Archivo de la categoría: Por amor a la Historia

¡Ay mi traje negro!

Silvia L. Cuesy
Instituto Mora

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm.  40.

Una larga travesía lleva a Benito Juárez de regreso a México. Hay sombreros que se pierden, una identidad simulada, náuseas permanentes, un cargamento que cuidar. Y una esposa que lo espera.

BiCentenario40

Los pertrechos pagados por un particular mexicano serían enviados a Acapulco desde Nueva Orleans: 4 500 fusiles y suficiente parque para cargarlos, decenas de piezas de artillería y pólvora. De los arreglos para su envío se encargaría la compañía naviera de dos cubanos: Domingo Goicuría y Pedro Santacilia, amigos de los conspiradores mexicanos exiliados;ellos, los cubanos, eran también expatriados por traer entre manos la independencia de la isla y su anexión a Estados Unidos.

Poco a poco el grueso de los desterrados mexicanos en Nueva Orleans se hallaba concentrado en Brownsville, excepto Benito Juárez que en el verano de 1855 desembarcó en Acapulco. Ni Ocampo ni Mata ni Iglesias quisieron dirigirse a ese puerto dado su lejanía. El apremio les sacaba ronchas y prefirieron viajar hasta la frontera sur de Estados Unidos desde donde sería más fácil entrar a México en vez de dar un rodeo tan grande como lo haría su amigo.

Juárez había retrasado su viaje de Nueva Orleans a Acapulco a causa de unas inexplicables fiebres que lo postraron en cama sin la posibilidad de consultar a un médico o adquirir algún remedio, y porque los fondos para comprar las armas, y pagar el embarque de las mismas y otros gastos, no aparecían por ningún lado. A los pocos días de sanar de puro milagro, le llegó una cantidad proveniente de Brownsville y casi al mismo tiempo también una remesa que le mandaba Margarita, su mujer. Después de la aprehensión de su marido ella había abierto una tiendita en la Villa de Etla para procurar ingresos. Una y otra vez regateaba y pedía crédito a los proveedores y volvía a vender el surtido, y vuelta a lo mismo varias veces. Cada ganancia la dividía en dos: una la ahorraba para luego enviarla al marido y con la otra mitad malcomían y malvestían ella y sus hijos. Aún convaleciente, el oaxaqueño partió de regreso a México el 20 de junio. A Benito Juárez se le salían unos cuantos suspiros, hondos como el océano que surcaba, y sus ojos se le humedecían con un líquido igual de salado que el mar. La imaginaba haciendo las pequeñas rifas que ella le había platicado. Lo más duro: pensarla pidiendo prestado a sus familiares o al compadre Mejía.

Mediante sus influencias en Estados Unidos, Nueva Orleans, Nueva York y Washington, Santacilia había logrado conseguir más armamento y al fin organizó el envío en el mismo buque en el que trepó a don Benito. El oaxaqueño era quien cuidaría que la carga llegara a manos de los ayutlistas –encabezados por Álvarez, gobernador de Guerrero, y Comonfort, administrador de la aduana de Acapulco-, tal como se había convenido.

—¿Cuándo y dónde usted y yo volveremos a vernos?, sólo Dios
sabe, don Benito —dijo Santacilia al momento de palmear la espalda del
mexicano en el abrazo de despedida.
—Cuándo, no lo sé Santa. Pero sí le digo que únicamente podrá ser
en dos lugares: en México libre o en la eternidad…

[...]
Para leer el artículo completo, consulte la revista BiCentenario

Correo del Lector

CARTAS

Portada #1 (473x640)Respecto al artAi??culo ai???Los niAi??os de PanchoAi??Villaai???, que aparece en BiCentenarioAi??nA?mero 1, Francisco Lagunes MorenoAi??cuenta que doAi??a Luz Corral de VillaAi??llevA? a Chihuahua a un nutrido nA?meroAi??de niAi??os papeleros que dormAi??anAi??en las calles y les dio educaciA?n. AgregaAi??que existen testimonios fidedignos
al respecto.

Portada #4 (467x640)Acerca del texto ai???Y todo lo que huelaAi??a esclavitudai??? (BiCentenario nA?mero 4),Ai??Eugenio MejAi??a Zavala escribe que laAi??publicaciA?n del primer bando que declarabaAi??abolida la esclavitud, el 19 deAi??octubre de 1810, fue un acto simbA?lico,Ai??ya que la esclavitud siguiA? aA?n en la segundaAi??mitad del siglo xix, disolviAi??ndoseAi??paulatinamente, no sA?lo por las nuevasAi??ideas, sino por ser una prA?ctica pocoAi??redituable para los dueAi??os de esclavos.

Portada #5 (480x640)Andy de Kou se sorprende, en cuanto alAi??artAi??culo ai???De cA?mo la gente se agolpabaAi??para comprar carne a principios delAi??siglo xixai???, en BiCentenario nA?mero 5,Ai??de la diferencia abismal que existe entreAi??los precios de la carne de entonces y losAi??actuales, lo cual, dice, ilustra cA?mo hanAi??cambiado tanto la oferta y demandaAi??de ese producto, asAi?? como los hA?bitosAi??de consumo de la sociedad mexicana.

POR AMOR A LA HISTORIA

En el pueblo de San Pablito, en la sierraAi??norte de Puebla, junto a los naranjalesAi??y plantAi??os de cafAi??, muchos de sus habitantesAi??otomAi??es se ocupan del bordadoAi??con chaquira, cuentas de colores diminutasAi??con las que desde hace muchosAi??aAi??os se decoran las blusas femeninas.Ai??Ante la llegada del turismo, ahora seAi??engarzan tambiAi??n en cinturones, collares,Ai??pulseras, bolsos, y una y mil cosasAi??mA?s.

Por amor a la historia (480x640)

Mtro. JosAi?? SalomAi?? Pina y dedicatoria (640x483)

Ai??CONSULTA

Quiero compartir con ustedes este retratoAi??que encontrAi?? entre los papeles deAi??mi padre: la imagen de don JosAi?? SalomAi??Ai??Pina, gran pintor, compaAi??ero de cA?tedraAi??de JosAi?? MarAi??a Velasco, Santiago Rebull yAi??Eugenio Landesio, discAi??pulo de PelegrAi??nAi??ClavAi??, maestro de GermA?n Gedovius yAi??de Diego Rivera. La foto estA? dedicadaAi??a don Antonio CortAi??s, un pintor e ilustradorAi??olvidado.Ai??Lorenzo Rafael
Agradecemos su generosidad.

A?SABA?AS QUAi???

El premio internacional GuangzhouAi??se dio al parque LAi??nea Verde, recientementeAi??inaugurado en la ciudad deAi??Aguascalientes. A lo largo de quinceAi??kilA?metros, sobre una tuberAi??a subterrA?neaAi??de petrA?leo que Ai??atravesaba variasAi??colonias pobres y se distinguAi??a por laAi??basura acumulada, ademA?s de servir deAi??refugio a los delincuentes, se construyA?Ai??este parque rectilAi??neo. Para su mantenimientoAi??y cuidado, se riega con aguaAi??procedente de una planta de tratamientoAi??cercana y estA? iluminado con lA?mparasAi??de energAi??a solar. Ofrece A?reas de juegoAi??para los niAi??os, andadores peatonales yAi??ciclopistas, asAi?? como espacios de reuniA?nAi??donde se puede bailar, escuchar mA?sicaAi??o asistir a funciones de cine.

RELOJ DE ARENA

JosAi?? MarAi??a Morelos (539x640)

26 de febrero de 1814

Ante la noticia de que el rebelde Morelos ha celebrado unAi??Congreso en Chilpancingo y se hizo elegir GeneralAi??simo yAi??Jefe Supremo del Poder Ejecutivo, el gobierno espaAi??ol ordena alAi??virrey FAi??lix MarAi??a Calleja Tomar las medidas necesarias paraAi??destruirlo y provocar la rivalidad y desuniA?n en sus filas; enAi??particular con LA?pez RayA?n, Verduzco y Liceaga, de seguroAi??resentidos por el predominio ganado por Morelos.

Antonio LA?pez de Santa Anna (640x508)7 de marzo de 1864

Al enterarse de que Antonio LA?pezAi??de Santa Anna llegA? al puerto deAi??Veracruz en el vapor inglAi??s Conway,Ai??y a que en el periA?dico El Indicador,Ai??de Orizaba, publicA? una proclamaAi??dirigida a sus compatriotas, el generalAi??Francois Achille Bazaine, alAi??frente de las tropas francesas destinadasAi??en MAi??xico, decide que aquelAi??no puede permanecer mA?s largo tiempoAi??en el territorio mexicano y lo invitaAi??a que sin dilaciA?n parta con su hijo,Ai??ya que doAi??a Dolores Tosta de SantaAi??Anna se ha adelantado a la capital.

Presidente Woodrow Wilson (526x640)3 de febrero de 1914

Desde la Casa Blanca, el presidente Woodrow Wilson declaraAi??que en vista de que las condiciones de violencia reinantesAi??en MAi??xico en 1912 han cambiado sustancialmente, deja sinAi??efecto el decreto en el que su predecesor, William H. Taft,Ai??vetaba la exportaciA?n de armas al otro lado del rAi??o Bravo.

15 de enero de 1964

Se funda la empresa llamada Volkswagen de MAi??xico S. A. deAi??C. V., cuya planta industrial comenzarAi??a a construirse al aAi??oAi??siguiente en el municipio de Cuautlancingo, Puebla, dandoAi??asAi?? inicio a una nueva etapa en el desarrollo industrial delAi??estado, y que se convertirAi??a luego en la segunda planta mA?sAi??grande en el mundo del Grupo Volkswagen.

Volkswagen 1964 (639x640)

Por amor a la Historia

BiCentenario #21

Foto: cortesAi??a de RaA?l RodrAi??guez PeAi??a

Foto: cortesAi??a de RaA?l RodrAi??guez PeAi??a

En una casa colonial de Mascota, Jalisco, el profesor RaA?l RodrAi??guez PeAi??a ha erigido el museo que lleva su nombre, donde el propA?sito es rescatar la memoria e identidad de los hijos distinguidos de esa villa. Cuenta con varias salas, entre las que destacan la que reA?ne fotografAi??as, pinturas y vestuario de Esther FernA?ndez, diva de la Ai??poca de oro del cine mexicano -recordemos Santa y AllA? en el rancho grande-, y la dedicada al sacerdote JosAi?? MarAi??a Robles, mA?rtir de la guerra cristera. En otras salas presenta testimonios de arte religioso de los siglos XVIII al XX y la vida cotidiana local asAi?? como una colecciA?n de A?leos del paisajista Gilberto Guerra.

Por amor a la Historia

Huichol_string_art_sunai??i??WIKICOMMONS

Huichol_string_art_sunai??i??WIKICOMMONS

Los huicholes se han movilizado para exigir la cancelaciA?n de los permisos federales otorgados a empresas canadienses para extraer mineral de plata en 191 000 hectA?reas de Wirikuta, cerca de Real de Catorce, San Luis PotosAi??, zona que la unesco incorporA? a la Red Mundial de Sitios Sagrados Naturales en 1988 y el gobierno del estado declarA? A?rea natural protegida en 1994. Para eso se han acercado a otros actores sociales y han hecho Ai??nfasis en la conservaciA?n y transmisiA?n de sus tradiciones en su propia comunidad.

 

BiCentenario # 19

POR AMOR A LA HISTORIA

Puebla casa mendrugoRamA?n Lozano Torres, un empresario enamorado de Puebla, comprA? un edificio en el centro de la ciudad, conocido como Casa del Mendrugo, con la intenciA?n de remodelar un inmueble abandonado y en ruinas. Su interAi??s no sA?lo era por la restauraciA?n, sino por haber pertenecido a un tAi??o-bisabuelo, lo que establecAi??a un lazo familiar. La Casa del Mendrugo ai??i??asAi?? llamada porque los jesuitas, sus dueAi??os en algA?n momento, la arreglaron con los mendrugos o sobrantes de las limosnas y las rentasai??i?? estA? prA?xima a abrirse: el primer piso como zona comercial, con un bar, para que el pA?blico pueda disfrutarla; el segundo, como espacio cultural-musical, con librerAi??a, auditorio, salas de mA?sica y oficinas; y el tercero, como habitaciA?n para los dueAi??os. La restauraciA?n ha sido llevada a cabo con una lAi??nea de trabajo arquitectA?nico: el equilibrio entre lo nuevo y lo viejo, sin que compitan uno contra otro, sin que se opaquen, nublen o quieran imitar, a fin de evitar que lo nuevo se parezca a lo viejo.