Archivo de la categoría: BiCentenario #9

Sumario #9

BiCentenario #9

Editorial
Correo del lector

ARTA?CULOS

ENRIQUETA QUIROZ

De cA?mo se comAi??a en la Ciudad de MAi??xico hacia 1800

ATZIN JULIETA PAi??REZ MONROY

Modas y censura en la Ai??poca de la Independencia

RODRIGO MAi??NDEZ

A?Manos arriba!Ai??El bandolerismo durante la guerra de Independencia

EDER ANTONIO DE JESAsS GALLEGOS RUIZ

A?Hacer caAi??ones para la libertad!Ai??ArtillerAi??a artesanal en los albores de la Independencia

DIEGO PULIDO ESTEVA

Los presos y el Centenario

MARA?A ESTHER PAi??REZ SALAS

Los arcos triunfales en las fiestas del Centenario

GUILLERMO BRENES TENCIO

MAi??xico, 6 de octubre de 1910:Ai??la ceremonia de la Apoteosis

EULALIA RIBERA CARBAi??

Orizaba y las fiestas del Centenario

DESDE HOY

LAURA SUA?REZ DE LAAi??TORRE Ai??

A?Conmemorar los 200 aAi??os?

DESDE AYER

La batalla de Aculco:Ai??crA?nicas opuestas de un mAi??dico y un militar

Recuerdos del CentenarioAi??

CUENTO

ANA SUA?REZ

Responda, niAi??o Lucas, responda

ARTE

ANA BURIANO C.

Un A?ngel para la naciA?n

TESTIMONIO

Epigmenio GonzA?lez: QuerAi??taro, los primeros dAi??asai??i?? Ana Rosa SuA?rez ArgA?ello

Epigmenio GonzA?lez. QuerAi??taro: los primeros dAi??as

BiCentenario #9

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 15.31.23

Cuando don Epigmenio GonzA?lez concluyA?Ai??su relato ante los miembros de la Sociedad LiterariaAi??La Esperanza el dAi??a 28 de diciembre de 1853Ai??debiA? haber experimentado un gran alivio. A?PorAi??fin se hab.a liberado de los recuerdos que tantosAi??aAi??os lo oprimieron, sin poder hablar de ellos,Ai??por lo menos hasta que volviA? a MAi??xico y aunAi??despuAi??s, pues entonces pocos le creAi??an y no faltA?Ai??quien lo tomara por loco! Se habAi??a liberado, sAi??,Ai??pero algo que mucho le alegraba era compartirlesAi??con personas tan notables como don JesA?s LA?pezAi??Portillo y don JosAi?? MarAi??a Vigil, ellos, sin duda, noAi??permitirAi??an que se perdieran y asAi?? se transmitirAi??anAi??de generaciA?n en generaciA?n. Y es que para donAi??Epigmenio su verdad era menester para completarAi??la historia del tiempo en que MAi??xico habAi??a Ai??nacido, tiempo que, a la larga, fue feliz para laAi??patria pues ganA? su independencia, aunque infelizAi??para muchos que en el transcurso perdieron laAi??vida o sus bienes o la libertad, incluso la honra. AAi??ellos se los debAi??a, naturalmente que se los debAi??aai??i??Ai??en primer tAi??rmino a su querido Emeterio, el hermanoAi??que siempre le apoyA? y compartiA? con Ai??lAi??la buena y la mala fortunaai??i?? Y al padre HidalgoAi??y al capitA?n Allende y al capitA?nAi??Aldama yai??i?? .a tantosAi??otros! Pues bien, lesAi??habAi??a cumplido, ahoraAi??podAi??a volver a lo suyo,Ai??estarse tranquilo, noAi??soportar mA?s el ayer.Ai??Sus recuerdos eran yaAi??de los mexicanos todos.

Esa tarde invernal enAi??Guadalajara, don EpigmenioAi??hablA? largo y tendido.Ai??HablA? ante una audiencia atentaAi??e interesada sobre la parte que tuvo enAi??la conjura de QuerAi??taro y sobre su inmediata prisiA?n,Ai??encomiando a aquellos que le pareciA? justoAi??encomiar, como juez de Corte Juan Collado, aAi??quien pintA? como un espaAi??ol justo, o como elAi??fraile filipense don Dimas Diez, el que corriA? unAi??gran riesgo al salvar del fusilamiento al pequeAi??oAi??tambor de Valladolid, y censurando a individuosAi??como el capitA?n JoaquAi??n Arias, a quien acusA? deAi??ser un traidor, o a los misioneros de PropagandaAi??Fide, menos preocupados por alimentar la fe queAi??los bolsillos del rey de EspaAi??a.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 15.32.27Pero callA? mucho, en particular aquello queAi??lo ataAi??Ai??a de manera mA?s personal, como el papelAi??de cabecilla que tuvo a veces o el dolor y los sufrimientosAi??que padeciA?. Acaso lo hizo por recato,Ai??acaso por entender que ya no tenAi??a caso divulgarloAi??y que todo bien habAi??a valido la pena anteAi??el hecho consumado de que, finalmente, NuevaAi??EspaAi??a habAi??a ganado su independencia, eso era loAi??que casi todos los conjurados deseaban cuando seAi??empeAi??aron en procurarla y lucharon por ella. EsAi??fA?cil imaginar que sus oyentes fueron corteses yAi??que, en ese momento, respetaron y apreciaron elAi??recato del anciano ai??i??frisaba en los 75 aAi??osai??i??, aunAi??cuando tambiAi??n, muy posiblemente, mA?s tarde,Ai??en privado, obtuvieran de Ai??l mA?s detalles.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 15.33.52A?QuAi?? callA? Epigmenio GonzA?lez ese 28 de diciembreAi??y que, por tanto, no registra el MemorialAi??del que brindamos un fragmento?Ai??Lo que a la fechaAi??sabemos ai??i??pues entonces lo supieron otros yAi??se investigA? despuAi??sai??i??; que Ai??l y su hermano EmeterioAi??eran comerciantes y poseAi??an una pequeAi??aAi??fortuna heredada de sus padres, la cual pusieronAi??al servicio de la conjura de QuerAi??taro;Ai??que eran defensores fervientes de la libertadAi??y la autonomAi??a y por eso acudAi??anAi??a las reuniones ai???literariasai??? de QuerAi??taro,Ai??ocultaban en su casa una armerAi??a dondeAi??reunAi??an y fabricaban cartuchos, municionesAi??y cabos para lanzas y que proveAi??anAi??de instrucciA?n militar a 300 hombres enAi??una hacienda cerca de Huichapan (hoyAi??Hidalgo).

 

PARA SABER MA?S:

Mier y TerA?n, Marta y JosAi?? Antonio Serrano,Ai??Las guerras de independencia en la AmAi??rica espaAi??ola,Ai??MAi??xico, El Colegio de MichoacA?n, UniversidadAi??Michoacana de San NicolA?s Hidalgo, InstitutoAi??Nacional de AntropologAi??a e Historia, MAi??xico,Ai??2002. (Memorias)

Agraz GarcAi??a Alba, Gabriel, Epigmenio GonzA?lezAi??Flores, patriota y mA?rtir insurgente, SecretarAi??aAi??de Cultura del Gobierno de Jalisco, Guadalajara,Ai??2007.

Taibo II, Paco Ignacio, El cura Hidalgo y susAi??amigos. 53 viAi??etas de la guerra de independencia,Ai??Zeta, MAi??xico, 2007.

ai???Fuerte de San Diego, Acapulcoai??? en http://www.youtube.com/watch?v=qgFzLJ6El7s.

Para leer el artAi??culo completo,Ai??suscrAi??baseAi??a la RevistaAi??BiCentenario.

Un A?ngel para la naciA?n

Ana Buriano C. / Instituto Mora

BiCentenario #9

ai???El dAi??a que Madero entrA? hasta la tierra temblA?ai???Ai??fue la tonadilla que acuAi??aron las decenasAi??de miles de habitantes de la Ciudad de MAi??xicoAi??que fueron a recibirlo el 7 de junio de 1911. LosAi??capitalinos lo recordaban como el temblor mA?sAi??intenso del que tenAi??an memoria. AlgA?n derrumbeAi??se produjo en un cuartel de artillerAi??a por laAi??Ribera de San Cosme, hubo cuarteaduras en edificiosAi??pA?blicos y en muchas casas de Santa MarAi??aAi??la Ribera, uno de los barrios mA?s daAi??ados. SinAi??embargo, el ai???temblor Maderoai??? quedA? opacadoAi??por el sismo social que sacudAi??a al paAi??s y produjoAi??quizA? menos especulaciones que el pasar del cometaAi??Halley, poco mA?s de un aAi??o antes.Captura de pantalla 2013-09-27 a las 15.10.45

Pese a la intensidad del movimiento la majestuosaAi??columna conmemorativa, rematada en suAi??capitel por una Victoria alada recubierta en oro,Ai??que se habAi??a inaugurado poco mA?s de ocho mesesAi??antes, se mantuvo incA?lume. El monumentoAi??con el que Porfirio DAi??az habAi??a querido coronar lasAi??fiestas del Centenario de la RevoluciA?n de IndependenciaAi??se mostrA? mA?s sA?lido a las trepidacionesAi??telA?ricas y sociales que el rAi??gimen que lo creA?.Ai??QuizA? lo mantuvo enhiesto su juventud, quizA? losAi??suelos del centro de la capital todavAi??a no se habAi??anAi??erosionado con la extracciA?n de las aguas delAi??subsuelo que el desarrollo urbano les impondrAi??aAi??luego. Cierto es que el A?ngel de la IndependenciaAi??correrAi??a con menos suerte la madrugada del 28Ai??de julio de 1957, cuando un nuevo terremoto loAi??hizo vacilar, caer al vacAi??o y estrellarse contra elAi??Paseo.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 15.12.07

Las festividades patrias del aAi??o siguiente loAi??volvieron a situar en su posiciA?n, una vez reconstruidoAi??y reforzada la columna que lo sustenta,Ai??cuya A?ltima restauraciA?n se realiz. en 2006. LaAi??belleza y simbolismo que conjunta, en medio deAi??una avenida especialmente diseAi??ada con un propA?sitoAi??polAi??tico, lo han hecho portador y referenteAi??de la naciA?n, aun mA?s allA? de la propuesta que leAi??dio origen.

Los festejos del Centenario

Las ceremonias conmemorativas del CentenarioAi??fueron deslumbrantes. Instituciones, congresos,Ai??exposiciones, edificios, avenidas, monumentos,Ai??adornos urbanos con luz elAi??ctrica, monedasAi??y medallas conmemorativas, todo confluAi??a paraAi??proyectar al mundo la imagen de un MAi??xico modernoAi??y progresista, asentado en la paz; cosmopolitaAi??pero al mismo tiempo portador de una tradiciA?nAi??histA?rica que hundAi??a sus raAi??ces en una de lasAi??mA?s altas civilizaciones americanas.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 15.12.49

Aunque los festejos se extendieron mA?s allA? delAi??mes de septiembre de 1910, la verdadera apoteosisAi??se concentrA? en los dAi??as festivos de la agendaAi??cAi??vica. Cuentan las crA?nicas que el 14 de septiembreAi??una gran procesiA?n avanzA? desde la AlamedaAi??a la Catedral y depositA? flores en la tumba dondeAi??estaban sepultados los hAi??roes. El 15 se realizA? elAi??desfile histA?rico marcado por la visiA?n evolucionistaAi??que la intelectualidad del rAi??gimen tenAi??a sobreAi??la historia patria; desde la Plaza de la Reforma,Ai??donde estaba situado entonces El Caballito, yAi??a lo largo de la avenida JuA?rez, arribaron a la PlazaAi??de la ConstituciA?n grandes contingentes queAi??representaban las tres eras progresivas que habAi??aAi??vivido la patria y la habAi??an conducido a las gloriasAi??del presente porfiriano: la Conquista, la ColoniaAi??y la Independencia. Cada una de esas etapas fueAi??representada por numerosos cuadros vivos a pie,Ai??a caballo y en carros alegA?ricos que involucraronAi??algo asAi?? como cinco mil personas. Como una especieAi??de ai???clase de historia en vivoai???, definen los especialistasAi??a estas multitudes que caminaron porAi??las enjaezadas y modernizadas calles de la ciudad.Ai??Los organizadores de la coreografAi??a del desfile, laAi??ComisiA?n Nacional del Centenario de la Independencia,Ai??deseaban, con el espAi??ritu cientificistaAi??de que estaban imbuidos, que las escenas reprodujeranAi??los momentos de manera autAi??ntica yAi??ai???ajustada a la verdad histA?ricaai???. Por ello, debieronAi??acudir a los gobernadores de Oaxaca, San LuisAi??PotosAi??, Tlaxcala, Morelos y Chiapas para solicitarlesAi??que les enviaran indios, entre ellos algunasAi??mujeres hermosas y a las organizaciones hispanistasAi??para que colaboraran con los tipos fAi??sicosAi??espaAi??oles. El mestizo glorificado por Justo SierraAi??no era problema; lo proveAi??a la patria, porque eraAi??la raza nueva y superior que condensaba en sAi?? lasAi??virtudes de los polos originarios y se encargaba deAi??reconciliar a conquistados y conquistadores. CienAi??aAi??os despuAi??s se soldaban asAi?? las rupturas que seAi??conmemoraba.

Ahora bien, no se trataba de que la ciudadAi??de MAi??xico careciera de sus propios pobladoresAi??originarios, pero el higienismo consustancial alAi??darwinismo social porfiriano decidiA? ocultarlos aAi??la mirada de las delegaciones extranjeras. Se lesAi??prohibiA? circular por la ciudad a menos que loAi??hicieran vestidos adecuadamente y no con calzA?nAi??de manta y guaraches, como acostumbraban. PorAi??ello fue necesario pedir el prAi??stamo a los estados.Ai??Aunque se intentA? disciplinar y blanquear susAi??costumbres los sectores populares tuvieron presencia:Ai??se habla de mA?s de 50 mil asistentes. NoAi??puede negarse, pues, que las conmemoracionesAi??contribuyeron a extender en ellos, los sentimientosAi??de identidad de lo mexicano.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 15.13.47

Don Porfirio dio el ai???gritoai??? en la noche de suAi??cumpleaAi??os, en un ZA?calo iluminado con luzAi??elAi??ctrica y fuegos artificiales. En medio de la verbenaAi??popular se escucharon algunas vivas a MaderoAi??y circularon unas fotos del personaje barbado,Ai??pero la prensa oficialista no lo dijo, sino queAi??exaltA? la belleza de la ciudad que lucAi??a como unaAi??piedra preciosa.

El 16 de septiembre, dAi??a de los festejos oficiales,Ai??fue apoteA?sico. El historiador Carlos MartAi??nezAi??Assad recoge los detalles de la ceremonia: laAi??maAi??ana soleada; las esposas de los altos funcionariosAi??luciendo chalinas con los colores patrios; elAi??cuerpo diplomA?tico y los delegados extranjeros, elAi??gabinete, la banda de la policAi??a, las grandes banderas,Ai??los escudos y Porfirio DAi??az llegando e instalA?ndoseAi??en un pabellA?n-tribuna efAi??mero, peroAi??grandioso donde la oratoria fue extensa. AntonioAi??Rivas Mercado, el autor de la columna la describiA? a detalle. El subsecretario de GobernaciA?nAi??Miguel Macedo y el diputado y poeta SalvadorAi??DAi??az MirA?n, quien declamA? un himno a la patria,Ai??arrancaron aplausos. Un gran desfile militarAi??avanzA? por el Paseo de la Reforma hasta el PalacioAi??Nacional luego que don Porfirio inaugurara deAi??manera solemne el monumento a la IndependenciaAi??y se interpretara el himno nacional.

PARA SABER MA?S:

MANUEL AGUIRRE BOTELLO, ai???La columna de la Independencia:Ai??ciudad de MAi??xicoai??? en Mexico Maxico [en lAi??nea],Ai??www.mexicomaxico.org.

KATHRYN S. BLAIR, A la sombra del A?ngel, MAi??xico, Santillana,Ai??2010, 3. ed.

MAURICIO TENORIO, Historia y celebraciA?n: MAi??xico yAi??sus centenarios, Barcelona,Ai??Tusquets, 2010.

* Consultar ai???Columna del A?ngel de la Independencia, CiudadAi??de MAi??xicoai??? enAi??http://www.flickr.com/photos/acuarela08/3432771505/

* Ver Memorias de un mexicano, Salvador Toscano, 1950.Ai??110 min. (Ed. en DVD, 2010)

Para leer el artAi??culo completo,Ai??suscrAi??baseAi??a la RevistaAi??BiCentenario.

Responda, niAi??o Lucas, responda

Ana Rosa SuA?rez / Instituto Mora

BiCentenario #9

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 14.45.29El anciano irradiaba poder. EscribAi??aAi??con trazos firmes y precisos,Ai??absorto, sin duda el ceAi??oAi??fruncido le ayudaba aAi??fijar la atenciA?n. PonAi??aAi??ahora la pluma enAi??el tintero, se mirabaAi??en el espejo de marcoAi??estofado en oro y,Ai??con un peine de careyAi??que extraAi??a de la levita,Ai??se arreglaba los abundantesAi??cabellos blancos, sin que unoAi??solo quedara sin colocar.

Lucas no reconoce la plaza que seAi??deja ver por la ventana, pero al observarla conAi??esmero se percata de que es la Plaza Mayor de laAi??ciudad de MAi??xico, el sol maAi??anero que disponeAi??juegos de luz y sombra en las fachadas la hace lucirAi??mA?s bella que en cualquiera de las ilustracionesAi??guardadas en casa. Algo espeso le escurre por laAi??cara, se palpa una herida en la sien, le duele, cA?moAi??se la causA?, en quAi?? momento, dA?nde se encuentra.Ai??Cierto, el caballo se encabritA? ante las llamas queAi??surgAi??an de la AlhA?ndiga y no pudo dominarlo.Ai??Abre los ojos, vaya, el dAi??a se extinguiA?, su madreAi??descubrirA? pronto su falta, en todo caso, lo sabrA?Ai??en cuanto note su ropa vuelta harapos y sucia deAi??tierra y tizne, ademA?s ha de tener el cuerpo llenoAi??de cardenales. Lo mejor serA? marcharse, le quedaAi??un buen trecho por recorrer y mA?s si se sigue porAi??callejuelas y atajos para no ser notado. No puedeAi??levantarse, siente que todo gira a su alrededor, leAi??palpita la sien, se recuesta de nuevo, vaya, su escapadaAi??se malogrA? y la curiosidad lo ha metidoAi??en un lAi??o, aunque tambiAi??n el secreto anhelo deAi??romper reglas que a vecesAi??lo asalta, en particularAi??desde que doAi??aa IgnaciaAi??tomA? el mando familiar.Ai??No querAi??a Ai??contrariarla,Ai??pero tuvo que comprobarAi??si los insurgentes seAi??hallaban en verdad a lasAi??puertas de Guanajuato,Ai??pues bien, lo hizo y loAi??lamenta, sA?lo desea alejarse para siempre.Ai??DejarA? al anciano, quiAi??n serA?,Ai??le parece familiar pero no loAi??recuerda, su rostro es serioAi??y solemne como elAi??de los desconocidosAi??que casi saltan de losAi??retratos colgados enAi??el salA?n, el semblanteAi??duro y amargo le traeAi??a la memoria a su madre,Ai??desde que enviudA?Ai??sonrAi??e rara vez, sA?lo a Ai??l.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 14.47.40

Rezaba de rodillas en el reclinatorioAi??colocado en el rincA?n,Ai??ante la imagen de la virgen de losAi??Remedios. Lo hacAi??a con devociA?n, en voz baja,Ai??pero le escuchaba rogar que se le concediera fuerzaAi??para cumplir con su misiA?n de proteger a laAi??Iglesia. Se sacudAi??a el polvo de las rodillas y alisabaAi??las supuestas arrugas de una impecable levita obscuraAi??antes de sentarse frente al escritorio. MirabaAi??su imagen en el espejo, su cabello seguAi??a en orden,Ai??pero lo peinaba de nuevo, como si no pudieraAi??evitarlo. Por fin movAi??a la pluma sobre el pliegoAi??mientras susurraba que debAi??a conservarse la religiA?nAi??catA?lica, A?nico lazo que ataba a la naciA?n y laAi??redimirAi??a de los males que la amenazaban.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 14.46.18EstA? de acuerdo, la culpa de lo que pasa esAi??de ese cura Hidalgo por alzar a la indiada, suAi??obligaciA?n como pA?rroco era ayudar al gobiernoAi??a guardar el orden, no enardecer a la multitud.Ai??Tiene que retornar, harA? el esfuerzo, allAi?? corre peligro,Ai??y su madre no entenderA? ni le personarA?,Ai??si dirA? que mandA? que nadie saliera. Observa aAi??su alrededor para situar a su caballo, silba paraAi??que se acerque, intentarA?Ai??montarlo y luego se dejarA?Ai??ir en Ai??l. No asoma,Ai??de seguro trota asustadoAi??por la cuesta de Marfil,Ai??con prisa por alcanzar elAi??corral. QuAi?? harA?, ir a pieAi??es impensable, nada mA?sAi??de alzar la cabeza todo leAi??da vueltas, la herida leAi??arde, le punza el oAi??do, Dios Santo, quAi?? tiene. SeAi??apartarA? de los rescoldos, la AlhA?ndiga se incendiA?Ai??cual pira gigante, el maAi??z y la harina y los vAi??veresAi??acopiados la atizaron, falta que lo que restaAi??del techo acabe por derrumbarse y se desplomeAi??sobre Ai??l una viga en llamas. Se alza poco a poco,Ai??se arrastra lentamente a lo largo de Ai??unas varias yAi??cae postrado en un zaguA?n, apenas a tiempo paraAi??evitar a la turba que fluye hacia el recinto; asAi?? tuvoAi??que ser la que invadiA? el Nuevo Mundo, con puroAi??indio armado de palos y flechas y hondas y lanzas,Ai??capaz de todo. Unos cuantos llevan fusiles yAi??disparan al aire, dos oAi??tres esgrimen carrizosAi??que portan la imagenAi??de la virgen de Guadalupe,Ai??otros alumbranAi??el camino conAi??ocotes ardientes, esaAi??pesadilla le acosarA?Ai??mientras viva.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 14.48.39

RecorrAi??a el aposentoAi??de un lado aAi??otro, se paraba delanteAi??de la ventana paraAi??examinar la PlazaAi??Mayor y de inmediatoAi??volvAi??a a andar,Ai??pisaba con fuerza elAi??tapete que vestAi??a deAi??pA?rpura el piso de duela, como si de esa formaAi??desahogara el enojo y le servAi??a, cierto, se notabaAi??mA?s dispuesto. Ahora reAi??Ai??a con un militar sentadoAi??a su frente, se trataba de alguien importante,Ai??de uniforme extraAi??o, de seguro correspondAi??a a algA?nAi??regimiento reciAi??n desembarcado de EspaAi??a.Ai??Por A?ltimo el anciano aprobaba, a disgusto, conAi??el mismo enojo que su madre exhibAi??a cuando actuabaAi??como DoAi??a Ignacia. El militar se iba, chispeanteAi??de gozo. VolvAi??a el rasgar de la pluma y laAi??voz que declaraba que la tropa se iba a reducir a loAi??imprescindible para perseguir a los indios bA?rbarosAi??y dar seguridad en los caminos,Ai??nada mA?s…

PARA SABER MA?S:

MuAi??oz, Rafael F., Santa Anna: el dictadorAi??resplandeciente, Fondo de Cultura Econ.mica,Ai??MAi??xico, 2005.

Lira, AndrAi??s, Lucas AlamA?n, Cal y Arena,Ai??MAi??xico, 1997.

Ver ai???Dolores Tosta de Santa Anna y LucasAi??AlamA?nai??? en Ai??http://www.youtube.com/watch?v=6VrDrnywaOk&feature=related

Ver ai???La Toma de la AlhA?ndiga de Granaditasai???Ai??enAi??http://www.youtube.com/watch?v=bEHC6Bla6DA&feature=PlayList&p=175AA243E483D6CC&playnext_from=PL&playnext=1&index=25

Para leer el artAi??culo completo,Ai??suscrAi??baseAi??a la RevistaAi??BiCentenario.

Recuerdos del Centenario

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 14.16.54

SofAi??a Crespo y RamA?n Aureliano

BiCentenario #9

El rAi??gimen de PorfirioAi??DAi??az dio talAi??importanciaAi??a la conmemoraciA?nAi??del CentenarioAi??deAi??la IndependenciaAi??que una ComisiA?nAi??Nacional se consagrA?Ai??a organizarlosAi??y coordinar lasAi??actividades en cada rincA?n de laAi??repA?blica desde abril de 1907. ElAi??gobierno tendrAi??a, naturalmente, unAi??papel relevante.Ai??Se propusoAi??exaltar a losAi??hAi??roes mexicanos,Ai??como MiguelAi??Hidalgo yAi??Benito JuA?rez,Ai??aunque en elAi??panteA?n patrioAi??el presidenteAi??DAi??az ocupA? unAi??lugar a su lado,Ai??en uniforme deAi??gala y con elAi??pecho cubiertoAi??de condecoraciones.

Resultado de este afA?n celebrador fue,Ai??por el lado del gobierno, la inauguraciA?nAi??de instituciones, monumentos, edificiosAi??y otras obras pA?blicas asAi?? como elAi??despilfarro de recursos para obsequiarAi??a las delegaciones extranjeras a lo largoAi??del aAi??o de 1910. Por su lado, distintas asociaciones privadas organizaronAi??congresos, exposiciones y concursos. YAi??desde luego abundaron los desfiles, losAi??conciertos y las escenificaciones teatrales.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 14.23.35

Los recuerdos del Centenario fueron unAi??componente primordial de los festejos.Ai??Las empresas dedicadas a la producciA?nAi??de objetosAi??especiales paraAi??la conmemoraciA?n,Ai??bien comoAi??negocio, bienAi??como encargo oficial,Ai??mismos queAi??se multiplicaron,Ai??en especial, lasAi??tarjetas postalesAi??y fotografAi??as,Ai??aunque tambiAi??nAi??hubo monedas,Ai??medallas, estampillas,Ai??monedas,Ai??insignias,Ai??galardones,Ai??libros, fistoles,Ai??gallardetes,Ai??partituras,Ai??carteles, hojasAi??sueltas, menA?s,Ai??invitaciones,Ai??programas,Ai??etcAi??tera. EstosAi??ai???recuerdosai???Ai??gozaron de unAi??valor altamenteAi??afectivo,Ai??pues quienes los hicieron suyos ai??i??medianteAi??la compra o incluso el roboai??i??Ai??debieron valerse mA?s tarde de ellosAi??para evocar un momento o unos dAi??asAi??extraordinarios, en especial duranteAi??los tiempos aciagos que estaban porAi??llegar. SF y RA

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 14.26.18

Para leer el artAi??culo completo,Ai??suscrAi??baseAi??a la RevistaAi??BiCentenario.