De fotógrafos y fotografías en Campeche

José Manuel Alcocer Bernás / Cronista de Campeche

BiCentenario #16Captura de pantalla 2013-10-21 a las 10.31.02

La fotografía se ha convertido con el paso del tiempo en un documento histórico. A través de las imágenes captadas podemos revivir tiempos pasados, reconocer en ellas cómo ha ido evolucionando una ciudad, cómo era la arquitectura, sus habitantes, cómo vestían e incluso conocer las comidas que formaban parte de las tradiciones de un país, una ciudad, un pueblo o incluso una familia.

Mirar las imágenes captadas por la lente de fotógrafos distintos que en diversas épocas retrataron a Campeche, nos permite conocer la evolución histórica de la ciudad amurallada. Imágenes permanentes que dan cuenta de cómo Campeche se ha ido transformado gracias a las fotografías tomadas por un aficionado o por uno profesional, de estudio. Su labor captó la vida cotidiana de la ciudad.

Familia campechana (ambrotipo, dAi??cada de 1870)

Familia campechana (ambrotipo, década de 1870)

Para empezar a saber acerca de cómo se fue recogiendo en fotografías la imagen de Campeche y los campechanos, habría que preguntarnos ¿quién o quiénes tomaron las primeras imágenes de Campeche?

Se sabe que para 1840, empezaron a circular los primeros daguerrotipos en México que habían sido traídos al país por el francés Jean-François Prelier, quien realizó las primeras impresiones sobre habitantes, ciudades y paisajes del país. En la Biblioteca Nacional de Austria se encuentra un daguerrotipo de ese año de Emanuel von Friedrichsthal, quien fuera primer secretario de la Legación austriaca en México y uno de los primeros extranjeros que se interesó por las ruinas mayas, después de haber leído las obras de John L. Stephens y Frederick Catherwood. Este aventurero llegó al puerto de Campeche con dirección a Mérida, pero antes de continuar su viaje tomó algunas imágenes de la ciudad de las que solamente se conserva una, la que corresponde a la calle 59. En ella, podemos ver las ventanas típicas de las casas campechanas y al fondo la puerta de mar que formaba parte del conjunto arquitectónico que fue destruido a principios del siglo XX. A partir de entonces hay un flujo constante de fotógrafos extranjeros que llegaban al puerto, atraídos por las ruinas mayas.

Pero la fotografía no sólo sirvió para captar ruinas o ciudades como lo muestra el periódico local El Amigo del Pueblo, de 1847. Un anuncio señalaba que “Ricardo Carr recién llegado de Europa ofrece una máquina nueva que permite sacar retratos con la mejor exactitud tanto con colores como sin ellos y de una o más personas sobre la misma placa”. Además, ofrecía que sus “retratos saldrán perfectamente iguales al original”, con un costo por retrato de cinco pesos. Brindaba un amplio surtido de cajas y marcos en su estudio, ubicado en la Casa de la Sociedad Campechana que se encontraba frente al muelle fiscal.

Captura de pantalla 2013-10-21 a las 10.38.09

No sabemos si Carr seguía en la ciudad o ya se había marchado, cuando dos años después, otro fotógrafo extranjero, el señor H. Custing, que se había salvado de un naufragio frente a las costas de Campeche, y que milagrosamente había podido rescatar su aparato fotográfico, puso un estudio frente a la casa de doña Salvadora Duque de Estrada, anunciando en el periódico El Fénix sus servicios, “…tomar retratos y vistas al daguerrotipo [...] sobre planchas de diferentes dimensiones, hasta el tamaño de un fistol” y comunicaba a sus posibles clientes que traía muestras de su trabajo para que el público comprobara la calidad.

Los anuncios fueron un medio para promover la fotografía y el que siguieran publicitándose revela que en Campeche los fotógrafos tuvieron éxito. No hay que olvidar que era un puerto de entrada a la península y que numerosos barcos llegaban con viajeros deseosos de conocer el país y su historia y entre ellos se contaron a los fotógrafos. La presencia de estos personajes revela una parte de la historia de la fotografía pues va dando cuenta de los adelantos que se hicieron en ese campo, así como mostrar que se inició como una profesión de extranjeros que atrajo a los de casa y que se llevó a las distintas poblaciones con el propósito de tener éxito.

[...]

Para leer el artículo completo, suscríbase a la Revista BiCentenario.

PARA SABER MÁS:

  • GASPAR CAHUICH RAMÍREZ, Cicero & Pérez y las postales del Campeche antiguo, Campeche, 2008.
  • Campeche celebración de la memoria, Campeche, Gobierno del Estado, 2010.
  • DELIO CARRILLO, El lenguaje de la cal y el canto, Campeche, Universidad Autónoma de Campeche, 2010.
  • * Visitar la ciudad de Campeche.