Villa y Zapata. Metamorfosis de una fotografía

Guadalupe Villa G. / Instituto Mora

BiCentenario # 8

 

Entre las miles de imágenes que se tomaron a lo largo de la revolución mexicana, sólo unas pocas se convirtieron en íconos o referentes de un momento histórico trascendental. Es el caso de la fotografía de Francisco Villa y Emiliano Zapata, tomada en Palacio Nacional en diciembre de 1914 cuando, rodeados de colaboradores y simpatizantes, el primero se arrellanó sobre uno de los símbolos más emblemáticos del poder político en México: la silla presidencial.

Captura de pantalla 2013-09-20 a las 20.09.26

Luego del asesinato de Francisco I. Madero, Villa se adhirió al movimiento constitucionalista. Zapata, por su parte, no reconoció el Plan de Guadalupe, manteniéndose como jefe del Ejército Libertador del Sur. Tras las victoriosas batallas de la División del Norte que determinaron la derrota del ejército federal, las relaciones entre Villa y Venustiano Carranza se volvieron tensas, por lo que  –en busca de un avenimiento–, los generales de la División del Noreste, al mando de Pablo González, promovieron las conferencias de Torreón, proponiéndose una convención de generales y gobernadores revolucionarios. Del 1 al 5 de octubre se celebraron reuniones en la capital del país; y a partir del 10 de octubre en el teatro Morelos de la ciudad de Aguascalientes se iniciaron las sesiones preliminares de la convención en la que todos los grupos revolucionarios estarían representados. Lejos de llegar a un avenimiento, se agudizaron las contradicciones entre villistas, zapatistas y Venustiano Carranza. Roto todo vínculo, la Convención Revolucionaria nombró presidente provisional a Eulalio Gutiérrez y acordó el cese de Carranza como primer jefe del Ejército Constitucionalista y de Villa como jefe de la División del Norte, no obstante, éste último fue designado jefe del Ejército Convencionista. Con su investidura emprendió la marcha rumbo a la Ciudad de México, cuya vanguardia llegó al pueblo de Tacuba el 28 de noviembre de 1914. Cuatro días antes habían arribado los zapatistas, quienes establecieron su cuartel general en Xochimilco. El general Villa se unió a sus avanzadas el 2 de diciembre y paulatinamente fueron incorporndose a la ciudad capital los miembros de la comisión permanente convencionista, entre ellos, el presidente provisional Eulalio Gutiérrez.

Captura de pantalla 2013-09-20 a las 20.10.27

El primer encuentro entre Villa y Zapata ocurrió en Xochimilco. La escuela municipal dio cabida a estos líderes. Un testigo describe así el suceso:

En la habitación no había más que pocas sillas; los generales Villa y Zapata se sentaron ante una gran mesa oval, y pudo verse el marcado contraste entre ellos [...] Villa, alto, robusto, con unos noventa kilos de peso, tez casi roja como la de un alemán, tocado con casco inglés, un grueso suéter café, pantalones color caqui, polainas y gruesos zapatos de montar. Zapata [...] con un inmenso sombrero que por momentos daba sombra a sus ojos de modo que no era posible distinguirlos, piel oscura, rostro delgado, mucho más bajo que Villa y con unos sesenta y cinco kilos de peso. Llevaba un saco negro, una gran pañoleta de seda azul claro anudada al cuello, una camisa de intenso color turquesa, y usaba alternativamente un pañuelo blanco con ribetes verdes y otro con todos los colores de las flores. Vestía pantalones de charro negros, muy ajustados, con botones de plata en la costura exterior de cada pierna. Villa no llevaba ningún tipo de joya ni color alguno en sus prendas [...] fue interesante y divertido ver a Villa y Zapata tratando de hacer amistad. Durante media hora se quedaron sentados en un incómodo silencio, ocasionalmente roto por algún comentario insignificante, como novios de pueblo.

 [...]

Para leer el artículo completo, suscríbase a la Revista BiCentenario.

PARA SABER MÁS:

  • ARNOLD BELKIN, Para disfrutar el infinito: homenaje a Arnold Belkin, México, Museo Universitario del Chopo, 1998
  • JOHN REED, México insurgente, México, Grupo Editorial Tomo, México, 2007.
  • Ver Reed, México insurgente, México, 1972. Dir. Paul Leduc (vídeo).
  • Visitar el Museo Nacional de Historia, donde se encuentra la pintura de Belkin en gran formato.