El Zócalo en el “Día de la Independencia” Qué festejaba la gente durante el Porfiriato

Fernando Aguayo Hernández - Instituto Mora

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 3.

zocalo_indp

Un componente de primera importancia en las ideas que tenemos acerca de la historia de México es la presencia y participación popular en los procesos que han formado a nuestra nación. Sin embargo, esta idea no es compartida por todo el mundo, sino que existen posiciones que identifican la participación “no controlada” de las multitudes como sinónimo de destrucción. Se trata de un punto de vista, según el que, las élites (del dinero, la política y el conocimiento) son los actores constructivos de la sociedad, dejando a la multitud el papel de buena comparsa, cuando acata los designios de dichas élites, o el ya señalado de agente destructor cuando las contravienen.

Un caso que algunos esgrimen para ejemplificar este punto de vista es la hermosa Ciudad de México edificada en la época de Porfirio Díaz. Multitud de libros y revistas muestran a la ciudad capital poco antes de 1910 y describen los logros materiales del régimen afirmando que el “orden” impuesto a la sociedad posibilitó el “progreso” material y cultural. Es más, se nos dice que el pueblo aceptaba ese liderazgo ante tan contundentes logros y que se mostraba constantemente agradecido con los gobernantes. Entre las muchas afirmaciones, varias de ellas convertidas en mitos, que ha generado este punto de vista, existe una especial, la que pregona que gracias a la habilidad y carisma del dictador Porfirio Díaz la llamada “noche del grito” del 15 de septiembre, celebración en la que se recordaba el inicio de la independencia, fue transformada exitosamente en una fiesta para homenajearlo a él en su cumpleaños.

Para apuntalar esta idea se nos han mostrado fotografías y reproducido las crónicas de afamados literatos que consignan la popularidad de ese personaje de nuestra historia. ¿será esto cierto del todo?

En estas líneas se exponen las conclusiones a las que se llegó al analizar las celebraciones de la independencia en el Porfiriato y en particular la forma en que se nos pide que veamos las muchas fotografías que registraron esos eventos. Me refiero a imágenes como la que ilustra la portada del número tres de la Revista Centenario, en este caso una fotografía del conocido artista francés Alfred Saint-Ange Briquet que lleva por título “Fiesta en México 1894, aniversario de la independencia 16 de septiembre de 1810.” Se trata de una albúmina en formato 5 × 8 pulgadas cuyo original resguarda la Biblioteca del Museo de antropología e Historia (álbum 1072, 2212).

[...]

Para leer el artículo completo, suscríbase a la Revista BiCentenario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>