Archivo de la etiqueta: Octavio Paz

“El Mixcoac de mis recuerdos…”

Graziella Altamirano
Instituto Mora

En revistaAi??BiCentenario. El ayer y hoy de MAi??xico, nA?m. 12.

Las reminiscencias de la seAi??ora Guadalupe MartAi??nez de Ritz sobre su infancia en el Mixcoac de los aAi??os veinte del siglo pasado, comprenden la entrevista que presentamos a continuaciA?n. Se refieren al pueblo de los apacibles callejones y nuevas calzadas; el de los establos y huertas de A?rboles frutales; el de los jardines e iglesias; el que ya era recorrido por los nuevos tranvAi??as elAi??ctricos y en el que se detenAi??an los trenes que iban a los pueblos mA?s alejados que rodeaban la ciudad. El Mixcoac del legendario barrio de San Juan con su placita llena de plantas, su Santuario de la Virgen de Guadalupe y la vieja y adusta casona decimonA?nica que fuera hogar del prA?cer liberal ValentAi??n GA?mez FarAi??as, y que ahora alberga al Instituto Mora.

El relato estA? salpicado de anAi??cdotas y vivencias, a veces con un asomo de nostalgia por los tiempos idos, y a la vez con ese entusiasmo vivaz y esa frescura de la memoria no inmediata, que a menudo permite viajar por los recuerdos de los primeros aAi??os y evocar nAi??tidamente los lugares, las personas y los hechos que dejaron huella y que se observaron a tra- vAi??s de los prismas de la niAi??ez.

AsAi??, doAi??a Guadalupe MartAi??nez nos transporta por el tiempo al barrio de San Juan y nos muestra el devenir cotidiano de una familia de clase media que vivAi??a muy cerca de la plaza, enfrente de la casa de don Irineo Paz, el abuelo porfiriano de Octavio Paz y junto a la huerta donde fuera sepultado don ValentAi??n GA?mez FarAi??as porque la iglesia impidiA? su inhumaciA?n en el camposanto.

Es un conjunto de recuerdos que nos permite vi- sualizar un rincA?n de los alrededores de la ciudad; un espacio donde transcurre el devenir cotidiano del Mixcoac aA?n campirano y en el que se refleja la problemA?tica polAi??tica encarnada en la persecuciA?n religiosa que viviA? la ciudad en los aAi??os posrrevolucionarios. Encuentran tambiAi??n un lugar los fantasmas, las leyendas del barrio y las festividades, asAi?? como las calles, las plazas y las escuelas, mucho de lo cual ha logrado sobrevivir al paso del tiempo, a pesar de los cambios vertiginosos sufridos por la gran ciudad.

Ladrillera en Mixcoac

Ladrillera en Mixcoac

NacAi?? el 4 de octubre de 1918 en la colonia San Rafael. Mi padre fue el abogado Juan MartAi??nez y mi madre, Victoria Meana, dedicada al hogar, como en aquAi??l entonces. Llegamos a Mixcoac porque mi papA? tuvo un accidente, al poco tiempo muriA?, mi mamA? quedA? viuda y en Mixcoac vivAi??an mi abuelita con sus otros hijos que eran solteros. Mis tAi??os y mi abuelita ya no quisieron que mi mamA? regresara hasta la colonia San Rafael, que entonces estaba muy distante y le dijo: ai???no, tA? ya no te vasai???, porque yo tenAi??a un aAi??o de nacida. Dijo: ai???quAi?? vas a hacer con la niAi??aai???, entonces ya nos quedamos en Mixcoac.

Uno de mis tAi??os rentA? una casa de ahAi??, enfrente a la casa de Octavio Paz, era el nA?mero 72 de la calle que se llamaba en esa Ai??poca avenida CuauhtAi??moc, ahora se llama Rubens, entonces, rentA? esa casa muy grande que tenAi??a huerta, un corral, una alberca, estaba muy bien esa casa. AhAi?? vivimos muy bien, se casA? otra de mis tAi??as, se casA? uno de mis tAi??os, entonces ya quedamos nosotros ahAi?? con mi abuelita. Vivimos hasta que tenAi??a yo once aAi??os de edad. De ahAi?? nos cambiamos a la calle de la Empresa, que es tambiAi??n paralela a Rubens. Casi vivAi??amos en la esquina de Augusto Rodin. Es el mismo rumbo, pero yo de lo que mA?sAi??me acuerdo es de cuando vivAi?? en Rubens porque, A?cA?mo le dirAi???, entre mA?s chica es una, como que recuerda con mA?s claridad que cuando ya es una mA?s grande.

Mi casa era… una casa muy grande, tenAi??a siete ventanas. El zaguA?n y siete ventanas, entonces, adentro, tenAi??amos un jardAi??n. Primero… ya ve cA?mo eran los corredores para las puertas de las recA?maras y de la sala y todo, era una sala enorme. El corredor y unas escalerillas y el jardAi??n. AtrA?s del jardAi??n estaba la huerta, una huerta enorme, tenAi??amos hasta chirimoyas y casi todas las frutas conocidas, tenAi??amos A?rboles frutales. DespuAi??s, mi tAi??o comoAi??hobbieAi??puso su estadAi??a, puso un establo, entonces empezaron a poner los macheros y acondicionar para el establo. HabAi??a en la zona varios establos. HabAi??a uno muy grande hacia adelante, para avenida RevoluciA?n.

[...]
Para leer el artAi??culo completo, consulte la revistaAi??BiCentenario.

Por la borda

Revista BiCentenario # 18

Silvia L. CuesyAi?? /Ai?? El Colegio de MAi??xico

Al poner un pie en la cubierta del Orinoco desplomA? toda su gordura en la silla mA?s prA?xima y exhalA? un hondo suspiro de alivio que se perdiA? en la frAi??a noche del puerto de Cherburgo. Por fin el regreso. No sabAi??a cA?mo agradecerles a Elena y a Octavio; de no ser por ellos aA?n estarAi??a varado en ParAi??s. Elena era una joven pendeja y engreAi??da, pensaba, pero el mA?sico hubo de reconocer que, pese a las Ai??nfulas pequeAi??oburguesas de la chica, Ai??sta hubiera aceptado cambiar los dos boletos de clase turista que les habAi??a pagado a ella y a su esposo la Liga de Escritores por tres de tercera; debido a ese gesto, Ai??l, que a duras penas se habAi??a comprado el pasaje de ida, podrAi??a volver a MAi??xico.
El camarote era un infierno de ruido y calor, pegado al cuarto de mA?quinas. Con gran dificultad se acomodA? en la litera de abajo. AquAi?? estA? tu relojito, mi amorcillo, A?quAi?? dijiste, ya se olvidA? de mAi???, pues no; y aquAi?? el abriguito de nuestra geniecillo, tampoco me olvidAi?? de la mocosita, como podrA?s ver. Pujando y hablando, se agachA? para guardar la maleta que resguardaba los regalos comprados a su mujer y a su hija. Los envoltijos eran las A?nicas pertenencias que conservaba gracias a un celoso cuidado desde las primeras semanas del viaje.
Un centenar de estalactitas le aguijoneaba el corazA?n: haber dejado EspaAi??a. Una alegrAi??a indescifrable se le colaba, a veces, aleteA?ndole en el pecho: volver a ver a A?ngela y a Genio. Seis meses atrA?s, al ir a Europa, los sentimientos surgieron al revAi??s: el esperado gozo por llegar a EspaAi??a y la suma de culpas por dejar a sus dos amores. A?Por quAi??, diablos, en mi desdichada vida siempre ha de haber conflicto?, dijo al momento de despechugarse mA?s la camisa, secarse el copioso sudor y con mano temblorosa encender un cigarro. Desde esa primera noche, un apremio asfixiante lo obligA? a iniciar una carta que irAi??a creciendo dAi??a a dAi??a.

Revueltas

Silvestre Revueltas en un ensayo musical (1935)

Para leer el artAi??culo completo,Ai??suscrAi??baseAi??a la RevistaAi??BiCentenario.

PARA SABER MA?S:

  • Eduardo Contreras Soto, Baile, duelo y son, MAi??xico,Ai??Conaculta, 2000.
  • Luis Jaime CortAi??s, Favor de no disparar sobre el pianista,Ai??MAi??xico, Conaculta, 2000.
  • Silvia L. Cuesy, Silvestre Revueltas, MAi??xico, Planeta,Ai??2004.
  • DiA?logo de resplandores: Carlos ChA?vez y Silvestre Revueltas,Ai??ediciA?n de Yael BeltrA?n y Ricardo Miranda, MAi??xico,Ai??Conaculta, 2002.
  • Elena Garro, Memorias de EspaAi??a, 1937, MAi??xico, SigloAi??XXI, 1992.

La caAi??da del Coloso

Octavio Paz SolA?rzano, ediciA?n Regina HernA?ndez – Instituto Mora.

RevistaAi??BiCentenario. El ayer y hoy de MAi??xico, nA?m. 13.

16 (500x319)

Ai??

La ciudad de MAi??xico en 1910 era una ciudad llena de contrastes. Como sAi??mbolo del poder, representaba a un rAi??gimen que sostenAi??a el orden y el progreso. Las obras de urbanizaciA?n, agua, drenaje, pavimentaciA?n de calles, alumbrado, servicios y nuevas comunicaciones traslapaban los contrastes entre la miseria y la riqueza y bajo el cual las diferencias entre pobres y ricos se incrementaban. Representaba asimismo a un rAi??gimen que, entre afeites, perfumes franceses, carreras de caballos, clubes hAi??picos, grandes salones y restaurantes, pretendAi??a esconder su cansancio y decrepitud. Desde 1908 ai??i??despuAi??s de la entrevista DAi??az-Creelmanai??i??, la capital vio aparecer en sus calles, cafAi??s, plazas, mercados, barrios y colonias voces discordantes que rompAi??an el silencio y la apatAi??a. Nuevos grupos polAi??ticos se sumaban a los partidarios de la No ReelecciA?n de Porfirio DAi??az. El pueblo querAi??a y buscaba un cambio.

Esperando la renuncia de DAi??az frente a la CA?mara de Diputados, junio 2, 1911

Esperando la renuncia de DAi??az frente a la CA?mara de Diputados, junio 2, 1911

En 1910 la ciudad de MAi??xico vivAi??a en un dilema. Por un lado, se hizo festiva, patriota, retomA? el sentido nacionalista producido por el redescubrimiento de los hAi??roes que 100 aAi??os antes habAi??an lanzado el grito libertario. Por el otro, era cuestionadora, crAi??tica, exigente, tomaba las calles para exigir un cambio que le permitiera obtener mejores salarios, elegir libremente a sus gobernantes e imponer la bandera del nuevo proyecto que reclamaba el Sufragio Efectivo y la No ReelecciA?n.

Por la calle de Tacuba transitaban jA?venes estudiantes, obreros, empleados, maestros, periodistas, que se dirigAi??an al Centro Antirreleccionista a escuchar las propuestas de Emilio VA?zquez GA?mez, Francisco I. Madero, Luis Cabrera, Filomeno Mata y JosAi?? Vasconcelos. LeAi??an con sumo interAi??s los artAi??culos publicados en dos nuevos periA?dicos: MAi??xico Nuevo y El Constitucional. Pero a la vez la poblaciA?n se preparaba para esconder sus inconformidades y mostrar al mundo los logros del rAi??gimen porfirista. Las fiestas del Centenario la convirtieron en escenario de los desfiles de huAi??spedes distinguidos. Se veAi??an bombines, jaquAi??s, kepis, levitas, sombreros emplumados y vestidos de seda y muselina, en contraste con los anchos sombreros de palma, los calzones de manta, los huaraches, los sacos de lana burda y corriente. El escritor y diplomA?tico Federico Gamboa anota en su Diario: ai???La sociedad Ai??ntegra y el pueblo entero secundaron al gobierno con patriA?tica y cA?lida cooperaciA?n inolvidableai???.

El pueblo observaba detrA?s de la valla de soldados y policAi??as las inauguraciones de los edificios del manicomio de La CastaAi??eda, la Normal para Maestros y la AsociaciA?n Cristiana de JA?venes en la calle de Balderas, vio colocar las estatuas de Luis Pasteur, Georges Washington y Alejando Von Humboldt. En la Alameda aplaudiA? la inauguraciA?n del Hemiciclo a JuA?rez y desde el elegante paseo de la Reforma admirA? elevarse la columna de la Independencia. Fiestas, bailes y banquetes halagaban a los invitados, pero las notas discordantes se escabullAi??an para aparecer en el anA?nimo grito de apoyo a Madero y el Sufragio Efectivo, No ReelecciA?n.

Una vez que transcurriA? el jolgorio, la tensiA?n polAi??tica aumentA?. La oposiciA?n ganA? terreno. DAi??az utilizA? los medios oficiales y oficialistas para declararse triunfante. El descontento recorrAi??a las calles de la ciudad. La protesta levantaba su voz. Las noticias llegaron pronto: Madero habAi??a promulgado el Plan de San Luis PotosAi?? y llamaba a un levantamiento armado. Aquiles SerdA?n cayA? luchando en Puebla. La misma capital de la repA?blica se enfrentA? al rAi??gimen: el 18 de marzo de 1911 un grupo de intelectuales encabezado por Camilo Arriaga dio a conocer el Plan de Tacubaya, en el que se convocaba a una rebeliA?n armada y a la toma del cuartel de San Diego. Al denunciarse la conspiraciA?n, algunos de sus participantes fueron hechos prisioneros, otros escaparon y se refugiaron en Estados Unidos. La represiA?n aumentA?, hubo delaciones y acoso. Las cA?rceles se llenaron.

17 (500x316)

DAi??az se tardA? mucho en reaccionar; cuando por fin se percatA? de la importancia del movimiento maderista quiso revertir la situaciA?n. Hizo renunciar al gabinete en pleno con excepciA?n del ministro de Hacienda JosAi?? Yves Limantour. El 1Ai?? de abril enviA? al Congreso una iniciativa de ley para restablecer el principio de no reelecciA?n y repartir algunas tierras de las grandes haciendas. BuscA? tambiAi??n un acercamiento con el jefe revolucionario Madero pero sus emisarios se negaron a discutir acerca de la renuncia presidencial. La lucha creciA?, el ejAi??rcito fue incapaz de dominar las sublevaciones. La ciudad de MAi??xico no escondiA? su inconformidad y se lanzA? a la calle; estudiantes y obreros unieron sus gritos y exigieron la salida de DAi??az, apedrearon su casa y el taller de El imparcial, reconocido como la voz del rAi??gimen, fue incendiado. El coloso temblA?, su caAi??da era inminente.

El fragmento que reproducimos a continuaciA?n expresa de excelente forma la efervescencia que se viviA? en el Distrito Federal los dAi??as previos a la renuncia de Porfirio DAi??az. Procede del ai???Magazine Para Todosai??? del diario El Universal, del 10 de noviembre de 1929. Su autor, Octavio Paz SolA?rzano, era hijo de don Ireneo Paz, y hacia 1910 colaboraba con su padre en La Patria, el periA?dico que este habAi??a fundado por Ai??l. Atendamos pues a su testimonio.

Regina HernA?ndez
Instituto Mora

[...] Los mA?s entusiastas en los ideales [revolucionarios] por los que se combatAi??a eran los estudiantes: Unos, decididamente despuAi??s de haber estado comprometidos en las conspiraciones que se fraguaban y temiendo ser aprehendidos, se agregaron a los amigos o conocidos que tenAi??an en la revoluciA?n. [JosAi??] Siurob marchA? a Guanajuato; Enrique Estrada al norte; Rafael Cal y Mayor, que habAi??a sido comisionado por Siurob para hacer propaganda entre los estudiantes, con el objeto de conseguir adeptos al Plan de Tacubaya y que el dAi??a designado para el levantamiento debAi??a apoderarse, en compaAi??Ai??a de otros estudiantes, del armamento de la guardia del Hospital Militar. Al fracasar la conspiraciA?n fue a unirse con Rafael Tapia, al Estado de Veracruz.

Un grupo de estudiantes de las diversas escuelas metropolitanas, encabezados por Fandila PeAi??a y Gonzalo ZA?Ai??iga, tuvieron la audacia de irle a pedir la renuncia al general DAi??az, pero al estar en su presencia les impuso de tal manera la voz ronca de don Porfirio, que ya ni hallaban ni cA?mo salir, y todos aterrorizados cuando se les preguntaba quAi?? les habAi??a respondido el presidente, no sabAi??an ni quAi?? contestar, pues decAi??an que sA?lo habAi??an oAi??do un ronquido. DespuAi??s de este hecho, Fandi- la PeAi??a, con un grupo de los atrevidos se fue con los revolucionarios surianos.

[...]
Para leer el artAi??culo completo,Ai??SuscrAi??base a la revista BiCentenario.