nuevos espacios creativos como el efAi??mero salA?n independiente, su crAi??tica mordaz a la pintura entendida como negocio y de la interacciA?n reciente entre arte y otras disciplinas.

1. Arnaldo Coen (640x480)

Foto Personal, Mtro. Arnaldo Coen. ColecciA?n de Arnaldo Coen.

El pasado mes de octubre, el artista plA?sticoAi??Arnaldo Coen recibiA? el reconocimientoAi??del Premio Nacional de Ciencias y ArtesAi??2014. Desde entonces, a la enorme cantidadAi??de entrevistas otorgadas previamente, se hanAi??sumado muchas otras. Conscientes de esto,Ai??nos reunimos con Ai??l poco despuAi??s de la entregaAi??del premio. Como investigadores, nuestraAi??intenciA?n era la de invitarle a platicar y aAi??compartir vivencias y percepciones distintasAi??de las ya publicadas, acercarnos a esos detallesAi??que en ocasiones quedan ocultos detrA?s de laAi??cortina de las preguntas obligadas.

AquAi?? se rescata parte del trabajo de aquellaAi??larga sesiA?n de cinco horas de conversaciA?nAi??con el pintor. Hemos seleccionado ciertos aspectosAi??atAi??picos que ayuden a comprender laAi??complejidad de este gran artista y que, ademA?s,Ai??sirvan para abrir una de tantas ventanas desdeAi??las cuales asomarse a la historia reciente delAi??arte mexicano.

Entrelazado el tiempo, 200 x 100 cms. 12 (394x800)

Ai?? Arnaldo Coen, Entrelazado el tiempo, 2010, mixta sobre madera. Lourdes Sosa GalerAi??a.

Ante todo, situemos brevemente a ArnaldoAi??Coen en esta historia. NaciA? en 1940, dentroAi??de un linaje polifacAi??tico gracias al cual desdeAi??joven afrontA? con naturalidad la oportunidadAi??de conocer a creadores e intelectuales. EsteAi??caudal del arte que le acompaAi??A? en la primeraAi??etapa de su vida marcA? su propio camino.

Coen participA? en la denominada generaciA?nAi??de La ruptura, concepto que hoy en dAi??a seAi??pone en cuestiA?n desde diferentes A?mbitos, yAi??que al pintor mismo no parece resultarle delAi??todo fidedigno. MA?s que como una ruptura,Ai??el artista entiende aquella etapa como unaAi??revoluciA?n por la libertad. Una libertad que,Ai??como nos ha hecho ver, hoy en dAi??a no estA?Ai??exenta de razones para reivindicarse.

La obra de Coen ha tenido presencia enAi??museos nacionales e internacionales: el MuseoAi??de Arte Moderno, el Museo UniversitarioAi??de Arte ContemporA?neo, el Museo de laAi??SecretarAi??a de Hacienda y CrAi??dito PA?blico, elAi??San Franciso Museum of Art, el Museo deAi??Arte Moderno de Tokio, el Museo CarrilloAi??Gil, y el Centro Cultural Universitario Tlatelolco.Ai??Recientemente, el Museo del PalacioAi??de Bellas Artes incluyA? algunas obras suyasAi??en En esto ver aquello, exposiciA?n conmemorativaAi??del centenario del nacimiento de OctavioAi??Paz. Un permanente Ai??mpetu de curiosidadAi??lo ha motivado a participar en proyectosAi??interdisciplinarios con destacados creadores:Ai??Mario Lavista, Francisco Serrano, OctavioAi??Paz, Eduardo Terrazas, Alejandro Jodorowsky,Ai??Juan JosAi?? Gurrola, entre otros.

En cualquier caso, nadie mejor que el artistaAi??para explicarnos cA?mo se iniciA? en elAi??mundo del arte.

I

Siempre tuve duda de quAi?? iba a ser. Una de las
preocupaciones de mi madre, a pesar de que yo
vivAi??a en un medio artAi??stico junto a mi abuela,
era cA?mo iba a vivir con el arte. Vas a ir directo
al fracaso, decAi??a.

[...]
Para leer el artAi??culo completo,Ai??suscrAi??base a la revista BiCentenario.

De orden suprema

Ana SuA?rez – Instituto Mora
En revistaAi??BiCentenario. El ayer y hoy de MAi??xico, nA?m. 26.

guillermo prieto

Su maldad ha convertido a la patria en un vasto cuartel

Guillermo Prieto (Fidel)

Santa Anna presumirA? de generoso por haberte arraigadoAi??en este pueblo, Francisco, sin mA?s celadores que el cura y elAi??juez de paz, pero el exilio en el extranjero habrAi??a sido mejor.

El rebozo verde y la falda roja de doAi??a Lupe ondean juntoAi??a la cerca; a la nAi??vea blusa sA?lo le faltan el A?guila y la serpiente.Ai??A?Por quAi?? vestirA? asAi??? Malhaya, cierra ahora el libro, se inquietarA?Ai??si descubre que lees versos y no las vidas de santos que elAi??cura ordenA?. A?Vaya que debe de creerse lo que este dice sobreAi??los malos instintos que excita la poesAi??a! A?SabrA? esta mujer deAi??amor? PregA?ntaleai??i?? A?Vamos, si tiene marido! Para enfadarlaAi??es mejor que le cuentes de cA?mo santa MarAi??a Egipciaca vagA?Ai??desnuda por el desierto durante sesenta aAi??os incitando a unAi??pobre eremita.

ai??i??Buen dAi??a, don Pancho. A?DespertA? al fin? Je je, el seAi??orAi??cura y el seAi??or juez le mandan sus saluditos. A?Tiene hambre?Ai??Ahorita le alisto el almuerzo y si quiere adluego converso.Ai??Dice mi Pedro que soy una liosa, pero yo digo que a vecesAi??sirve A?no lo piensa asAi???

Escucha cA?mo los pasos de doAi??a Lupe andan ya en laAi??cocina, Francisco. A?CA?mo serA? su Pedro? Si la recua que esteAi??posee llega muy lejos, rara vez vendrA?. A?OjalA? que llegaraAi??pronto para recibir noticias frescas! La mejor serAi??a que elAi??dictador cayA?, asAi?? regresarAi??as a la imprenta y al cafAi?? del Bazar y la Alameda. A?El cuaderno! A?Corre! No sea que la doAi??aAi??lo vea sobre el burA?. Ponlo arriba del ropero, allAi?? nunca sacude.Ai??Si lo llega a leer, la asustarA?n tus opiniones a favor de laAi??revuelta y si se lo lleva al cura y este lo pasa al juez y el juezAi??al jefe de distrito, A?quiAi??n sabe la que te espera! Y de seguroAi??que es secuaz de Santa Anna: A?por quAi?? si no te alojan en suAi??casa? Versa bien Fidel: A?verdugos de los pueblos son de su seAi??orAi??esclavos! BuscarA?n la suprema orden para devolverte a UlA?a yAi??de allAi?? se saleai??i?? con los pies por delante. Tu existencia valdrA?Ai??menos que un grano de anAi??s.

Basta, tampoco vivas en vAi??spera. Mejor recuerda el escritoAi??de anoche, es bueno, es firme, es convincente. Si tu editorAi??lo leyera, lo pondrAi??a en la primera plana. Aunque si cerraronAi??el diarioai??i?? A?Malhaya con la ley de prensa! Bien dice el poetaAi??que la palabra se ha vuelto sorda, sin Ai??mpetu, sosegada. AunqueAi??si consiguieran imprimirlo en un taller clandestino, y circulaseAi??como hoja suelta, A?con suerte llega a QuinzuAi??as y a susAi??sicarios y les da chorrillo!

[...]
Para leer el artAi??culo completo,Ai??suscrAi??base a la revista BiCentenario.

Villaai??i??Zapata un encuentro con dos miradas

Guadalupe Villa Guerrero – Instituto Mora

En revistaAi??BiCentenario. El ayer y hoy de MAi??xico, nA?m. 26.

En diciembre de 1914, Francisco Villa y Emiliano Zapata se reunieron en una escuela pA?blica de Xochimilco. El objetivo: establecer una alianza de colaboraciA?n mutua y en contra de Venustiano Carranza. dado el fracaso de la convenciA?n Revolucionaria de Aguascalientes. De aquella conversaciA?n dieron cuenta LeA?n Canova y Gonzalo Atayde.

Canova 39123

LeA?n Canova acompaAi??ado de A?lvaro ObregA?n en la ConvenciA?n de Aguascalientes, octubre 1914. SINAFO-INAH

A mediados de 1914 se hicieron evidentes, enAi??el panorama polAi??tico nacional, las crecientes diferencias entre Francisco Villa y VenustianoAi??Carranza, agravadas cuando el primero decidiA? contravenir las A?rdenes del segundo y marcharAi??con todo su ejAi??rcito en pos del importanteAi??bastiA?n federal de Zacatecas. La victoria deAi??Villa dio como resultado, en el mediano plazo,Ai??la derrota de Victoriano Huerta, su renunciaAi??a la presidencia y su huida del paAi??s.

Los intentos por tratar de solucionar losAi??problemas existentes entre aquellos jefes yAi??evitar a toda costa la ruptura entre revolucionariosAi??se tradujeron en el Pacto de TorreA?n.Ai??Carranza convocarAi??a a una convenciA?n de revolucionariosAi??cuya labor estarAi??a encaminada,Ai??entre otras cosas, ai???a implantar el rAi??gimen democrA?ticoAi??en nuestro paAi??sai???. No obstante, lejosAi??estaba el primer jefe de permitir se obstaculizara su llegada a la presidencia de la repA?blica.Ai??El aislamiento en el que mantuvo a Villa, sin abastecerlo de armas y combustible para susAi??trenes, y graves problemas surgidos con ObregA?n,Ai??provocaron que el jefe de la DivisiA?n delAi??Norte emitiera, en septiembre, el ManifiestoAi??y documentos que justifican el desconocimiento delAi??C. Venustiano Carranza como Primer Jefe deAi??la RevoluciA?n en el que, en resumen, acusabaAi??al lAi??der del constitucionalismo de querer instaurarAi??una nueva dictadura, y de oponerse aAi??los acuerdos de TorreA?n. Invitaba a los ciudadanosAi??a exigir la separaciA?n de Carranza de laAi??jefatura del EjAi??rcito Constitucionalista y delAi??poder ejecutivo; a nombrar a un presidenteAi??interino que adoptara medidas para garantizarAi??la resoluciA?n del problema agrario y convocaraAi??a elecciones.

Al no prosperar la convenciA?n revolucionariaAi??convocada por Carranza en la ciudad deAi??MAi??xico, se llegA? al acuerdo de convocar a unaAi??convenciA?n de jefes revolucionarios en la ciudadAi??de Aguascalientes para encontrar la soluciA?nAi??a los problemas del paAi??s, ratificA?ndose en gran medida el Pacto de TorreA?n que el Primer JefeAi??habAi??a desconocido. El 10 de octubre se inauguraronAi??las sesiones en el Teatro Morelos.

Desafortunadamente, lejos de lograrseAi??un consenso en cuanto al tipo de gobiernoAi??que el paAi??s necesitaba, las controversias entreAi??partidarios de la ConvenciA?n y de CarranzaAi??llegaron a la ruptura definitiva: zapatistas yAi??villistas contra constitucionalistas.

Zapata antes de la visita de Villa en Xochimilco La IustraciA?n Semanal, dciembre 1914 (640x585)

Emiliano Zapata y Mr. Carothers en Cuernavaca, 1914. SINAFO-INAH

Eulalio GutiAi??rrez, presidente provisionalAi??elegido en Aguascalientes, se estableciA? en laAi??ciudad de MAi??xico bajo el amparo del EjAi??rcitoAi??Convencionista acaudillado por Villa. EnAi??este marco tendrAi??a lugar el encuentro de losAi??ejAi??rcitos populares del norte y del sur. LasAi??avanzadas de la antigua DivisiA?n del Norte,Ai??convertida en EjAi??rcito Convencionista, llegaronAi??al pueblo de Tacuba el 28 de noviembreAi??de 1914, al tiempo que las tropas del EjAi??rcitoAi??Libertador del Sur, ocuparon la capital de laAi??repA?blica.

El histA?rico encuentro entre Francisco VillaAi??y Emiliano Zapata ocurriA? en Xochimilco.Ai??En la escuela pA?blica del pueblo fueron recibidosAi??con flores y fue ahAi?? donde tuvieron suAi??primera reuniA?n preservada para la posteridadAi??por al menos dos personas de las que sabemosAi??sus nombres: LeA?n Canova, representanteAi??del Departamento de Estado estadunidense,Ai??y Gonzalo Atayde, secretario particular delAi??coronel Roque GonzA?lez Garza.

[...]
Para leer el artAi??culo completo,Ai??suscrAi??base a la revista BiCentenario.