Editorial #6

BiCentenario #6

Participar en la conmemoraciA?n del bicentenario de la Independencia y del centenario de la RevoluciA?n, no sA?lo nos lleva a recordar las gestas que dejaron huella en el acontecer nacional y cuyos capAi??tulos han llenado innumerables pA?ginas de la historia mexicana, sino que nos invita a seguir hurgando en nuestro pasado, para detenernos a ver, con otras miradas y a travAi??s de nuevos primas, lo que fuimos ayer, con le propA?sito de explicarnos quiAi??nes y cA?mo somos hoy.

De cara a las conmemoraciones, en BiCentenario mantenemos el compromiso de ofrecer a nuestros lectores fragmentos y episodios, relatos, costumbres y tradiciones; vida cotidiana, formas culturales y todo aquello que nos ha dado un rostro propio.

Entre los diversos temas tratados, en este Ai??nA?mero nos remontamos a la ciudad capital de MAi??xico de los albores del siglo XX que cambia su fisonomAi??a y modifica su espacio a partir de la ampliaciA?n de sus calzadas y la modernizaciA?n del transporte, siendo escenario propicio para los tranvAi??as elAi??ctricos, los automA?viles, los camiones y hasta las bicicletas. En esta misma Ai??poca, el acontecer diario citadino se refleja en el mundo de la farA?ndula, donde el teatro de revista alcanza su mA?xima expresiA?n gracias a la presencia de exitosas mujeres empresarias que logran “mexicanizar” las tandas y forjar un gAi??nero teatral de Ai??ndole nacionalista. TambiAi??n se presentan diversas cA?psulas de vida cotidiana referentes a la evoluciA?n de la urbanidad y los buenos modales en su relaciA?n con la higiene y la salud.

En otros asuntos, se recuperan pasajes que muestran cA?mo se celebrA? la consumaciA?n del movimiento libertario en diferentes lugares y momento: Cartago, la lejana capital de Costa Rica, que formA? parte de MAi??xico, se declara en 1823 la mA?s firme partidaria del Imperio de Iturbide y cien aAi??os despuAi??s, los niAi??os mexicanos celebran el centenario como actores centrales de una campaAi??a de gobierno relacionada con la salud, la protecciA?n y el bienestar de la niAi??ez.

Como parte de nuestro pasado histA?rico, la literatura y el arte tambiAi??n estA?n presentes. El cuento en esta ocasiA?n nos remonta al MAi??xico romA?ntico de mediados del siglo XIX a travAi??s de un relato que pone al descubierto el amor ausente, el amor llorado en el cementerio, lugar donde en otro momento y rincA?n de la provincia mexicana, se habla con un lenguaje distinto del arte funerario, cuyas tallas de marmolerAi??a italiana rinden culto a la memoria de un importante personaje de la sociedad potosina.

Los aAi??os de revoluciA?n son abordados en un texto que nos narra la historia y el paradero del plan que sirviA? de bandera al movimiento constitucionalista y, para etapas posteriores, es tratado el tema que pone en evidencia la frA?gil relaciA?n entre la Iglesia y el Estado mexicano, asunto relacionado con el documento seleccionado para la secciA?n Desde ayer, que ofrece por primera vez la descripciA?n del viaje misterioso que realizA? un fraile estadunidense con el objeto de tener una reuniA?n secreta con el presidente Calles, orquestada por el embajador de Estados Unidos para mediar en el conflicto religioso en MAi??xico.

Con motivo del setenta aniversario de la llegada de los primeros refugiados republicanos espaAi??oles a nuestro paAi??s, la entrevista de historia oral recoge los recuerdos de un exiliado que habla de sus experiencias y su contribuciA?n a la vida intelectual mexicana, y la secciA?n Desde hoy invita a hacer una profunda reflexiA?n en estos tiempos en que se agotan los recursos naturales y es apremiante adquirir una conciencia ecolA?gica que nos lleve a asumir el compromiso de cuidar estos recursos en todos los actos de nuestra vida diaria.

En los diversos asuntos aquAi?? tratados, se ha aprovechado lo que el pasado nos brinda para generar nuevas historias, recuperar hechos poco conocidos y personajes hasta ahora olvidados, pero tambiAi??n para detenernos a ver nuestro presente y voltear de cara al futuro. Esperamos que estas pA?ginas los inviten a participar en esta aventura.

Graziela Altamirano Cozzi

Instituto Mora