Archivo de la etiqueta: Durango

La modernidad con acento extranjero

María Guadalupe Rodríguez López – Universidad Juárez del Estado de Durango.

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México Durango 450 años de historia, edición especial.

El aporte de los inmigrantes franceses, alemanes, estadounidenses, ingleses y chinos con nuevas ideas, negocios y tecnologías desconocidas contribuyó a transformar las costumbres de la élite durangueña durante el siglo XIX. Fue una influencia recíproca que se extendió a todas las capas de la sociedad.

DSCN2217 (640x465)

“Gran Fabrica y Sombrerería Alemana de Ramón Simbeck”, Durango, ca.1895, en Doménech Figueroa, Guía general descriptiva de la república mexicana, T. 1, México, J. B. Foss y Cía., 1899. Biblioteca “Ernesto de la Torre Villar”-Instituto Mora.

De los países más lejanos, llegaron pausadamente a Durango las habilidades, gustos, saberes y fantasías que, como un exótico equipaje, los extranjeros parecían ir sacando del interior de sus bailes. Franceses, alemanes, estadounidenses, ingleses y chinos, entre otros, arribaron a Durango a lo largo del siglo XIX dejando sentir su extranjería en el diario convivir con una cultura receptora que, al contacto, los obligaba a una recíproca comparación e implicaba una mutua transformación.

A partir del acercamiento con lo ajeno, lugareños y extranjeros transformaron sus costumbres, tanto en el plano material como en el de las ideas y las sensibilidades. Con el tiempo, aquella lenta fusión fue propiciando los momentos en que las ideas y conocimientos llegados del exterior dejaban de ser algo ajeno para pasar a ser parte de lo propio.

Durante la presidencia de Porfirio Díaz, las úlites norteñas no quedaron exentas del influjo europeizante que se irradiaba desde el centro del país, con el apremio de un gobierno que buscaba hacer de México un país moderno. Con esta ambición, que llevaba implícito un sentimiento de atraso, el valor de las cosas y de las personas empezaría a medirse con la vara de la modernidad. Particularmente en los tiempos del Porfiriato, decir moderno era decir francés. Libros, migrantes, viajeros y artistas llegaron a Durango a nutrir la idea del afrancesamiento como el modelo civilizador. Vale decir que una buena parte de los galos llegados al estado no eran propiamente miembros de la élite ilustrada en sus respectivas regiones, sabemos que muchos provenían de pequeños pueblos agricultores o borregueros, lo que no fue obstáculo para que sus patrones culturales fuesen adoptados, con orgullo, por los durangueños, impactados por el halo de civilización que rodeaba a todo lo francés.

58_sombrerudas (640x478)

La moda femenina en México, ca. 1915, fondo Casasola, inv. 96436, SINAFO, CONACULTA-INAH-MÉX.

Al lado de los galos, alemanes y estadounidenses, entre otros, aportaron lo propio para la reconstrucción de un mundo expuesto a la transformación. Entre las ideas que circulaban sobre el bien vivir, algún espacio llegaron a ocupar la rigidez, la disciplina mercantil y la laboriosidad hortícola de los alemanes; la noción estática de los escultores italianos; la ambición y audacia de los gringos; el tesón de los ambulantes libaneses, y el afanoso empeño de los chinos que “a contracorriente”, abrieron lavanderías, cafés, restaurantes y garitos. De todos modos, vale decir que estas influencias fueron, aparentemente durante todo el siglo XIX, a la zaga de lo francés.

[…]

Para leer el artículo completo, suscríbase a la Revista BiCentenario.

La toma de Durango: una mirada femenina

Esperanza Rangel y López Negrete

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 14.

almacen-la-francia-maritima-14

Después del golpe militar de Victoriano Huerta y el asesinato del presidente Francisco I. Madero, en febrero de 1913, la insurrección contra el nuevo gobierno cundió en gran parte del país. En Durango se propagó la agitación social que prevalecía en algunas A?reas rurales, igual que como había ocurrido en 1911 durante la revolución maderista, cuando cayó el régimen de Porfirio Díaz.

Los mismos caudillos de aquel entonces volvieron a tomar las armas contra el gobierno huertista, como Calixto Contreras y Severino Ceniceros, defensores de los pueblos que luchaban por sus tierras en Cuencamó; Orestes Pereyra y sus hijos, en la Comarca Lagunera, así como los hermanos Arrieta y los Pazuengo, procedentes de la región serrana.

Todos estos contingentes que se formaron en las diferentes zonas de operaciones para lanzarse nuevamente a la lucha, hicieron un primer intento por tomar la capital del estado en abril de 1913, pero fueron rechazados por la guarnición del ejército federal, auxiliada por fuerzas irregulares y por voluntarios de la Defensa Social, cuerpo militar que se había formado a instancias de conocidos hacendados y empresarios residentes en la capital, con el fin de defender sus hogares del ataque de los rebeldes.

En espera del segundo asalto de los revolucionarios, la ciudad fue fortificada y a los voluntarios de la Defensa Social se les envió como guardias civiles para patrullar las calles y ocupar los fortines levantados en puntos estratégicos, en algunos edificios comerciales y en las torres de las iglesias con el fin de responder al ataque.

Los distintos grupos revolucionarios, cuyos jefes acordaron unificarse bajo el mando del general Tomás Urbina, iniciaron el asalto la noche del 17 de junio de 1913. Al día siguiente la ciudad cayó en su poder. La guarnición federal evacuó la plaza y antes del anochecer el pueblo se desbordó cometiendo todo tipo de desmanes en casas particulares abandonadas por sus moradores y en los principales comercios, los cuales después de haber sido saqueados, fueron incendiados.

Esta victoria, que tuvo un gran significado para la revolución constitucionalista por ser la primera capital que Victoriano Huerta perdía para siempre, sería registrada en la historia como uno de los episodios más violentos y devastadores que sufrió una ciudad durante la lucha armada.

Sobre la toma de Durango escribieron diferentes testigos presenciales que dieron cuenta de aquellos acontecimientos: Algunos revolucionarios que participaron en el ataque explicaron la violencia como una cadena de represalias justificadas por el pueblo que se sentía legitimado para ello ante “los malos tratos” y “tiránicos abusos” de los ricos que contribuyeron a mano armada para sostener al “gobierno usurpador”. Asimismo, narraron aquel suceso otros civiles, que presenciaron los desmanes y los calificaron como la manifestación de un ajuste de cuentas por los agravios cometidos por “la clase alta” que decidió armarse formando la Defensa Social. Un brigadier del ejército federal que participó en el encuentro dio su versión de los hechos en un detallado Memorándum que envió al secretario de Guerra, denunciando los desórdenes y elogiando la patriótica ayuda de los voluntarios; y el cónsul de Estados Unidos informó a su gobierno los pormenores del ataque.

El testimonio inédito que presentamos a continuación es una versión más de los hechos. Es el relato de una mujer perteneciente a una conocida familia duranguense, atenta a los acontecimientos de su tiempo e interesada en dejar memoria de lo que presenció y vivió durante aquellos días de terror.

Esperanza Rangel y López Negrete fue hija del hacendado Luis Rangel Saldaña y de Refugio López Negrete Gurza. Nació el 20 de septiembre de 1877 y vivió sus primeros años en la hacienda durangueña Juana Guerra hasta 1900, cuando a la muerte de don Luis, su viuda vendió la finca y se trasladó a la capital del estado con sus ocho hijos, cinco hombres y tres mujeres.

Esperanza escribió sus impresiones de los años más difíciles de la Revolución en Durango y conservó el manuscrito hasta el día de su muerte, acaecida en 1956. El documento, titulado “Datos curiosos”, fue rescatado por la señora Concepción Rangel Pescador, su sobrina nieta, y contiene la narración de cómo vivieron los duranguenses esos años de la lucha armada.

El siguiente fragmento se refiere a los días en que la ciudad fue tomada a sangre y fuego por los revolucionarios.

Graziella Altamirano Cozzi
Instituto Mora

El 11 de marzo de 1913 fue cortada la comunicación entre Durango y Torreón, y no se reanudó hasta el 7 de octubre, después de haber caído ambas plazas en poder de los maderistas. En todo este tiempo, solo se pudo hacer llegar un tren con mercancía. El primer ataque a esta plaza empezó el 23 de abril, siendo derrotado el enemigo y rechazado por completo el viernes 25, terminando el combate a las 10 de la mañana. A esa hora entraron a la población parte de las fuerzas (irregulares) de Cheché Campos, que venían a reforzar la guarnición de esta plaza y el resto de las fuerzas, entraron el domingo 27 a las 11 de la mañana.

Era jefe de las armas en esta plaza D. Antonio Escudero, general de triste memoria para todos los durangueños, como también el gobernador Jesús Perea, que de acuerdo con el general Escudero, entregó, según la creencia general, la plaza de Durango…

Esperanza Rangel en medio de sus hermanas Lupe y Rita

Esperanza Rangel en medio de sus hermanas Lupe y Rita

Se organizó un cuerpo de Defensa Social compuesto por todos los señores y jóvenes de la sociedad, siendo el presidente de este cuerpo D. Julio Bracho, y el jefe militar, primero Morelos Zaragoza y después Vega Roca.

Los miembros de este cuerpo dieron sus servicios como verdaderos soldados, yendo a los fortines y dando servicio de patrullas, rondas, etc., El tiroteo del último ataque empezó a las once horas y veinte minutos de la noche del martes 17 de junio, pero como se introdujeron revoltosos a la plaza desde antes, los gritos y balazos eran adentro de la población, aumentando el horror de las familias la circunstancia de estar solas en sus casas, pues todos los señores estaban en los fortines, o dando servicios que los jefes les seAi??alaban. En los combates del primer ataque murieron tres de la Defensa Social…

En el segundo ataque huyeron la mayor parte con los federales, muriendo a manos de los revoltosos Emilio Bracho… y otros desconocidos, otros de los de la Defensa se refugiaron en sus casas o en algunas casas pobres, en los templos, en el Arzobispado, en el Seminario y en las casas de los sacerdotes…

En el Arzobispado se refugiaron muchas familias y voluntarios. El señor arzobispo don Francisco Mendoza y Herrera dio orden de que a todo el que quisiera entrar se le abriera la puerta, pues todos eran sus hijos, y allí entraron voluntarios, algunos de ellos con la insignia de la Defensa Social que era una banda tricolor con el Águila Nacional prendida en el brazo izquierdo; y armados con sus rifles y cartucheras, que fueron enterrados en el huerto del arzobispado; unas y otras las ocultaron en la noria y en las caballerizas. Inmediatamente el señor arzobispo, acompañado del padre Ramírez, fueron al cerro de los Remedios, primera posición tomada por los revoltosos y a (la hacienda de) Tapias donde se hallaban los otros jefes a pedir que se respetara la vida de los voluntarios y el honor de las familias, prometiendo que las respetarían.

Todo el día hubo balaceras y bombazos por las calles, y en la noche siguió peor, aumentando el horror de la situación la carencia absoluta de luz, pues no se vía más que la que producían los incendios. A la hora del rosario asaltaron un grupo de revoltosos borrachos el arzobispado descargando sus rifles sobre la puerta y al mismo tiempo otros tiraban por la azotea a las puertas de la capilla llena de voluntarios, señoras y niños, repitiéndose eso por dos noches. Fueron incendiadas las tiendas de El Castillo, El Pescador, La Corbeta, La Baja California, La Suiza, la Durango Clothing Company, La Francia Marítima, El Centenario con los portales de la Cruz Roja y la casa del convento de las carmelitas que fueron a refugiarse al templo de San Agustín, llevando al Santísimo Sacramento la madre superiora. El resto de las casas de comercio y casi todas las casas particulares fueron más o menos saqueadas, abriéndolas los revoltosos con balazos que pegaban en las chapas de los zaguanes, uno de esos tiros mató al padre Martínez, al pasar por el zaguán de una casa contigua al seminario, y comunicada con éste por un agujero, comunicación que se puso casi en todas las casas con los vecinos para auxiliarse mutuamente los vecinos en caso de apuro. El padre Martínez vivió algunas horas y murió en el seminario con todos los auxilios espirituales, siendo sepultado en el huerto del mismo seminario. Entre las casas de comercio incendiadas había casas habitación y hoteles a los que se comunicó el fuego destruyéndolos totalmente como el Café de la Unión, o nomás una parte, como la casa de Pepa L. de López, donde había un hotel, y que se incendió nada más una parte.

Además de la falta de luz, faltaba también el agua en las llaves y como había aglomeración de gente en algunas casas y no se podía salir a la calle, pronto se dejó sentir la carestía de lo más necesario, pasando casi todas las familias el día de la toma, sin comer ni cenar. Al día siguiente y con muchos trabajos empezó a conseguirse algo en el arzobispado. Según algunas personas que tuvieron la curiosidad de contarlo, había cerca de trescientas personas, estando entre ellos, la familia Curbelo…, la de Manuel Urquidi, la de don Rafael Bracho…, la del ingeniero don Manuel Rangel… la de don Antonio Rangel, Ignacio Rangel y hermanas, Ángel del Palacio…, la señora Angelita Flores (viuda del que fuera gobernador de Durango) fue disfrazada de monja carmelita a arreglar asuntos con su señora, quedándose después allí de incógnita sin salir de la sala para nada… Estaban las familias más conocidas… y muchos miembros de la Defensa Social, algunos desconocidos y otros que no me acuerdo… Entre los de la Defensa que huyeron con los federales cogieron los revoltosos algunos prisioneros que estuvieron a punto de ser fusilados… algunos para librarse de las persecuciones se disfrazaron de maderistas y andaban con los demás revoltosos.

[…]
Para leer el artículo completo, consulte la revista BiCentenario.

Eugenia Meyer – UNAM

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 1.

11. Andrea Palma, una entrevista, Eugenia Meyer, No. 1

Cuando en febrero de 1913 llegaron al estado de Durango las noticias sobre la Decena Trágica, el cuartelazo de Victoriano Huerta y los asesinatos del presidente Francisco I. Madero y el vicepresidente José María Pino Suárez, en la capital de aquella entidad se estableció una agrupación denominada defensa social, la cual estaba integrada por burócratas, empleados del comercio, sirvientes y jóvenes provenientes de las familias más influyentes y acaudaladas de la sociedad duranguense. Esta agrupación estuvo destinada a conservar el orden y vigilar los intereses de la población en caso de un ataque de los revolucionarios. No obstante la pluralidad de la flamante unidad paramilitar, fue identificada como de gente “curra” (rica y conservadora). Los voluntarios gozaron de gran popularidad ya que marchaban en la alameda o concurrían a las serenatas de la plaza de la Constitución, donde eran halagados con flores, lanzadas por las damas. El primer asalto realizado por los revolucionarios el 24 de abril de 1913 a la ciudad de Durango, fue rechazado por los defensores de la plaza, entre los que tuvo un destacado papel la defensa social. Sin embargo, el 17 de junio estos no pudieron oponer resistencia, viéndose obligados a evacuar la plaza. al día siguiente las principales calles de la ciudad casi no podían contener el río humano que corría en todas direcciones. Testigos señalan que algunos iban a todo galope sobre sus bestias, disparando al aire sus armas. Hubo saqueos en casas particulares y comercios que, tras ser robadas, las incendiaron. Tiendas como Durango Clothing Co., y La Francia Marítima, entre otras, ardieron toda la noche. Los días siguientes fueron de gran zozobra para los habitantes; la ciudad se encontraba en ruinas, incomunicada “sin telégrafo ni trenes que llegaran o salieran”, y falta de alimentos. Numerosas familias de la élite abandonaron sus casas, huyendo bajo la protección de los federales y de la defensa social. algunas se dirigieron a la Comarca Lagunera y otras a la capital del país. La toma de Durango fue uno de los triunfos más significativos de la revolución, por ser la primera capital que Victoriano Huerta perdió en forma definitiva.

[…]

Para leer el artículo completo, suscríbase a la Revista BiCentenario.

En Durango se descubrió el suero antialacránico

Escorpión, Siglo XIX, Col. Particular.

Escorpión, Siglo XIX, Col. Particular.

Durango ha sido siempre conocido como la tierra de los alacranes, pues en ella estos arácnidos cobraron innumerables vidas. Pese a las distintas campañas religiosas y civiles que se emprendieron desde la época colonial y durante todo el siglo XIX para acabar con la plaga, por muchos años se desconoció el remedio que ayudara a cancelar los efectos de su ponzoñoso aguijón. La labor se dividió entre el Ayuntamiento que compraba por docena los alacranes entregados vivos o muertos y la intervención divina de San Jorge, quien se convirtió en el patrón de la ciudad para proteger a las familias del piquete de alacrán, a cuya imagen se le llevaban ofrendas año con año y se le rezaba invocando su auxilio con una oración popular: San Jorge Bendito, amarra tu animalito.

En la segunda década del siglo XX, cuando se calculaba un promedio de 44 defunciones por año causadas por las picaduras de alacrán, dos hombres de ciencia de Durango unieron sus esfuerzos para encontrar la solución y desarrollaron un suero que resultó el remedio perfecto contra los efectos del mortal veneno. En la Segunda Convención Médica, celebrada en Torreón, Coahuila, en septiembre de 1931, Carlos León de la Peña Gavilán (1890-1947) e Isauro Venzor Fuedesi (1888-1943) presentaron un estudio titulado El alacrán de Durango. Clasificación y distribución geográfica en el estado. Sintomatología de la intoxicación producida por su piquete. Eficacia del tratamiento seroterópico, en el cual dieron a conocer los resultados vistos en 300 casos en que se aplicó el suero contra los alacranes. Desde entonces, se han salvado muchas vidas en México y en otras partes del mundo.