Archivo de la categoría: Por amor a la Historia

¡Ay mi traje negro!

Silvia L. Cuesy
Instituto Mora

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm.  40.

Una larga travesía lleva a Benito Juárez de regreso a México. Hay sombreros que se pierden, una identidad simulada, náuseas permanentes, un cargamento que cuidar. Y una esposa que lo espera.

BiCentenario40

Los pertrechos pagados por un particular mexicano serían enviados a Acapulco desde Nueva Orleans: 4 500 fusiles y suficiente parque para cargarlos, decenas de piezas de artillería y pólvora. De los arreglos para su envío se encargaría la compañía naviera de dos cubanos: Domingo Goicuría y Pedro Santacilia, amigos de los conspiradores mexicanos exiliados;ellos, los cubanos, eran también expatriados por traer entre manos la independencia de la isla y su anexión a Estados Unidos.

Poco a poco el grueso de los desterrados mexicanos en Nueva Orleans se hallaba concentrado en Brownsville, excepto Benito Juárez que en el verano de 1855 desembarcó en Acapulco. Ni Ocampo ni Mata ni Iglesias quisieron dirigirse a ese puerto dado su lejanía. El apremio les sacaba ronchas y prefirieron viajar hasta la frontera sur de Estados Unidos desde donde sería más fácil entrar a México en vez de dar un rodeo tan grande como lo haría su amigo.

Juárez había retrasado su viaje de Nueva Orleans a Acapulco a causa de unas inexplicables fiebres que lo postraron en cama sin la posibilidad de consultar a un médico o adquirir algún remedio, y porque los fondos para comprar las armas, y pagar el embarque de las mismas y otros gastos, no aparecían por ningún lado. A los pocos días de sanar de puro milagro, le llegó una cantidad proveniente de Brownsville y casi al mismo tiempo también una remesa que le mandaba Margarita, su mujer. Después de la aprehensión de su marido ella había abierto una tiendita en la Villa de Etla para procurar ingresos. Una y otra vez regateaba y pedía crédito a los proveedores y volvía a vender el surtido, y vuelta a lo mismo varias veces. Cada ganancia la dividía en dos: una la ahorraba para luego enviarla al marido y con la otra mitad malcomían y malvestían ella y sus hijos. Aún convaleciente, el oaxaqueño partió de regreso a México el 20 de junio. A Benito Juárez se le salían unos cuantos suspiros, hondos como el océano que surcaba, y sus ojos se le humedecían con un líquido igual de salado que el mar. La imaginaba haciendo las pequeñas rifas que ella le había platicado. Lo más duro: pensarla pidiendo prestado a sus familiares o al compadre Mejía.

Mediante sus influencias en Estados Unidos, Nueva Orleans, Nueva York y Washington, Santacilia había logrado conseguir más armamento y al fin organizó el envío en el mismo buque en el que trepó a don Benito. El oaxaqueño era quien cuidaría que la carga llegara a manos de los ayutlistas –encabezados por Álvarez, gobernador de Guerrero, y Comonfort, administrador de la aduana de Acapulco-, tal como se había convenido.

—¿Cuándo y dónde usted y yo volveremos a vernos?, sólo Dios
sabe, don Benito —dijo Santacilia al momento de palmear la espalda del
mexicano en el abrazo de despedida.
—Cuándo, no lo sé Santa. Pero sí le digo que únicamente podrá ser
en dos lugares: en México libre o en la eternidad…

[...]
Para leer el artículo completo, consulte la revista BiCentenario

Correo del Lector

CARTAS

Portada #1 (473x640)Respecto al artículo “Los niños de Pancho Villa”, que aparece en BiCentenario número 1, Francisco Lagunes Moreno cuenta que doña Luz Corral de Villa llevó a Chihuahua a un nutrido número de niños papeleros que dormían en las calles y les dio educación. Agregó que existen testimonios fidedignos
al respecto.

Portada #4 (467x640)Acerca del texto “Y todo lo que huela a esclavitud” (BiCentenario número 4), Eugenio Mejía Zavala escribe que  la publicación del primer bando que declaraba abolida la esclavitud, el 19 de octubre de 1810, fue un acto simbólico, ya que la esclavitud siguió aún en la segunda mitad del siglo XIX, disolviéndose paulatinamente, no sólo por las nuevas ideas, sino por ser una práctica poco redituable para los dueños de esclavos.

Portada #5 (480x640)Andy de Kou se sorprende, en cuanto al artículo “De cómo la gente se agolpaba para comprar carne a principios del siglo XIX”, en BiCentenario número 5, de la diferencia abismal que existe entre los precios de la carne de entonces y los actuales, lo cual, dice, ilustra cómo han cambiado tanto la oferta y demanda de ese producto, así como los hábitos de consumo de la sociedad mexicana.

POR AMOR A LA HISTORIA

En el pueblo de San Pablito, en la sierra norte de Puebla, junto a los naranjales y plantíos de café, muchos de sus habitantes otomíes se ocupan del bordado con chaquira, cuentas de colores diminutas con las que desde hace muchos años se decoran las blusas femeninas. Ante la llegada del turismo, ahora se engarzan también en cinturones, collares, pulseras, bolsos, y una y mil cosas más.

Por amor a la historia (480x640)

Mtro. José Salomé Pina y dedicatoria (640x483)

CONSULTA

Quiero compartir con ustedes este retrato que encontré entre los papeles de mi padre: la imagen de don José Salomé Pina, gran pintor, compañero de cátedra de José María Velasco, Santiago Rebull y Eugenio Landesio, discípulo de Pelegrín Clavé, maestro de Germán Gedovius y de Diego Rivera. La foto está dedicada a don Antonio Cortés, un pintor e ilustrador olvidado. Lorenzo Rafael
Agradecemos su generosidad.

¿SABÍAS QUÉ?

El premio internacional Guangzhou se dio al parque Línea Verde, recientemente inaugurado en la ciudad de Aguascalientes. A lo largo de quince kilómetros, sobre una tubería subterrnea de petróleo que atravesaba varias colonias pobres y se distinguía por la basura acumulada, además de servir de refugio a los delincuentes, se construyó este parque rectilíneo. Para su mantenimiento y cuidado, se riega con agua procedente de una planta de tratamiento cercana y está iluminado con lámparas de energía solar. Ofrece áreas de juego para los niños, andadores peatonales y ciclopistas, así como espacios de reunión donde se puede bailar, escuchar música o asistir a funciones de cine.

RELOJ DE ARENA

JosAi?? MarAi??a Morelos (539x640)

26 de febrero de 1814

Ante la noticia de que el rebelde Morelos ha celebrado un Congreso en Chilpancingo y se hizo elegir Generalísimo y Jefe Supremo del Poder Ejecutivo, el gobierno español ordena al virrey Féix María Calleja Tomar las medidas necesarias para destruirlo y provocar la rivalidad y desunión en sus filas; en particular con López Rayón, Verduzco y Liceaga, de seguro resentidos por el predominio ganado por Morelos.

Antonio LA?pez de Santa Anna (640x508)7 de marzo de 1864

Al enterarse de que Antonio López de Santa Anna llegó al puerto de Veracruz en el vapor inglés Conway, y a que en el periódico El Indicador, de Orizaba, publicó una proclama dirigida a sus compatriotas, el general Francois Achille Bazaine, al frente de las tropas francesas destinadas en México, decide que aquel no puede permanecer más largo tiempo en el territorio mexicano y lo invita a que sin dilación parta con su hijo, ya que doña Dolores Tosta de Santa Anna se ha adelantado a la capital.

Presidente Woodrow Wilson (526x640)3 de febrero de 1914

Desde la Casa Blanca, el presidente Woodrow Wilson declara que en vista de que las condiciones de violencia reinantes en México en 1912 han cambiado sustancialmente, deja sin efecto el decreto en el que su predecesor, William H. Taft, vetaba la exportación de armas al otro lado del río Bravo.

15 de enero de 1964

Se funda la empresa llamada Volkswagen de México S. A. de C. V., cuya planta industrial comenzarí a construirse al año siguiente en el municipio de Cuautlancingo, Puebla, dando así inicio a una nueva etapa en el desarrollo industrial del estado, y que se convertiría luego en la segunda planta más grande en el mundo del Grupo Volkswagen.

Volkswagen 1964 (639x640)

Por amor a la Historia

BiCentenario #21

Foto: cortesAi??a de RaA?l RodrAi??guez PeAi??a

Foto: cortesía de Raúl Rodríguez Peña

En una casa colonial de Mascota, Jalisco, el profesor Raúl Rodríguez Peña ha erigido el museo que lleva su nombre, donde el propósito es rescatar la memoria e identidad de los hijos distinguidos de esa villa. Cuenta con varias salas, entre las que destacan la que reúne fotografías, pinturas y vestuario de Esther Fernández, diva de la época de oro del cine mexicano -recordemos Santa y Allá en el rancho grande-, y la dedicada al sacerdote José María Robles, mártir de la guerra cristera. En otras salas presenta testimonios de arte religioso de los siglos XVIII al XX y la vida cotidiana local así como una colección de óleos del paisajista Gilberto Guerra.

Por amor a la Historia

Huichol_string_art_sunai??i??WIKICOMMONS

Huichol_string_art_sun WIKICOMMONS

Los huicholes se han movilizado para exigir la cancelación de los permisos federales otorgados a empresas canadienses para extraer mineral de plata en 191,000 hectáreas de Wirikuta, cerca de Real de Catorce, San Luis Potosí, zona que la unesco incorporó a la Red Mundial de Sitios Sagrados Naturales en 1988 y el gobierno del estado declaró área natural protegida en 1994. Para eso se han acercado a otros actores sociales y han hecho énfasis en la conservación y transmisión de sus tradiciones en su propia comunidad.

 

BiCentenario # 19

POR AMOR A LA HISTORIA

Puebla casa mendrugoRamón Lozano Torres, un empresario enamorado de Puebla, compró un edificio en el centro de la ciudad, conocido como Casa del Mendrugo, con la intención de remodelar un inmueble abandonado y en ruinas. Su intención no sólo era por la restauración, sino por haber pertenecido a un tío-bisabuelo, lo que establecía un lazo familiar. La Casa del Mendrugo “así llamada porque los jesuitas, sus dueños en algún momento, la arreglaron con los mendrugos o sobrantes de las limosnas y las rentas” está próxima a abrirse: el primer piso como zona comercial, con un bar, para que el público pueda disfrutarla; el segundo, como espacio cultural-musical, con librería, auditorio, salas de música y oficinas; y el tercero, como habitación para los dueños. La restauración ha sido llevada a cabo con una línea de trabajo arquitectónico: el equilibrio entre lo nuevo y lo viejo, sin que compitan uno contra otro, sin que se opaquen, nublen o quieran imitar, a fin de evitar que lo nuevo se parezca a lo viejo.