Un A?ngel para la naciA?n

Ana Buriano C. / Instituto Mora

BiCentenario #9

ai???El dAi??a que Madero entrA? hasta la tierra temblA?ai???Ai??fue la tonadilla que acuAi??aron las decenasAi??de miles de habitantes de la Ciudad de MAi??xicoAi??que fueron a recibirlo el 7 de junio de 1911. LosAi??capitalinos lo recordaban como el temblor mA?sAi??intenso del que tenAi??an memoria. AlgA?n derrumbeAi??se produjo en un cuartel de artillerAi??a por laAi??Ribera de San Cosme, hubo cuarteaduras en edificiosAi??pA?blicos y en muchas casas de Santa MarAi??aAi??la Ribera, uno de los barrios mA?s daAi??ados. SinAi??embargo, el ai???temblor Maderoai??? quedA? opacadoAi??por el sismo social que sacudAi??a al paAi??s y produjoAi??quizA? menos especulaciones que el pasar del cometaAi??Halley, poco mA?s de un aAi??o antes.Captura de pantalla 2013-09-27 a las 15.10.45

Pese a la intensidad del movimiento la majestuosaAi??columna conmemorativa, rematada en suAi??capitel por una Victoria alada recubierta en oro,Ai??que se habAi??a inaugurado poco mA?s de ocho mesesAi??antes, se mantuvo incA?lume. El monumentoAi??con el que Porfirio DAi??az habAi??a querido coronar lasAi??fiestas del Centenario de la RevoluciA?n de IndependenciaAi??se mostrA? mA?s sA?lido a las trepidacionesAi??telA?ricas y sociales que el rAi??gimen que lo creA?.Ai??QuizA? lo mantuvo enhiesto su juventud, quizA? losAi??suelos del centro de la capital todavAi??a no se habAi??anAi??erosionado con la extracciA?n de las aguas delAi??subsuelo que el desarrollo urbano les impondrAi??aAi??luego. Cierto es que el A?ngel de la IndependenciaAi??correrAi??a con menos suerte la madrugada del 28Ai??de julio de 1957, cuando un nuevo terremoto loAi??hizo vacilar, caer al vacAi??o y estrellarse contra elAi??Paseo.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 15.12.07

Las festividades patrias del aAi??o siguiente loAi??volvieron a situar en su posiciA?n, una vez reconstruidoAi??y reforzada la columna que lo sustenta,Ai??cuya A?ltima restauraciA?n se realiz. en 2006. LaAi??belleza y simbolismo que conjunta, en medio deAi??una avenida especialmente diseAi??ada con un propA?sitoAi??polAi??tico, lo han hecho portador y referenteAi??de la naciA?n, aun mA?s allA? de la propuesta que leAi??dio origen.

Los festejos del Centenario

Las ceremonias conmemorativas del CentenarioAi??fueron deslumbrantes. Instituciones, congresos,Ai??exposiciones, edificios, avenidas, monumentos,Ai??adornos urbanos con luz elAi??ctrica, monedasAi??y medallas conmemorativas, todo confluAi??a paraAi??proyectar al mundo la imagen de un MAi??xico modernoAi??y progresista, asentado en la paz; cosmopolitaAi??pero al mismo tiempo portador de una tradiciA?nAi??histA?rica que hundAi??a sus raAi??ces en una de lasAi??mA?s altas civilizaciones americanas.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 15.12.49

Aunque los festejos se extendieron mA?s allA? delAi??mes de septiembre de 1910, la verdadera apoteosisAi??se concentrA? en los dAi??as festivos de la agendaAi??cAi??vica. Cuentan las crA?nicas que el 14 de septiembreAi??una gran procesiA?n avanzA? desde la AlamedaAi??a la Catedral y depositA? flores en la tumba dondeAi??estaban sepultados los hAi??roes. El 15 se realizA? elAi??desfile histA?rico marcado por la visiA?n evolucionistaAi??que la intelectualidad del rAi??gimen tenAi??a sobreAi??la historia patria; desde la Plaza de la Reforma,Ai??donde estaba situado entonces El Caballito, yAi??a lo largo de la avenida JuA?rez, arribaron a la PlazaAi??de la ConstituciA?n grandes contingentes queAi??representaban las tres eras progresivas que habAi??aAi??vivido la patria y la habAi??an conducido a las gloriasAi??del presente porfiriano: la Conquista, la ColoniaAi??y la Independencia. Cada una de esas etapas fueAi??representada por numerosos cuadros vivos a pie,Ai??a caballo y en carros alegA?ricos que involucraronAi??algo asAi?? como cinco mil personas. Como una especieAi??de ai???clase de historia en vivoai???, definen los especialistasAi??a estas multitudes que caminaron porAi??las enjaezadas y modernizadas calles de la ciudad.Ai??Los organizadores de la coreografAi??a del desfile, laAi??ComisiA?n Nacional del Centenario de la Independencia,Ai??deseaban, con el espAi??ritu cientificistaAi??de que estaban imbuidos, que las escenas reprodujeranAi??los momentos de manera autAi??ntica yAi??ai???ajustada a la verdad histA?ricaai???. Por ello, debieronAi??acudir a los gobernadores de Oaxaca, San LuisAi??PotosAi??, Tlaxcala, Morelos y Chiapas para solicitarlesAi??que les enviaran indios, entre ellos algunasAi??mujeres hermosas y a las organizaciones hispanistasAi??para que colaboraran con los tipos fAi??sicosAi??espaAi??oles. El mestizo glorificado por Justo SierraAi??no era problema; lo proveAi??a la patria, porque eraAi??la raza nueva y superior que condensaba en sAi?? lasAi??virtudes de los polos originarios y se encargaba deAi??reconciliar a conquistados y conquistadores. CienAi??aAi??os despuAi??s se soldaban asAi?? las rupturas que seAi??conmemoraba.

Ahora bien, no se trataba de que la ciudadAi??de MAi??xico careciera de sus propios pobladoresAi??originarios, pero el higienismo consustancial alAi??darwinismo social porfiriano decidiA? ocultarlos aAi??la mirada de las delegaciones extranjeras. Se lesAi??prohibiA? circular por la ciudad a menos que loAi??hicieran vestidos adecuadamente y no con calzA?nAi??de manta y guaraches, como acostumbraban. PorAi??ello fue necesario pedir el prAi??stamo a los estados.Ai??Aunque se intentA? disciplinar y blanquear susAi??costumbres los sectores populares tuvieron presencia:Ai??se habla de mA?s de 50 mil asistentes. NoAi??puede negarse, pues, que las conmemoracionesAi??contribuyeron a extender en ellos, los sentimientosAi??de identidad de lo mexicano.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 15.13.47

Don Porfirio dio el ai???gritoai??? en la noche de suAi??cumpleaAi??os, en un ZA?calo iluminado con luzAi??elAi??ctrica y fuegos artificiales. En medio de la verbenaAi??popular se escucharon algunas vivas a MaderoAi??y circularon unas fotos del personaje barbado,Ai??pero la prensa oficialista no lo dijo, sino queAi??exaltA? la belleza de la ciudad que lucAi??a como unaAi??piedra preciosa.

El 16 de septiembre, dAi??a de los festejos oficiales,Ai??fue apoteA?sico. El historiador Carlos MartAi??nezAi??Assad recoge los detalles de la ceremonia: laAi??maAi??ana soleada; las esposas de los altos funcionariosAi??luciendo chalinas con los colores patrios; elAi??cuerpo diplomA?tico y los delegados extranjeros, elAi??gabinete, la banda de la policAi??a, las grandes banderas,Ai??los escudos y Porfirio DAi??az llegando e instalA?ndoseAi??en un pabellA?n-tribuna efAi??mero, peroAi??grandioso donde la oratoria fue extensa. AntonioAi??Rivas Mercado, el autor de la columna la describiA? a detalle. El subsecretario de GobernaciA?nAi??Miguel Macedo y el diputado y poeta SalvadorAi??DAi??az MirA?n, quien declamA? un himno a la patria,Ai??arrancaron aplausos. Un gran desfile militarAi??avanzA? por el Paseo de la Reforma hasta el PalacioAi??Nacional luego que don Porfirio inaugurara deAi??manera solemne el monumento a la IndependenciaAi??y se interpretara el himno nacional.

PARA SABER MA?S:

MANUEL AGUIRRE BOTELLO, ai???La columna de la Independencia:Ai??ciudad de MAi??xicoai??? en Mexico Maxico [en lAi??nea],Ai??www.mexicomaxico.org.

KATHRYN S. BLAIR, A la sombra del A?ngel, MAi??xico, Santillana,Ai??2010, 3. ed.

MAURICIO TENORIO, Historia y celebraciA?n: MAi??xico yAi??sus centenarios, Barcelona,Ai??Tusquets, 2010.

* Consultar ai???Columna del A?ngel de la Independencia, CiudadAi??de MAi??xicoai??? enAi??http://www.flickr.com/photos/acuarela08/3432771505/

* Ver Memorias de un mexicano, Salvador Toscano, 1950.Ai??110 min. (Ed. en DVD, 2010)

Para leer el artAi??culo completo,Ai??suscrAi??baseAi??a la RevistaAi??BiCentenario.