Archivo de la etiqueta: Chihuahua

Las caras del dinero villista

Alfonso Milán
UAM-A

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 25.

Entre 1913 y 1915 Francisco Villa ordenó la creación y circulación de monedas y billetes para hacer frente a los padecimientos económicos de su gobierno en Chihuahua o de la lucha revolucionaria. Algunas de aquellas piezas de papel son ya una leyenda y las monedas hechas en oro, plata o cobre tienen hoy un valor superlativo para los coleccionistas.

$1 Peso Dos caritas FRENTE

Sabemos que en los tiempos de la lucha armada más de 126 autoridades estatales, municipales, regionales, civiles y militares, tanto federales como rebeldes e incluso particulares –haciendas, fábricas y comercios–, emitieron grandes cantidades de dinero para financiar sus gastos. Cada facción revolucionaria también emitía su propio dinero, algunos en metal, pero la mayoría en papel o cartón, sin ningún respaldo económico. La consecuencia era que se depreciaba pronto y mucho, además de ser rechazado entre los bandos contrarios

Durante su periodo como gobernador de Chihuahua, a finales de 1913, Francisco Villa enfrentó graves problemas financieros como la ausencia de dinero circulante, lo que hundió los mercados y trajo como consecuencia hambre entre la población más pobre del estado. Después de haber escuchado varias propuestas para subsanar esta situación, Villa respondió: Si lo que falta es dinero, pues vamos haciéndolo. Así, para hacerse de recursos, expropió bienes de los enemigos de la revolución. Los fondos obtenidos se emplearon, según sus propias palabras, para garantizar pensiones a viudas y huérfanos, defensores de la causa revolucionaria desde 1910. Los fondos se utilizaron también para crear el Banco del Estado de Chihuahua. Su capital inicial fue de 10 000 000 de pesos, garantizado por la emisión de papel moneda cuya circulación fue forzosa, sin otra garantía que la promesa de pago que había en sus leyendas. El circulante fue lanzado principalmente para reanimar al pequeño comercio del Estado, a fin de que la gente pobre pudiera adquirir víveres. Por otra parte, el dinero villista fue de mucha utilidad para reclutar gente, uniformarla, pagarle y homogeneizar el armamento, convirtiendo a la División del Norte en un ejército profesional.

$1 Peso BolitaLas monedas

La primera emisión de monedas villistas de plata y cobre se registró en el importante centro minero de Hidalgo del Parral, Chihuahua, en octubre de 1913. Se hicieron piezas de dos y 50 centavos en cobre y de un peso en plata. Las dos primeras llevan la leyenda fuerzas constitucionalistas, en alusión a la alianza todavía existente entre Villa y Carranza. De las emisiones de plata en denominación de un peso se conoce un ejemplar muy particular: el llamado peso de bolita. Muestra en el anverso, en tres renglones, la leyenda H. del Parral, dentro de media guirnalda y medio circulo de pequeños anillos. En el centro del reverso se observa y se siente al tacto una protuberancia circular sobrepuesta o bolita, la cual $1 Peso Muera Huerta (4)nadie supo con precisión cuál era su función

Se conocen otras monedas villistas con las leyendas ejército del norte y ejército constitucionalista, en su mayoría en denominaciones menores. De estas últimas existe una famosa moneda, de un peso en plata, acuñada en 1914 en Cuencamé, Durango. En el anverso se aprecia un gorro frigio, símbolo del triunfo, delante de un resplandor. En el reverso se lee un anatema que dice muera Huerta. Existe la versión no confirmada de que para troquelar esta moneda se usaron 122 barras de plata, botín de un tren asaltado por Villa en San Andrés, Chihuahua. Esta moneda es muy rara y altamente apreciada por la comunidad numismática, pero no sólo por la leyenda escrita, también por una…

[...]

Para leer el artículo completo, suscríbase a la Revista BiCentenario.

Un pastizal dorado

Irma Ramírez Orozco

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 2.

InterioresBicentenario 2_Page_39

¿Quieres que te cuente cómo viví mi juventud? ¿Qué vas a escribir? ¿Un artículo para una revista?

Tú lo sabes, de nuestra generación, el que no era hippie o revolucionario, no fue joven; vivimos los sueños y las fantasías, los delirios y las angustias del tiempo de la guerra fría y en Chihuahua esas tensiones se amalgamaron con nuestra historia y nuestra típica forma de ser.

¿Que no me ponga tan docta? ¿Pues entonces qué es lo que quieres que te platique? ¿Algo más cotidiano?

La vida de los jóvenes de mi barrio ahora resulta muy convencional; tardeadas, twist, rock and roll, sodas y, como un reto a lo establecido, las escandalosas películas de Elizabeth Taylor. aunque estábamos un poco aislados, nos llegaban las noticias sobre los triunfos de la Revolución cubana y nos estremecimos con el asalto al cuartel de Ciudad madera por un grupo guerrillero.

¿Algo más personal? Ay, conversación a la carta y toda la cosa. bueno, va.

¿Te acuerdas de haberme oído mencionar a Teo, mi vecino? Fue mi novio. un sábado en que veníamos del cine, vimos algunos carros desconocidos frente a la casa. Me pregunté quiénes serían y si estábamos presentables. Sentí que mis cejas se estiraban al darme cuenta de que Teo traía las huellas de mis labios por toda la cara y su respiración aún subía en grandes oleadas a pesar de sus esfuerzos por normalizarla. Con un pañuelo borré mis besos de su frente y sus mejillas y el bilé desparramado alrededor de mi boca. una vez más, él me había pedido que dejara la secundaria nocturna. naturalmente, me negué. nos enojamos. la reconciliación se dio, arrecholados, en un rincón oscuro de la calle. Quiero decirte que para mí asistir a la secundaria nocturna resultaba muy importante, no sólo por las clases y el certificado para seguir estudiando, también porque era como subir a una loma y desde allí ver las cosas de otra manera. En la escuela escuchamos por primera vez a los Beatles; oímos grabado en una cinta uno de los más bellos discursos por la paz y la igualdad entre los seres humanos de Martin Luther King; también se vendieron carteles de Angela Davis, expulsada de la universidad de California por su forma de pensar, ostentando con orgullo su negritud, su ropa africana, su libre y natural melena encrespada, al punto que pronto se convirtió en el símbolo sexual de los chavos de la escuela.

[...]

Para leer el artículo completo, suscríbase a la Revista BiCentenario.

Correo del lector # 2

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 2.

Al comité editorial de la revista BiCentenario

Presente,

Portada #1 (473x640)Nuestro padre fue uno de los “NIÑOS DE VILLA”; Él convivió con el General Villa en Canutillo, Dgo., hasta su asesinato. Nuestro padre no fue como la mayoría de los niños de esa época, que jugaban a las canicas, al trompo, etc., él platicaba con las personas mayores, gente instruida, gustaba de saber cómo marchaban las cosas en el país, la política, la revolución, y así se fue dando cuenta de cómo estaba el país, él vivía en el Valle de San Buenaventura, Chih, a un lado de Casas Grandes, Chih. En una ocasión en que el General Villa fue al Valle, le preparó un recibimiento uno de los maestros, seleccionaron a nuestro padre para que le diera la bienvenida al General al cual impactó el temperamento y expresiones de aquel niño, y con el permiso de nuestra abuela se hizo cargo de él para posteriormente mandarlo a estudiar a EE.UU. Lo mandó al Palmore Business College en el Paso, Texas, más tarde ingresó al State College en Las Cruces, Nuevo México, y finalmente estudió literatura y periodismo en Baylor University, en Hueco, Texas; en este colegio tuvo como compañero, a quien más tarde fuera presidente de Estados Unidos, Harry Truman. De allí nuestro padre se fue a convivir con el General, el cual lo consideraba su hijo y así lo hacía saber a todo el mundo. En Canutillo, él era el administrador, tenía 22 años pues era el hombre de confianza del General. Para nuestro padre el Sr. Francisco Gil Piñón Carbajal siempre fue su mayor orgullo ser hijo adoptivo del General Villa. Doña Luz Corral de Villa y todos los hijos del General lo consideraban el hermano mayor, a menudo decía que ninguno de sus hijos había conocido al general como él, pues él ya estaba más grande y sus hijos muy pequeños. El día en que el General salió rumbo a Parral y fue asesinado, nuestro padre quería acompañarlo, pero el General se opuso y le dijo que él se quedaba para que todo marchara bien en Canutillo. Éste es un pequeño fragmento de las amenas charlas que solía compartir nuestro padre con nosotros.

Con afecto:

Francisco Gil, Luz Elba y María de Lourdes Piñón Monarrez.

Chihuahua, Chih, 11 de agosto, 2008

Si desea contribuir al correo del lector, mándenos sus escritos a: bicentenario@institutomora.edu.mx

“El más leal”, el villista Toribio Ortega

Pedro Salmerón Sanginés / ENAH
Revista BiCentenario No. 5, pág. 42-43

Gral. Ortega B-5Entre los caudillos revolucionarios que, con sus hombres, constituyeron la famosa División del Norte eligiendo a Pancho villa como jefe de la misma, el general Toribio Ortega Ramírez, jefe de la Brigada Jesús Gonzáez Ortega, era conocido como “el más leal”. Pero además de eso, Toribio Ortega era uno de los generales de la Divisi9n del Norte con mayor claridad política: desde 1903 encabezó la Asociación de Habitantes de Cuchillo Parado, que tenía por objeto continuar el viejo pleito legal que los campesinos de ese pueblo sostenían contra el hacendado Carlos Muñoz, que al amparo de las leyes de terrenos baldíos y con el aval de la Compañía Deslindadora de Juan A. Creel (hermano de un influyente político del grupo de los “científicos” que fue embajador de México en Washington, secretario de Relaciones Exteriores y gobernador de Chihuahua de 1903 a 1911), se apoderó de buena parte de las tierras que el pueblo tenía amparadas por títulos de propiedad otorgados por el presidente Benito Juárez en 1865.

Durante seis años Toribio Ortega encabezó la lucha legal del pueblo contra el hacendado y el gobernador, sin obtener ningún resultado favorable, por lo que en 1909 decidió fundar un Club Antirreleccionista, corresponsal del que en la ciudad de Chihuahua dirigía don Abraham González. Ortega y sus compañeros lograron que en Cuchillo Parado y otros pueblos del desierto oriental de Chihuahua ganara Madero las elecciones de julio de 1910, a pesar de la acción y las amenazas del gobierno. Y cuando Madero llamó a la revuelta, Ortega se comprometía a levantarse puntualmente el 20 de noviembre… lo que no cumplió, pues el día 13 recibió el aviso de que gendarmes montados habían salido del pueblo de Coyame para aprehenderlo a él y a sus principales partidarios, por lo que al amanecer del día 14 se apoderó del pueblo y se retiró a la sierra del Pegüis para esperar el día 20. Desde entonces, la gente de Cuchillo Parado reclama para sí el honor de haber empezado la revolución, pues Ortega y los suyos se levantaron en armas cuatro días antes de que en Puebla cayera Aquiles Serdán.

Villa y Ortega B-5

Villa y Toribio Ortega

PARA LEER ESTE ARTICULO COMPLETO, SUSCRÍBASE A BICENTENARIO