Archivo de la etiqueta: Fernando VII

La diputación novohispana en las Cortes de Madrid

Carlos Cruzado Campos
UNAM

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 14.

SesiA?n de apertura de las cortes, 1820 (Museo Municipal de Madrid) (640x456)

Las modernas Cortes españolas, lugar para la representación política surgido a partir de la invasión napoleónica, tuvieron dos momentos históricos en relación con la Nueva España: las Cortes reunidas en Cádiz entre 1810- 1814, que promulgaron la Constitución de 1812, y las Cortes del trienio liberal reunidas en Madrid de 1820 a 1823, tras el golpe militar que Rafael de Riego, el héroe del liberalismo español, asestara a la monarquía absoluta de Fernando VII para restablecer el orden constitucional gaditano, que había sido cancelado en 1814 cuando inició el llamado sexenio absolutista. Los historiadores mexicanos han concedido poco espacio a los diputados novohispanos en estas reuniones parlamentarias. En términos generales se dice que hubo una representación escasa, tanto en número, como en lo relativo a su participación política. A través de estas líneas, comprobaremos que estas afirmaciones merecen por lo menos un matiz distinto.

El proceso electoral

Para entender mejor la elección de los parlamentarios novohispanos conviene señalar que el proceso se presentó en lugares y fechas distintas. Los trabajos de las Cortes arrancaron en el mes de julio de 1820; de igual forma que había pasado con las Cortes gaditanas de 1810, para que las provincias de Ultramar no se quedaran sin representación mientras hacían su arribo los diputados propietarios, el día 29 de mayo se llevó a cabo en Madrid una primera elección de 30 diputados suplentes. Por la Nueva España fueron electos José Mariano Michelena, José Miguel Ramos Arizpe, Juan de Dios Cañedo, José María Couto, Francisco Fagoaga, José María Montoya y Manuel CortA?zar, personajes que en ese momento radicaban en la península y quienes participaron desde el inicio en las sesiones del congreso.

La otra parte del proceso electoral, un complejo mecanismo que dividía la elección en tres niveles: parroquia, partido y provincia, se celebró desde los primeros días de junio en todo el territorio de la Nueva España. De acuerdo con la Constitución de Cádiz, habróa un diputado en cada provincia por cada 70,000 almas, es decir, aquellas personas en cuyo linaje no hubiera sangre africana. El primer lugar donde se verificó la elección fue Yucatán; en el mes de agosto se eligieron los primeros nueve diputados. Sólo asistirían cuatro, entre ellos estaba Lorenzo de Zavala, quien antes de salir con rumbo a España había pasado algunas horas en prisión, debido a sus conflictos con el comandante militar de Yucatán.

Unos días después en Guadalajara, fueron electos seis representantes, todos eclesiásticos, y todos partícipes en las Cortes. En Zacatecas, de los tres electos sólo hizo el viaje Bernardo del Castillo, dos prominentes abogados no integraron la asamblea: Juan José Flores Alatorre y Pedro Vélez, quien ocuparía por algunas semanas el Ejecutivo de México durante 1829.

En las Provincias Internas de Occidente, huboAi??tres juntas electorales. Una defifiniA? a los diputados por Sonora y Sinaloa ya en el mes de noviembre; de ellos solo asistiA? JosAi?? QuirA?s y MillA?n. Durango y Chihuahua eligieron dos representantes, aunque ninguno participA? en las Cortes. Fue el mismo caso del lejano reino de Nuevo MAi??xico, donde desde septiembre se eligiA? a Pedro Bautista Pino, quien estuvo en las Cortes de CA?diz, pero al final decidiA? no volver a EspaAi??a.

En las lejanas y poco pobladas Provincias Internas de Oriente, formadas por Nuevo León, Nuevo Santander, Coahuila y Texas, la elección se llevó a cabo en el mes de octubre de 1820; en Monterrey, los representantes electos fueron Juan Bautista Valdés, eclesiástico, y el militar Felipe de la Garza, quien no hizo el viaje; años más tarde tendría intervención directa en el fusilamiento de Agustón de Iturbide.

[...]
Para leer el artículo completo, consulte la revista BiCentenario.