Archivo de la etiqueta: Gran Guerra

La guerra que Carranza no quiso comprar

Harim Benjamín Gutiérrez Márquez
Universidad Autónoma Metropolitana, X.

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 26.

En momentos en que la primera guerra mundial entraba en la etapa de definiciones, Alemania planificó una jugada para evitar la confrontación con Estados Unidos. La idea involucraba a México y Japón, pero la intercepción y desencriptación de un telegrama enviado por el ministro del exterior alemán Arthur Zimmermann tiró toda la operación por la borda. Woodrow Wilson sí entró en guerra y Venustiano Carranza mantuvo su neutralidad filogermana.

Caricatura Zimmermann (920x949)

The Temptation, caricatura del ofrecimiento de Zimmermann, en The Dallas Morning
News, 2 de marzo de 1917.

Era 1916. La primera guerra mundial desangraba a Europa. La alianza de Gran Bretaña, Francia, Rusia e Italia luchaba contra los imperios centrales: Alemania, Austria-Hungría y Turquía. Parecía que nadie podía lograr una victoria decisiva.

En el mar, el imperio británico tenía una ventaja: su flota de guerra, la Royal Navy, la más grande y poderosa del mundo. Había bloqueado el paso a los barcos germanos y cercenado la mayoría de las rutas comercia- les marinas del Reich alemán. Pero los ale- manes tenían submarinos que podían burlar el bloqueo y atacar en alta mar, por lo que esperaban que tarde o temprano cortaran o redujeran las rutas de abastecimiento y obligasen a Gran Bretaña a rendirse. Para asegurar esa estrategia urdieron un plan que parecía brillante: provocar una guerra entre México y Estados Unidos.

Para entender lo anterior, hay que recordar que al principio de la guerra los beligerantes atacaban por lo general a los barcos enemigos, respetando las naves neutrales. Pero los alemanes se dieron cuenta de que así no ganarían. Por eso, en 1915 declararon la guerra submarina ilimitada (GSI); es decir, ordenaron a sus submarinos destruir cualquier barco que se acercara a las costas de Gran Bretaña o Francia (solo dejaron abierto un pequeño corredor en el Atlántico para naves neutrales). Eso provocó la protesta de Estados Unidos, que defendía su derecho de comerciar con quien quisiera. Los alemanes sabían que la neutralidad de ese país favorecía a los Aliados, pues era un importantísimo proveedor y prestamista de Gran Bretaña y Francia, así que continuaron con la GSI. En ese mismo año hundieron al transatlántico británico Lusitania, matando a 1 198 pasajeros, entre ellos a 128 estadunidenses.

Submarino alemA?n U14 (800x591)

Submarino U-14, 1914. Library of Congress, Washington, Estados Unidos.

El gobierno de Washington, presidido por Woodrow Wilson, protestó enérgicamente por esas muertes. Sin embargo, no declaró la guerra, pues tenía la esperanza de promover negociaciones de paz entre los beligerantes. Además, gran parte de los estadunidenses eran aislacionistas, persuadidos de que no debían involucrarse en una guerra europea. Asimismo, Wilson pensaba reelegirse en 1916, objetivo que logró ostentándose como el hombre que había salvado a su país de la guerra. Sin embargo, el hundimiento del Lusitania y otros incidentes similares aumentaron el tono de sus protestas, por lo que en septiembre de 1915 Alemania suspendió la GSI. Una parte de sus gobernantes comprendía que si Estados Unidos les declaraba la guerra, su enorme capacidad financiera y productiva podría dar la victoria a los aliados.

[...]
Para leer el artículo completo, suscríbase a la revista BiCentenario.