Epigmenio GonzA?lez. QuerAi??taro: los primeros dAi??as

BiCentenario #9

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 15.31.23

Cuando don Epigmenio GonzA?lez concluyA?Ai??su relato ante los miembros de la Sociedad LiterariaAi??La Esperanza el dAi??a 28 de diciembre de 1853Ai??debiA? haber experimentado un gran alivio. A?PorAi??fin se hab.a liberado de los recuerdos que tantosAi??aAi??os lo oprimieron, sin poder hablar de ellos,Ai??por lo menos hasta que volviA? a MAi??xico y aunAi??despuAi??s, pues entonces pocos le creAi??an y no faltA?Ai??quien lo tomara por loco! Se habAi??a liberado, sAi??,Ai??pero algo que mucho le alegraba era compartirlesAi??con personas tan notables como don JesA?s LA?pezAi??Portillo y don JosAi?? MarAi??a Vigil, ellos, sin duda, noAi??permitirAi??an que se perdieran y asAi?? se transmitirAi??anAi??de generaciA?n en generaciA?n. Y es que para donAi??Epigmenio su verdad era menester para completarAi??la historia del tiempo en que MAi??xico habAi??a Ai??nacido, tiempo que, a la larga, fue feliz para laAi??patria pues ganA? su independencia, aunque infelizAi??para muchos que en el transcurso perdieron laAi??vida o sus bienes o la libertad, incluso la honra. AAi??ellos se los debAi??a, naturalmente que se los debAi??aai??i??Ai??en primer tAi??rmino a su querido Emeterio, el hermanoAi??que siempre le apoyA? y compartiA? con Ai??lAi??la buena y la mala fortunaai??i?? Y al padre HidalgoAi??y al capitA?n Allende y al capitA?nAi??Aldama yai??i?? .a tantosAi??otros! Pues bien, lesAi??habAi??a cumplido, ahoraAi??podAi??a volver a lo suyo,Ai??estarse tranquilo, noAi??soportar mA?s el ayer.Ai??Sus recuerdos eran yaAi??de los mexicanos todos.

Esa tarde invernal enAi??Guadalajara, don EpigmenioAi??hablA? largo y tendido.Ai??HablA? ante una audiencia atentaAi??e interesada sobre la parte que tuvo enAi??la conjura de QuerAi??taro y sobre su inmediata prisiA?n,Ai??encomiando a aquellos que le pareciA? justoAi??encomiar, como juez de Corte Juan Collado, aAi??quien pintA? como un espaAi??ol justo, o como elAi??fraile filipense don Dimas Diez, el que corriA? unAi??gran riesgo al salvar del fusilamiento al pequeAi??oAi??tambor de Valladolid, y censurando a individuosAi??como el capitA?n JoaquAi??n Arias, a quien acusA? deAi??ser un traidor, o a los misioneros de PropagandaAi??Fide, menos preocupados por alimentar la fe queAi??los bolsillos del rey de EspaAi??a.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 15.32.27Pero callA? mucho, en particular aquello queAi??lo ataAi??Ai??a de manera mA?s personal, como el papelAi??de cabecilla que tuvo a veces o el dolor y los sufrimientosAi??que padeciA?. Acaso lo hizo por recato,Ai??acaso por entender que ya no tenAi??a caso divulgarloAi??y que todo bien habAi??a valido la pena anteAi??el hecho consumado de que, finalmente, NuevaAi??EspaAi??a habAi??a ganado su independencia, eso era loAi??que casi todos los conjurados deseaban cuando seAi??empeAi??aron en procurarla y lucharon por ella. EsAi??fA?cil imaginar que sus oyentes fueron corteses yAi??que, en ese momento, respetaron y apreciaron elAi??recato del anciano ai??i??frisaba en los 75 aAi??osai??i??, aunAi??cuando tambiAi??n, muy posiblemente, mA?s tarde,Ai??en privado, obtuvieran de Ai??l mA?s detalles.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 15.33.52A?QuAi?? callA? Epigmenio GonzA?lez ese 28 de diciembreAi??y que, por tanto, no registra el MemorialAi??del que brindamos un fragmento?Ai??Lo que a la fechaAi??sabemos ai??i??pues entonces lo supieron otros yAi??se investigA? despuAi??sai??i??; que Ai??l y su hermano EmeterioAi??eran comerciantes y poseAi??an una pequeAi??aAi??fortuna heredada de sus padres, la cual pusieronAi??al servicio de la conjura de QuerAi??taro;Ai??que eran defensores fervientes de la libertadAi??y la autonomAi??a y por eso acudAi??anAi??a las reuniones ai???literariasai??? de QuerAi??taro,Ai??ocultaban en su casa una armerAi??a dondeAi??reunAi??an y fabricaban cartuchos, municionesAi??y cabos para lanzas y que proveAi??anAi??de instrucciA?n militar a 300 hombres enAi??una hacienda cerca de Huichapan (hoyAi??Hidalgo).

 

PARA SABER MA?S:

Mier y TerA?n, Marta y JosAi?? Antonio Serrano,Ai??Las guerras de independencia en la AmAi??rica espaAi??ola,Ai??MAi??xico, El Colegio de MichoacA?n, UniversidadAi??Michoacana de San NicolA?s Hidalgo, InstitutoAi??Nacional de AntropologAi??a e Historia, MAi??xico,Ai??2002. (Memorias)

Agraz GarcAi??a Alba, Gabriel, Epigmenio GonzA?lezAi??Flores, patriota y mA?rtir insurgente, SecretarAi??aAi??de Cultura del Gobierno de Jalisco, Guadalajara,Ai??2007.

Taibo II, Paco Ignacio, El cura Hidalgo y susAi??amigos. 53 viAi??etas de la guerra de independencia,Ai??Zeta, MAi??xico, 2007.

ai???Fuerte de San Diego, Acapulcoai??? en http://www.youtube.com/watch?v=qgFzLJ6El7s.

Para leer el artAi??culo completo,Ai??suscrAi??baseAi??a la RevistaAi??BiCentenario.