Eugenia Meyer -Ai??UNAM

En revistaAi??BiCentenario. El ayer y hoy de MAi??xico, nA?m. 1.

11. Andrea Palma, una entrevista, Eugenia Meyer, No. 1

Cuando en febrero de 1913 llegaron al estado de Durango las noticias sobre la Decena TrA?gica, el cuartelazo de Victoriano Huerta y los asesinatos del presidente Francisco I. Madero y el vicepresidente JosAi?? MarAi??a Pino SuA?rez, en la capital de aquella entidad se estableciA? una agrupaciA?n denominada defensa social, la cual estaba integrada por burA?cratas, empleados del comercio, sirvientes y jA?venes provenientes de las familias mA?s influyentes y acaudaladas de la sociedad duranguense. Esta agrupaciA?n estuvo destinada a conservar el orden y vigilar los intereses de la poblaciA?n en caso de un ataque de los revolucionarios. No obstante la pluralidad de la flamante unidad paramilitar, fue identificada como de gente ai???curraai??? (rica y conservadora). Los voluntarios gozaron de gran popularidad ya que marchaban en la alameda o concurrAi??an a las serenatas de la plaza de la ConstituciA?n, donde eran halagados con flores, lanzadas por las damas. El primer asalto realizado por los revolucionarios el 24 de abril de 1913 a la ciudad de Durango, fue rechazado por los defensores de la plaza, entre los que tuvo un destacado papel la defensa social. Sin embargo, el 17 de junio estos no pudieron oponer resistencia, viAi??ndose obligados a evacuar la plaza. al dAi??a siguiente las principales calles de la ciudad casi no podAi??an contener el rAi??o humano que corrAi??a en todas direcciones. Testigos seAi??alan que algunos iban a todo galope sobre sus bestias, disparando al aire sus armas. Hubo saqueos en casas particulares y comercios que, tras ser robadas, las incendiaron. Tiendas como Durango Clothing Co., y La Francia MarAi??tima, entre otras, ardieron toda la noche. Los dAi??as siguientes fueron de gran zozobra para los habitantes; la ciudad se encontraba en ruinas, incomunicada ai??i??sin telAi??grafo ni trenes que llegaran o salieranai??i??, y falta de alimentos. Numerosas familias de la Ai??lite abandonaron sus casas, huyendo bajo la protecciA?n de los federales y de la defensa social. algunas se dirigieron a la Comarca Lagunera y otras a la capital del paAi??s. La toma de Durango fue uno de los triunfos mA?s significativos de la revoluciA?n, por ser la primera capital que Victoriano Huerta perdiA? en forma definitivaai??i??

[...]

Para leer el artAi??culo completo,Ai??suscrAi??base a la Revista BiCentenario.

Un pensamiento en “ANDREA PALMA: Una entrevista

  1. Gustavo Melero M.

    Se podría comprar este ejemplar que tiene a Andrea Palma en la portada?, lo mismo el de Durango 450 años de historia?. Se los agradecería.

Los comentarios están cerrados.