MAi??xico, 6 de octubre de 1910: La ceremonia de la apoteosis

Guillermo Brenes Tencio / Historiador, Costa Rica.Ai??

BiCentenario #9

Que el sol del Centenario ilumine el camino de la falange heroca que vencer. al destino fecundandoAi??la tierra y domeAi??ando al mar. A?Voz de la apoteosis, que brotas de la historia, llevaAi??hasta nuestros padres, como un canto de gloria, la vibraciA?n inmensa del alma popular!

Justo Sierra, 6 de octubre de 1910

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 12.16.11

El aAi??o de 1910, Centenario de la IndependenciaAi??de MAi??xico, fue harto memorable. FastuosasAi??ceremonias y fiestas enmarcaron el granAi??aniversario de la RepA?blica Mexicana, que contabaAi??entonces con una poblaciA?n de 15 160 369Ai??habitantes. Como agentes de la memoria oficial,Ai??las fiestas patrias de septiembre de 1910 sirvieronAi??para erigir y develar estatuas y monumentos a losAi??hAi??roes de la historia patria. La construcciA?n deAi??los recuerdos pasados a travAi??s de los monumentosAi??no es ingenua. La imaginaciA?n cAi??vica que seAi??forma con el desarrollo de los Estados nacionalesAi??modernos tiene entre sus objetivos principalesAi??encarnar a la comunidad polAi??tica en un pasadoAi??comA?n. La enseAi??anza que los monumentos propicianAi??es histA?rica y ai???moralai???: evocan las gestas delAi??pasado y representan los ai???valoresai??? que distinguenAi??a los hAi??roes que sacraliza el Estado. Justamente elAi??Paseo de la Reforma, con los monumentos, entreAi??otros muchos, dedicados a ColA?n, CuauhtAi??moc,Ai??la Independencia y el Hemiciclo a Benito JuA?rez,Ai??eran ya entonces una sAi??ntesis de los episodiosAi??constructores de la ai???comunidad imaginada e imaginariaai??? llamada MAi??xico, un libro deAi??historia en bronce, mA?rmol yAi??granito, que se leAi??a al pasear,Ai??un homenaje a los hAi??roesAi??que dieron libertad y patria.

El aspecto simbA?licoAi??aparece en los ritos de laAi??naciA?n. AsAi??, podemos figurarnosAi??la noche del 6 deAi??octubre de 1910, cuando enAi??el patio principal del PalacioAi??Nacional en la Ciudad de MAi??xico seAi??efectuA? una ai???emotiva y brillante ceremoniaai???Ai??que no sA?lo sirviA? para clausurar con magnificenciaAi??y liturgia detallada las fiestas del Centenario,Ai??sino tambiAi??n un intento oficial para recuperar deAi??una vez a varios de los hAi??roes que se relacionabanAi??con la gesta independentista de 1810, cuyos restosAi??y cenizas reposaban desde el 17 de septiembreAi??de 1823 en la bA?veda de los virreyes bajo el AltarAi??de los Santos Reyes de la Catedral Metropolitana,Ai??en espera del gran mausoleo que algunos suponAi??anAi??como panteA?n nacional.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 12.20.42Bien es sabido que la reconstrucciA?n didA?cticaAi??del pasado ai??i??centrada en la edificaciA?n deAi??monumentos perennes o temporales y en actosAi??para recordar gestas o personajes que alentabanAi??el sentimiento patriA?ticoai??i?? fue tarea del EstadoAi??porfiriano que buscaba su legitimaciA?n y se orientA?,Ai??sobre todo, al culto cAi??vico en una dimensiA?nAi??republicana. Honrar los despojos y pertenenciasAi??sagradas de los hAi??roes mA?rtiresAi??y la ofrendaAi??mA?xima de su vida en elAi??altar de la patria es unaAi??tarea bA?sica para formarAi??la conciencia nacional.

La Apoteosis, provenienteAi??de la AntigA?edadAi??clA?sica, consistAi??a en laAi??posibilidad de los mortalesAi??mA?s insignes deAi??ser parte del ai???Olimpoai???Ai??histA?rico y adquirir asAi??Ai??pasaporte a la inmortalidad.Ai??En una estructuraAi??jerA?rquica como la porfiriana, constituyA? una ceremoniaAi??cAi??vica de Ai??ndole oficial y elitista, enAi??la que estuvieron presentes el generalAi??presidente Porfirio DAi??az yAi??las altas esferas civiles, militaresAi??y eclesiA?sticas de la naciA?n. EnAi??las invitaciones para el eventoAi??se hacAi??a hincapiAi?? en el atuendoAi??de los caballeros: uniforme yAi??condecoraciones; para las seAi??orasAi??y seAi??oritas, vestido de gala. EnAi??el mundillo de las representacionesAi??sociales, el ritual cAi??vico se reservA? a laAi??gente de alto nivel y de buen ver y se excluyA? aAi??los sectores populares.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 12.14.17

PARA SABER MA?S:

ENRIQUE AYALA ALONSO, ai???El PanteA?n Nacionalai???, enAi??Carlos Alberto MercadoAi??Limones y Luz de Lourdes Serna Cerrillo (comps.), CatrinaAi??y Sepulcro, MAi??xico,Ai??Universidad AutA?noma Metropolitanaai??i??Unidad Xochimilco,Ai??2006, pp. 141 ai??i?? 155.

GENARO GARCA?A, CrA?nica Oficial de las Fiestas del PrimerAi??Centenario de laAi??Independencia de MAi??xico (facsimilar), MAi??xico, Centro deAi??Estudios de Historia deAi??MAi??xico Condumex, 1990.

LOUISE NOELLE GRAS, ai???MAi??xico: las fiestas del Centenario,Ai??1910ai???, enAi??Apuntes, vol. 19, n.m. 2, julioai??i??diciembre de 2006, pp.Ai??228ai??i??235.

VERAi??NICA ZA?RATE TOSCANO, ai???La conformaciA?n deAi??un calendario festivo enAi??MAi??xico en el siglo XIXai???, en Erika Pani y Alicia SalmerA?nAi??(coords.), Conceptualizar loAi??que se ve. FranAi??ois-Xavier Guerra, historiador: Homenaje,Ai??MAi??xico, Instituto Mora,Ai??2004, pp. 182-214.

Para leer el artAi??culo completo,Ai??suscrAi??baseAi??a la RevistaAi??BiCentenario.