Archivo de la categoría: BiCentenario #24

El milagro curativo de la electricidad

Paulina Martínez Figueroa
CEH-El Colegio de México

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 24.

La electroterapia tuvo un gran auge en México a fines del siglo XIX. El cinturón eléctrico del doctor McLaughlin fue el que tuvo mejor aceptación en la población como método de cura, desde el asma hasta las enfermedades crónicas. ¿Su secreto? Aumenta la energía vital con una corriente eléctrica suave que restaura los nervios, prometía una publicidad de la época.

CE8156 (434x640)

M. M. A., Alegoría del progreso industrial, 1852, óleo sobre lienzo. Museo Nacional del Romanticismo, Madrid, España

En la novela corta Los fuereños, escrita por José Tomás de Cuéllar en 1883, el autor describe la llegada de una familia de provincia a la ciudad de México y las peripecias que padece. Al acercarse a la Plaza del Seminario, doña Candelaria, la madre de familia, exclama con sobresalto: ¡Jesús, María y José! A continuación se produce el siguiente diálogo:

–¿Qué le sucede señora?
–Que me lastima el gas.
–¿Qué gas?
–Ese blanco del farol, mire usted qué barbaridad.
–Esa es la luz eléctrica doña Candelaria […] es una luz hermosísima.
–¡Quite usted allá!, qué hermoso va a ser eso, si es peor que un hachón de ocote en las narices. De seguro yo me voy a enfermar esta noche de la vista, señor Gutiérrez.
–No se fije usted en los focos.
–¿Qué focos?
–Los de la luz […]
–Ahora comprendo […] cómo es que hay en México una escuela de ciegos; en mi tierra no la hay y ya caigo por qué: como en mi tierra no hay eléctricas.


La electricidad, maravilla para algunos, inexplicable para otros, fue el motor de la segunda revolución industrial y por ello no debe extrañar la fe que la generación de cambio del siglo XIX al XX tenía en sus potencialidades. Parece que el culto al progreso la incluía entre sus santones pues haría más alegre y deliciosa la vida en el hogar, facilitaría el transporte en la ciudad, atraería más clientela a los negocios con avisos luminosos y alumbraría las calles con enormes farolas. Por si esto fuera poco, los hombres de la época encontrarían un uso más que dar al milagro de la electricidad: el medicinal.

Una cura en cada ciudad, publicidad del cinturA?n McLaughlin en The San Francisco Call, 27 de septiembre de 1903, Estados Unidos. Library of Congress, Washington D.C.

Una cura en cada ciudad, publicidad del cinturón McLaughlin en The San Francisco Call, 27 de septiembre de 1903, Estados Unidos. Library of Congress, Washington D. C.

El desarrollo de la electroterapia, es decir, el uso de la corriente eléctrica con fines terapéuticos, tuvo una evolución muy peculiar y muy diferente de lo ocurrido con otras terapias físicas. Puede decirse que sus primeras aplicaciones se llevaron a cabo en la antigua Grecia, cuando se utilizaban pequeñas descargas del pez torpedo como medio de sanación de la artritis, dado que posee órganos capaces de producir fuertes descargas eléctricas para capturar a sus presas.

Durante centurias se avanzó poco en este campo, ya que la tecnología no permitía la producción de electricidad, ni muchos menos una dosificación correcta para su aplicación terapéutica. Fue a partir de los siglos XVII y XVIII, con la invención y perfeccionamiento de los generadores electrostáticos, la botella de Leiden y la pila de Volta, cuando se desarrolló y perfeccionó, en especial después de la Ilustración. La electroterapia adquirió cierta notoriedad a fines del siglo XIX, cuando comenzó a generalizarse su uso doméstico y la distribución de la llamada corriente continua.

[…]
Para leer el artículo completo, consulte la revista BiCentenario.

El sueño de José María Morelos

Miguel Ángel Fernández Delgado
Universidad del Sur de Florida

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 24.

El ex cura de Carácuaro encabezó y dirigió las principales operaciones militares insurgentes independentistas. Se ganó la credibilidad de la gente y le dio sustento a la causa al abrir el camino hacia el primer Congreso, la primera declaración de independencia y la Constitución. Su empeño heroico tuvo también algunos desaciertos que terminaron por costarle la vida.

1_Morelos_1 (432x640)

Petronilo Monroy, Retrato del general José María Morelos, 1865, óleo sobre tela. Palacio Nacional, SHCP


Entre sus primeras declaraciones en el momento de ser capturado, José María Morelos, el ex cura de Carácuaro, debió explicar las razones que lo llevaron a convertirse en líder militar y político de la lucha insurgente. Al contestar que sólo cumplía las órdenes que le comunicó Miguel Hidalgo, los realistas le exigieron detallar las instrucciones que, se darían cuenta entonces, llevaba grabadas en la memoria desde hacía más de cinco años, como marcas de fuego: que se introduciría un gobierno americano y habría que desplazar a las autoridades españolas de todos los puestos de mando. A él correspondía, en su carácter de lugarteniente por la costa sur, tomar, en primer lugar, el puerto de Acapulco y recibir el gobierno y las armas de los que fueron sus dueños por todos los sitios que tocara, dejando en su lugar a autoridades americanas. Para sostener a sus tropas, embargaría los bienes de los europeos, y a estos los enviaría a la intendencia más cercana, donde serían confinados, dando lugar a los casados para que se reuniesen con sus familias, para que cada uno marchase a su tierra o a una isla. Era un plan teóricamente pacífico, pero sabemos que la violencia se había liberado desde el principio por parte de los dos bandos contendientes, como suele suceder en semejantes episodios históricos, sin importar el siglo, las personas, las naciones o las circunstancias.

Entrevista entre Hidalgo y Morelos (640x367)

Rafael Gallegos, Encuentro entre Miguel Hidalgo y Costilla y José Ma. Morelos y Pavón, 1953, óleo sobre tela, Museo Casa de la Constitución de Apatzingán, Apatzingán, Michoacán

Las instrucciones de Hidalgo a Morelos y al resto de los comandantes de las divisiones, si bien eran claras en cuanto a la meta de independencia que anhelaban, no iban más allá de los pasos iniciales para desatar la guerra por todo el territorio. ¿Qué era lo que había que hacer después? Desde la captura de los primeros caudillos, el 21 de marzo de 1811, fecha en que iniciaron sus lamentables prisiones y un proceso militar que culminó con la ejecución de la mayoría, el 26 de junio, y el cura Hidalgo, que no tendría un fin diferente, pero que, además, debió sufrir luego un largo proceso eclesiástico, hasta el 30 de julio, fecha de su fusilamiento, el resto de los rebeldes, a pesar del desánimo, no olvidaron el objetivo del movimiento. ¿Cuál de los comisionados lo encabezaría? Al principio tomó la estafeta el abogado de Tlalpujahua, Ignacio L. Rayón, quien fuera secretario de Hidalgo. Formó la Suprema Junta Nacional Americana o Junta de Zitácuaro y un proyecto constitucional, pues así interpretó los deseos manifestados por Hidalgo al final de su manifiesto contra el edicto de la Inquisición, el 15 de noviembre de 1810, de reunir un congreso que se componga de representantes de todas las ciudades, villas y lugares de este reino con el propósito de dictar las leyes más urgentes y necesarias para la reforma del gobierno. Rayón dirigió entonces la insurgencia copiando el patrón de las juntas surgidas en la península ibérica con el fin de hacer frente al invasor francés, las cuales, además, regían en ausencia del monarca secuestrado por Napoleón. Pensó, al igual que gran parte de los insurgentes y de los seguidores de la causa en la Nueva España, que Fernando VII era la inocente víctima de la ambición del Gran Corso y, por lo mismo, declaró que luchaba por preservar el trono del rey Borbón español contra las autoridades impuestas por el invasor francés, las cuales también suponía infiltradas en el virreinato novohispano, o muy cerca de establecerse en él. No fue sino hasta el regreso a España de dicho rey, apodado El Deseado, en 1814, poco después de revelar su verdadero carácter al desconocer la Constitución de Cádiz, que Rayón y muchos otros rebeldes se convencieron de que debían luchar por la independencia absoluta y no por cuidar el trono de ningún monarca español.

[…]
Para leer el artículo completo, consulte la revista BiCentenario.

Correo del Lector #24

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 24.

CARTAS

¿Es cierto que la escultura de la Diana Cazadora que hoy se yergue en el Paseo de la Reforma no es la original?

Chilango orgulloso

Diana Cazadora acercamiento (315x480)Así es. Y el porqué es muy interesante. La Fuente de la Flechadora de las Estrellas del Norte, mejor conocida como Diana Cazadora, fue inaugurada en 1942 pero la desnudez de la figura recibió tales críticas de los sectores conservadores que al año siguiente su creador, Juan de Olaguíbel, debió cubrirla con un taparrabos de bronce. La mentalidad cambió con los años de modo que en 1967 el escultor aprovechó los próximos Juegos Olímpicos de México para persuadir al entonces regente Alfonso Corona del Rosal de retirarla. Como la estatua sufrió daños en el proceso, se decidió fundir una nueva para que ocupara su lugar y a fin de evitar la destrucción de la original, el regente se la compró al artista, donándola a Ixmiquilpan, Hidalgo, su pueblo natal, donde desde 1970 se la ve sobre una fuente.

POR AMOR A LA HISTORIA

Situada en lo que fuera el Portal de Peregrinos del convento de San Gabriel en la ciudad de Cholula, la Biblioteca Franciscana, con más de 24 000 volúmenes de los siglos XVI al XIX, es uno de los fondos bibliográficos y documentales más importantes del centro del país. Resultado del esfuerzo conjunto de la Universidad de las Américas Puebla y de la Provincia Franciscana del Santo Evangelio de México, posee obras cardinales del pensamiento novohispano así como textos de historia, ciencias, matemáticas, literatura, filosofía, gramática y retórica, escritos principalmente en latín y español antiguo.

Más tamaños _ Biblioteca Franciscana _ Flickr_ ¡Intercambio de fotos!_Page_2 (480x359)

¿SABÍAS QUÉ…?

Azotea verde INFONAVIT (480x359)El edificio del Infonavit, al sur de la ciudad de México,cuenta con una azotea verde de 5 265 metros cuadrados, que la ubica como la más grande de América Latina y la tercera del continente después de otras similares localizadas en Quebec y Chicago. Tiene 2 012 metros cuadrados de áreas verdes, donde están representados tres ecosistemas: bosque alto, desierto y trópico. El resto lo ocupa la pista para correr, zonas de descanso, yoga y de fumar, paseos, baños con regaderas y vestidores, un espejo de agua con peces y un huerto..

RELOJ DE ARENA

13 de junio de 1814
Royal_Monogram_of_King_Fernando_VII_of_Spain.svgUn correo extraordinario de Perote llega a las seis de la tarde a la ciudad de México con papeles para el virrey Calleja, en los que se le da a conocer una carta del rey Fernando VII, quien recién llegado a Gerona después de su prisión en Francia, hace saber a sus súbditos que está perfectamente bueno gracias a Dios, y que es para él de mucho consuelo verme ya en mi territorio en medio de una nación y de un ejército que me ha acreditado una fidelidad tan constante como generosa.

28 de junio de 1864
Emperador Maximiliano (325x325)A su llegada a Veracruz, el emperador Maximiliano de Habsburgo expresa su alegría por el hecho de que, por una mayoría espontánea, se le pidiera velar por el destino de México. Dice estar persuadido de que Dios le ha dado la noble misión de dedicar toda su fuerza y corazón a un pueblo deseoso de paz y bienestar que, habiendo asegurado gloriosamente su independencia, quiere ahora gozar de los frutos de la civilización y del verdadero progreso.

26 de junio de 1914
Adm Frank F Fletcher (480x350)Como comandante militar de Estados Unidos en la ciudad de Veracruz y territorio contiguo, el almirante Frank Fletcher proclama la ley marcial, ya que las autoridades federal y estatal le han dicho que no seguirán en el desempeño de sus labores y porque si bien los pares locales están dispuestos   a seguir atendiendo los intereses de sus conciudadanos, las leyes y disposiciones municipales no son suficientemente amplias para hacer efectivas muchas funciones indispensables al gobierno.

26 de junio de 1964
Tlaloc Completa (480x320)El monolito de Tláloc, de siete metros de altura y 167 toneladas de peso, sale de San Miguel Coatlinchán, Texcoco, a las tres de la mañana, tirado por dos remolques, protegido por militares, policías de caminos, arquitectos y arqueólogos. A la velocidad de cinco kilómetros por hora se dirige al D. F., a donde llega al anochecer, bajo una tormenta que causa inundaciones, y que algunos atribuyen al dios del agua. Al alba del 17, Tláloc es colocado frente al Museo Nacional de Antropología en Chapultepec.

Si desea contribuir al correo del lector, mándenos sus escritos a:  bicentenario@institutomora.edu.mx

Sumario #24

EDITORIAL

CORREO DEL LECTOR

ARTÍCULOS

1_Morelos_1 (2) (120x120)El sueño de José María Morelos
Miguel Ángel Fernández Delgado

Alegoria del progreso industrial, 1852 frimado M M A ParAi??s (119x120)El milagro curativo de la electricidad
Paulina Martínez Figueroa

BodegA?n [Detalle] MUNAL (1043x1280) (120x120)Los chiles en nogada. Luminaria de la cocina poblana
Graziella Altamirano Cozzi

Las lobas del ring  cartel (863x1280) (100x100)El cine mexicano de luchadores
Martín Josué Martínez Martínez

doc00073820140718112439 - copia (100x100)Clausell, cárcel y fuga de un periodista crítico del porfiriato
Fausta Gantús

(Baja) Hotel La Bella VistaEl porfiriato y la revolución a los ojos de una dama inglesa
María Eugenia Arias Gómez

DESDE HOY

Mujeres zapatistas - copia (80x80)El EZLN a dos décadas de su surgimiento
Diana Guillén

DESDE AYER

Planta de la fortaleza de San Carlos Perote - copia (80x80)La fortaleza de San Carlos Perote
Jairo Eduardo Jiménez Sotero

TESTIMONIO

completo-PagsPDF-BiCentenario24 (1)_Page_72 - copia (80x80)Porfiriato a la carta
Donají Morales Pérez

ARTE

Partitura Melesio M., Puebla - copia (80x80)Melesio Morales gana su lugar en la ópera del siglo XIX
Cecilia Vargas Ramírez

CUENTO HISTÓRICO

Penitenciaria, En MAi??xico su evoluciA?n social, MAi??xico, J, Basllesca y CompaAi??Ai??a 1902 - copia (60x60)Mariposas al vuelo
Gloria María Fulladosa Morales

ENTREVISTA

1960-1961ACADEMICO CONRADO ZUCKERMANN DUARTE Academia Mexicana de Cirugia A.C. - copia (120x120)Conrado Zuckermann, el inicio de una vocación médica
Ramón Aureliano

SEPIA

19211022 El abuelo en Orizaba (1) (1) - copia (120x120)Pasiones de un maquinista
Darío Fritz