Robert Capa, mensajero del tiempo

En revistaAi??BiCentenario. El ayer y hoy de MAi??xico, nA?m. 27.

Rebeca Monroy Nasr
DEH-INAH

Centenares de negativos de la guerra civil espaAi??ola se perdieron durante casi siete dAi??cadas. Por extraAi??as coincidencias ese tesoro apareciA? en MAi??xico hace ocho aAi??os. Sus autores, Robert Capa, Gerda Taro y su amigo David Chim Seymur, murieron sin saber de ellos. Capa pasA? por MAi??xico durante las elecciones presidenciales de 1940 donde dejA? una huella tan invaluable como lo fueron sus coberturas de guerra o los retratos de los personajes de aquellos tiempos.

???????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Robert Capa en NormandAi??a, 1944. Ai??Robert Capa/Magnum Photos/Latinstock MAi??xico.

El fotorreportero hA?ngaro Endre ErnAi?? Friedmann,Ai??mejor conocido por el seudA?nimo RobertAi??Capa, llegA? a MAi??xico, maleta en mano,Ai??en abril de 1940. Su visita no fue sA?lo unaAi??casualidad del destino. La necesidad de salirAi??de Estados Unidos para tramitar su visa deAi??residente lo llevA? a lo que fue una cita con laAi??vida, como dijera Jorge Luis Borges.

En esos aAi??os, MAi??xico tenAi??a cierta resonanciaAi??en el exterior. La revoluciA?n de 1910Ai??estaba aA?n cercana, y el rAi??gimen de LA?zaroAi??CA?rdenas habAi??a desatado las pasiones deAi??los empresarios extranjeros al nacionalizar elAi??petrA?leo y su industria. Pero tambiAi??n estabaAi??muy presente la polAi??tica de puertas abiertasAi??para cientos de refugiados que escapaban deAi??la guerra civil espaAi??ola, despuAi??s de un periodoAi??de regocijo y alegrAi??a republicana, como lo haAi??mostrado Dolores Pla en sus estudios. TodoAi??ello habAi??a mostrado una nueva cara de MAi??xicoAi??en el entorno internacional del periodoAi??de entreguerras en Europa. SerAi??a una huellaAi??irrepetible y profunda.

El joven Capa llegA? a MAi??xico a los 27 aAi??osAi??con materiales fotogrA?ficos vAi??rgenes y frescos,Ai??y una gran experiencia en la cobertura de guerra.Ai??Ya habAi??a estado en el conflicto chinoai??i??japonAi??s,Ai??asAi?? como en la resistencia y derrumbeAi??de la repA?blica espaAi??ola. En esas tierras captA?Ai??a los combatientes vencidos, a sus mujeres yAi??niAi??os caminando en 1939 hacia los campos deAi??refugio en Francia, que con el tiempo se convirtieronAi??en campos de concentraciA?n por lasAi??pAi??simas condiciones de vida que tuvieron allAi??.Ai??Es importante mencionar que Capa arribA? aAi??MAi??xico despuAi??s de sufrir una de las pAi??rdidasAi??mA?s dolorosas, su esposa y colega, la fotA?grafaAi??alemana Gerda Taro.

Gerda Taro y Robert Capa, ParAi??s 1936. Ai??Corbis / Latinstock MAi??xico.

Gerda Taro y Robert Capa, ParAi??s 1936. Ai??Corbis / Latinstock MAi??xico.

Mujer de talante audaz, Gerda PohorylleAi??habAi??a nacido en Stuttgart el 1 de agosto deAi??1910, y se darAi??a a conocer por el seudA?nimoAi??de Gerda Taro. Fue creadora de temas fotogrA?ficosAi??poco trabajados anteriormente enAi??materia de fotoperiodismo y vida cotidiana,Ai??aunado al uso de formas poco convencionalesAi??en sus imA?genes. Ella le inventA? el seudA?nimoAi??de Robert Capa a Endre ErnAi?? Friedmann yAi??le ayudA? a vender sus trabajos a precios exorbitantes, dada su supuesta exclusividad, conAi??lo que lograron insertar las imA?genes en laAi??revista Vu. Eran grandes cA?mplices que compartieronAi??los rollos, las cA?maras, las lentes, laAi??pijama y la vida.

Gerda Taro morirAi??a de forma accidentalAi??en El Escorial, el 26 de julio de 1937, despuAi??sAi??de hacer un gran fotorreportaje de la batallaAi??de Brunete, ganada por los republicanos, yAi??que le darAi??a una importante presencia en elAi??medio editorial de la Ai??poca. A tan sA?lo unaAi??semana de cumplir 27 aAi??os, cuando se retirabaAi??del frente de guerra un tanque republicano laAi??atropellA? al caerse del estribo del coche en elAi??que viajaba. Fue un golpe terrible para el fotoperiodismoAi??y especialmente para Capa, quienAi??nunca se sobrepuso a su pAi??rdida. Se consideraAi??que Taro fue la primera mujer fotorreportera que muriA? en un frente de guerra.

Ante la avanzada de las fuerzas franquistasAi??y el temor de perder sus trabajos de la guerraAi??civil, los jA?venes Capa y Taro junto con otroAi??colega, el polaco David Seymur, mejor conocidoAi??como Chim (nacido en Varsovia el 20Ai??de noviembre de 1911 y fallecido en Qantara,Ai??Egipto, el 10 de noviembre de 1956), preservaronAi??los negativos de 35 mm. en cajas de cartA?nAi??a las que les hicieron divisiones internasAi??para evitar que se rayaran y confundieran. AAi??cada uno de los rollos lo registraron con datos,Ai??nombres y fechas, y los colocaron en perfectoAi??orden para que fueran resguardados por algA?nAi??colega, amigo o compaAi??ero de ruta. El valiosoAi??material nunca se supo a quiAi??n fue entregado. Durante casi 70 aAi??os aquel tesoro estuvoAi??perdido, a pesar de las incansables bA?squedas que hicieron en vida los propios Capa y Chim,Ai??sobrevivientes de la guerra, estudiosos, curadoresAi??e historiadores de las imA?genes. SerAi??a enAi??MAi??xico donde fue hallado el material en 2007.

Robert Capa 937

Manifestantes durante la campaAi??a presidencial de Manuel A?vila Camacho, MAi??xico 1940. Ai??Robert Capa/Magnum Photos/Latinstock MAi??xico.

A MAi??xico fueron a dar, de manera extraAi??a,Ai??de mano en mano: de un combatiente republicanoAi??a un militante, de un embajador de laAi??cultura a un cineasta. Los 126 rollos cuidadosamenteAi??guardados, anotados y seAi??alados queAi??estuvieron perdidos desde 1939, se conocieronAi??como la Maleta Mexicana, por su residenciaAi??insospechada de dAi??cadas.

[...]
Para leer el artAi??culo completo,Ai??suscrAi??base a la revista BiCentenario.