Archivo de la etiqueta: Morelos

Emiliano Zapata. Digno representante y protector de los derechos agrarios de su pueblo

María Eugenia Arias Gómez
Instituto Mora

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 55.

El 12 de septiembre de 1909, Zapata fue elegido como “principal” por una junta local en Anenecuilco, Morelos; este cargo se entregaba a los más honestos y capaces, con el fin de continuar con los reclamos de sus ancestros por la posesión de la tierra.

Emiliano Zapata conversa con Francisco Pacheco, ca. 1914, inv. 818026, SINAFO, F. N. Secretaría de Cultura-INAH-MEX. Reproducción autorizada por el INAH.

A través de dos apartados, en este escrito propongo la génesis del compromiso histórico que heredó Emiliano Zapata Salazar. En el primero, trato el origen del problema agrario en la época colonial y cómo los pueblos y las comunidades del centro sur de México defendieron sus recursos naturales. En el segundo, considero el porqué de la elección de Zapata como representante local de Anenecuilco, antes de sumarse a la revolución en 1911.

I

Uno de los cambios más drásticos en la vida de los aborígenes fue cómo los españoles, desde que llegaron a Mesoamérica, alteraron la forma tradicional en el uso y la tenencia de la tierra. La corona otorgó predios a sus vasallos, legalizó lo que les correspondía, limitó su acceso a los recursos naturales e instituyó la manera de obtenerlos, que facultaron el manejo y usufructo de los bienes. Sin embargo, los peninsulares se apropiaron del agua, el suelo y el subsuelo mediante una serie de mecanismos que les permitió adquirir tierras y otros recursos vitales, entre ellos: arrendamientos, mercedes reales, donaciones, ocupaciones, compras ilegales, herencias y composiciones, que resultaron básicos para sus unidades productivas incipientes, como fincas, ranchos, trapiches, etc., que al extenderse se convirtieron en plantaciones, ingenios, haciendas y minas, que heredaron a su prole, pasaron a manos de otras familias o a las del clero.

Ante esa amenaza y con el fin de preservar la integridad territorial de los pueblos y las comunidades originarias, la monarquía creó el fundo legal en el siglo xvi, incluso estableció leyes y normas con el fin de protegerlos. Pese a ello, los derechos agrarios indígenas fueron violados en diversos lugares de Nueva España. Y, cabe agregar, que la encomienda, el sistema de repartimientos, la política de congregación y reducción de indios propiciaron los servicios, la fuerza de trabajo y la adquisición de tributos de los naturales.

Los agraviados se manifestaron mediante protestas y rebeliones; recurrieron ante las autoridades llevando consigo sus documentos agrarios para exigir justicia y litigar por el despojo de tierras, aguas, pastos, bosques, montes, etc., por abusos de poder, asimismo por cuestión de límites con las haciendas. No obstante, los fallos oficiales favorecían casi siempre a españoles, criollos, mestizos, indígenas nobles y sus descendientes. Paralelamente, en los afectados surgió un resentimiento contra el elemento español que trascendió desde la época de la colonia hasta la del México independiente, como aconteció en el centro sur del país.

En esa región, y en otras que habían sido dominadas por los mexicas, aún existía una de las formas antiguas de propiedad agraria, la comunal. Con base en los estudios de Alfonso Caso y Alfredo López Austin, sabemos que esta era una de las características del calpulli, sistema bajo el cual se organizaban los pueblos, y constituía, además, la unidad política, socioeconómica, militar y religiosa donde gobernaba un consejo de ancianos y los habitantes compartían lazos de parentesco y amistad, asimismo, la tradición, la historia, el jefe, la tierra y el culto a un dios tutelar.

Con el paso del tiempo, el calpulli legó la mayoría de sus rasgos a las siguientes generaciones, cuyos intereses agrarios –de acuerdo con la costumbre– fueron defendidos por quienes se denominaron “principales”, “notables” o “presidentes”, a quienes la gente elegía y que, como antes, eran generalmente ancianos e integraban un consejo. Así, cuando los grandes terratenientes expandieron sus dominios a costa de los espacios que no eran suyos, aquellos representantes hicieron valer sus derechos locales con base en los títulos de propiedad coloniales, que estaban bajo su resguardo, o bien, mostrando testimonio o copia de ellos que, por solicitud expresa, expedía el Archivo General de la Nación. El espacio que hoy ocupa Morelos estuvo dentro de jurisdicciones inmensas: primero, en la de la provincia e intendencia de México y, luego, en la del Estado homónimo. Dejó de ser territorio mexiquense al erigirse como entidad federativa en 1869 y, para fines administrativos, se fragmentó en cinco distritos: Cuernavaca, Cuautla, Jonacatepec, Tetecala y Yautepec, a los cuales se agregó después el de Juárez en 1885. El prodigio de la naturaleza en estos distritos deparó una gran riqueza a Morelos. Menciono un ejemplo: los ríos y afluentes que serpentean las majestuosas montañas morelenses y que a su vez bordean a la región, acarrean en su curso materias orgánicas que fertilizan a las llanuras y los valles, lugares propios para la crianza de animales, el cultivo de caña de azúcar, arroz, flores, frutas y otros plantíos.

[…]
Para leer el artículo completo consulte la revista BiCentenario.

Correo del Lector

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 33.

???????????????Cartas

Podrían contar algo sobre el plan de Benito Juárez para acabar con la inseguridad en los caminos?
Mónica Orozco

Para combatir la inseguridad en los caminos y zonas rurales, el presidente Juárez forma el Cuerpo de Policía Rural, a mediados de 1861, pero los problemas económicos y de orden impidieron que se hiciera algo más allá de los alrededores de la capital. Sus integrantes se ganaron fama de represores, prefería eliminar a los delincuentes antes que llevarlos ante un juez.

1. Luis Aguirre a lado derecho de Pancho Villa (356x500) ¿Es cierto que Luis Aguirre Benavides fue secretario-tesorero de Francisco Villa?
Alfredo Villarreal

Fue secretario particular de Villa, de noviembre de 1913 a enero de 1915. Se conocieron durante la revolución maderista cuando Luis era proveedor general del ejército en Ciudad Juárez. Luego sirvió como secretario de varios jefes revolucionarios y cumplió comisiones relativas a la entrega de fondos para comprar armamento, pero no tuvo el cargo específico de tesorero.

¿Sabías qué?

El lobo gris mexicano, cuyo hábitat se extendía en el pasado desde el centro de México hasta Arizona y Nuevo México, es una subespecie del lobo en peligro de extinción. Sin embargo, en los zoológicos mexicanos se ha logrado su reproducción y su número ha aumentado en los últimos años.

3. Lobo gris Mexicano

Por amor a la historia

Paola Rivera Estrada, guía del Nuevo Museo del Origen de la isla de Mexcaltitán, Nayarit, se muestra orgullosa de sus orígenes al plantear a los visitantes la hipótesis de que allí estaba Aztlán, el lugar de donde partieron los mexicas para fundar la Gran Tenochtitlán. El turista puede llevarse de su explicación la idea de lo que es hoy la vida cotidiana y el entorno ecológico de los pescadores que habitan la isla.

IMG_4058 (800x603)

Reloj de arena

5. PreparaciA?n de Morelos para fusilar (500x315)27 de julio de 1816

Pedro José de Fonte y Hernández de Miravete, arzobispo de México, explica a Fernando VII que no se ejecutó al “cabecilla Morelos” en la capital porque nadie del clero deseaba ver a “un individuo suyo en el patíbulo” y se temió que “los adictos a la rebelión” quisieran “libertar a toda costa a su humillado héroe”. De ahí que se decidiera hacerlo en el cercano pueblo de Ecatepec.

6. Carlota de México 451769 (282x460)

2 de agosto de 1866

La emperatriz Carlota se entrevista con Napoleón III en el Palacio de St. Cloud en París y le exige sin éxito seguir apoyando al imperio mexicano. A raíz de su visita, el emperador francés escribe a Maximiliano que, en adelante, no dará a México “ni un escudo ni un hombre más”.

7. Salvador Alvarado (383x500)26 de septiembre de 1916

Salvador Alvarado, gobernador de Yucatán, informa a Venustiano Carranza, primer Jefe del Ejército Constitucionalista, que para “cimentara” la unidad del estado con el resto de la república ha procurado ganar el apoyo de “los de abajo” con leyes que los favorecen y reprimir con energía todo desmán de la clase privilegiada.

8. Observatorio San Pedro MA?rtir (375x500)

Agosto de 1966

Con ayuda de estudios meteorológicos y satelitales, además de la exploración in situ, la UNAM encuentra en la cima de la sierra de San Pedro Mártir, Baja California, las condiciones que se requieren para la observación astronómica y emprende la construcción de un observatorio, hoy uno de los cuatro mejores del mundo.

Si desea contribuir al correo del lector, mándenos sus escritos a:
bicentenario@institutomora.edu.mx

Reloj de arena #16

  • 1812-V-2

Sitiado en Cuautla por las tropas realistas mandadas por el general Félix María Calleja desde el 9 de febrero, José María Morelos y Pavón decide romper el cerco después de 70 días en que él y sus hombres sufrieron por hambre, sed y enfermedades contagiosas. Sobre ellos el propio Calleja expresó:

Si la constancia y actividad de los defensores de Cuautla fuese con moralidad y dirigida a una causa justa, merecería algún lugar distinguido en la historia; estrechados por nuestras tropas y afligidos por la necesidad, manifiestan alegría en todos los sucesos, entierran sus cadáveres con algazara, bailes y borrachera, al regreso de sus frecuentes salidas cualquiera que haya sido el éxito, imponiendo pena de la vida al que habla de desgracias o de rendición.

  • 1862-IV-14

El general Ignacio Zaragoza, aquien el presidente Benito Juárez ha puesto al mando del Ejército de Oriente, tiene la difícil misión de detener al ejército francés que desde Veracruz avanza hacia Puebla. Sin amedrentarse en momento alguno dirige a sus soldados las palabras siguientes:

Valor amigos míos… Tengo una fe ciegen nuestro triunfo;en el delos ciudadanos sobrloesclavosmuy pronto se convence el usurpador del trono francés que pasó ya la época de las conquistas; vamos a poner la primera piedra del grandioso edificio que libra a Francia del vasallaje a que la han sujetado las bayonetas de un déspota.

  • 1912-V-24

El presidente Francisco I. Madero declara que, una vez que se terminen “las convulsiones” que sacuden el país, la república entrará en “una franca era de progreso material”, que acrecentará el bienestar de “las clases proletarias”, permitirá que el gobierno resuelva el problema agrario y favorecerá el desarrollo de la educación pública. Los tres factores: democracia, leyes agrarias apropiadas y un buen sistema educativo permitirán que el pueblo mexicano, sin dolorosas ni violentas sacudidas, siga desenvolviéndose lenta, pero seguramente, hacia el logro de sus más altas aspiraciones.

  • 1962-V-23

Rubén Jaramillo, un tenaz defensor del reparto agrario, sostiene la resistencia armada en las montañas de Morelos; apenas había recibido la amnistía presidencial, cuando es sorprendido en su casa de Tlalquitenango por varios vehículos militares y trasladado, con su esposa embarazada y tres hijos, al centro ceremonial de Xochicalco, donde relata el escritor Carlos Fuentes:

los bajan a empujones. Jaramillo no se contiene […] a culatazos lo derrumban, le saltan un ojo. Disparan las ametralladoras Thompson. Epifanía se arroja contra los asesinos […], la tiran sobre las piedras. Filemón los injuria; vuelven a disparar […] Ahora todo es más rápido; caen Ricardo y Enrique acribillados […] La partida espera el fin de los estertores. Se prolongan. Se acercan con las pistolas en la mano a las frentes de la mujer y los cuatro hombres. Disparan el tiro de gracia. Otra vez el silencio en Xochicalco.

www.revistabicentenario.com.mx