Fototeca Pedro Guerra

Cinthya Edisa Cruz Castro y Ricardo Pat Chan
Fototeca Pedro Guerra


En revista BiCentenario. El ayer y hoy de MAi??xico, nA?m. 35.

La visita a MAi??rida de Porfirio DAi??az en 1906, la campaAi??a de Francisco I. Madero y Pino SuA?rez en la regiA?n, las giras de Salvador Alvarado y el ejAi??rcito constitucionalista, el arribo de Plutarco ElAi??as Calles, movimientos polAi??ticos y sociales en el estado, asAi?? como fotografAi??as artAi??sticas o arqueolA?gicas, que llegan hasta dAi??cadas recientes, forman parte de este acervo de mA?s de 500 000 imA?genes, resguardadas en la Universidad AutA?noma de YucatA?n.

Retrato_familia_Guerra_1200_958

La historia de la fotografAi??a en YucatA?n tiene su origen en el temprano siglo XIX, a pesar del alejamiento y la condena de ai???provincianaai??? que le legA? su ubicaciA?n geogrA?fica. Ese ai???provinciaAi??lismoai??? le otorgA?, pese a la sorpresa de algunos historiadores e investigadores de la imagen, las facilidades para que en abril de 1841 llegara el primer fotA?grafo a la penAi??nsula yucateca: el barA?n Emmanuel von Friedrichsthal, agregaAi??do diplomA?tico de la delegaciA?n austriaca en Estados Unidos, por recomendaciones de AleAi??jandro von Humboldt y W. Hickling Prescott, quienes estaban deslumbrados por los ai???maraviAi??llososai??? vestigios arqueolA?gicos que existAi??an en la penAi??nsula de YucatA?n. Su nombre aparece citado en un artAi??culo periodAi??stico de El Museo Yucateco (1841) donde se explica que, atraAi??do por la arqueologAi??a, el barA?n llevA? consigo una cA?mara para hacer tomas al daguerrotipo de las ai???ruinasai??? mayas, con el propA?sito de ai???dibuAi??jar sus edificiosai??? y posteriormente mostrar sus imA?genes en la Academia de ParAi??s. El barA?n fue el primer daguerrotipista en YucatA?n, que ofreciA? comercialmente el trabajo de retratos, llegando a establecer un comercio fotogrA?fico en la capital yucateca en tiempos tan tempranos como 1841. Como habAi??a comprado el diseAi??o francAi??s acromA?tico y realizado pruebas con John William Draper, profesor de quAi??mica en la Universidad de Nueva York, quien a su vez habAi??a experimentado con la nueva tecnologAi??a, Friedrichsthal produjo buenas imA?genes, con buen dominio de la tAi??cnica, pese a sus consAi??tantes quejas por el clima y los vientos, que le causaban complicaciones en el momento de hacer tomas externas.

Otros extranjeros que visitaron YucatA?n y utilizaron daguerrotipos para obtener imA?Ai??genes de las ruinas mayas fueron el viajero y escritor estadunidense John Loyd Stephens y el grabador y dibujante inglAi??s Frederick CaAi??therwood, quienes emprendieron dos viajes a YucatA?n, el primero en 1839 y el segundo en 1842. Catherwood recurriA? a la cA?mara lA?cida drawing, sistema antecesor de la fotografAi??a con la cual numerosos viajeros, corresponsales grA?ficos, cientAi??ficos del nuevo y el viejo mundo realizaron dibujos de gran calidad.

Estudio_Pedro_Guerra_1200x849

No tardA? mucho para que los yucatecos mismos comenzaran a practicar este arte, entre ellos, la familia Espinosa RendA?n (1860-1863) y los Guerra (1877-1970), quienes hicieron de la fotografAi??a una tradiciA?n que es practicada hoy en dAi??a. Los A?ltimos perduraron mA?s de 90 aAi??os en el mercado yucateco, siendo la fotografAi??a de estudio la mA?s practicada. ReAi??trataron la fisonomAi??a de YucatA?n, cada yucaAi??teco (nos atreverAi??amos a decir que 80%) fue fotografiado por ellos. A la fecha se conservan poco mA?s de 250 000 imA?genes de su autorAi??a en la Fototeca Pedro Guerra, de la Facultad de Ciencias AntropolA?gicas de la Universidad AutA?noma de YucatA?n.

Esta fototeca surgiA? del Estudio Guerra, fundado en 1877 por Pedro Guerra JordA?n y el espaAi??ol JosAi?? Huertas, originalmente llamado FotografAi??a ArtAi??stica y CAi??a., y donde Guerra aprendiA? el oficio. Poco tiempo despuAi??s, por motivos personales, Huertas dejarAi??a la ciudad ai??i??anunciA?ndolo en la prensaai??i?? y Guerra JordA?n adquirirAi??a el estudio, a cambio de enseAi??arle la tAi??cnica de colodiA?n hA?medo.

Guerra compartAi??a la visiA?n del progreso porfirista, asAi?? como una ideologAi??a tradicionaAi??lista y ortodoxa, acorde a su periodo de forAi??maciA?n social en la segunda mitad del siglo XIX. Estos aspectos se verAi??an reflejados en la mayor parte de su trabajo fotogrA?fico: desde los retratos que mostraban la moda europea y los objetos que buscaban resaltar la actitud refinada de la clase ai???pudienteai???. La fama de Guerra crecerAi??a a la par que la de la clase poAi??lAi??tica, la cual compartAi??a su visiA?n del progreso, lo que se expresA? claramente durante la visita del general Porfirio DAi??az a la ciudad de MAi??riAi??da en 1906, y en la que el fotA?grafo cubriA? la llegada del presidente al puerto de Progreso y las cenas otorgadas en las casonas de los hacendados, punto mA?ximo del afrancesado sAi??quito porfiriano. Guerra implementA? mAi??Ai??todos modernos y la utilizaciA?n de materiales sensibles como la placa seca de gelatina, que acelerA? el tiempo de la toma en la fotografAi??a; tambiAi??n llegA? a desarrollar la toma nocturAi??na por medio de polvos de magnesio, hecho novedoso para la Ai??poca. DespuAi??s de 34 aAi??os frente al estudio, falleciA? el 29 de octubre de 1917 quedando a cargo del negocio familiar su hijo, Pedro Guerra Aguilar, quien seguirAi??a en parte las prA?cticas, tAi??cnicas y costumbres fotogrA?ficas de su padre, logrando consolidar la fama del Estudio Guerra, incluso a travAi??s de asociaciones fotogrA?ficas para compartir tAi??cnicas y procesos para formar nuevos fotA?Ai??grafos. Guerra Aguilar introdujo novedosas y rA?pidas tAi??cnicas de copiado como el Fotostat y complementA? el taller de fotograbado meAi??diante la inclusiA?n de una gran imprenta. Su legado serAi??a inmenso, puesto que a la par de los avances tecnolA?gicos que introducAi??a, los daba a conocer en medios fotogrA?ficos, como YuAi??catA?n FotogrA?fico, revista que pretendAi??a ayudar a los aficionados y dar a conocer los nuevos avances tecnolA?gicos, asAi?? como dar realce a la asociaciA?n que presidia y hacer accesibles los conocimientos que permitieron dar mayor impulso al auge fotogrA?fico en la penAi??nsula.

Mujeres_ciclistas_1200_784

[...]
Para leer el artAi??culo completo, consulte la revistaAi??BiCentenario.