La primera independencia de Texas. Bernardo Gutiérrez de Lara y su experimiento republicano, 1811-1813

Jesús Hernández Jaimes
Facultad de Filosofía y Letras, UNAM

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm.  20.

Samuel John Neele, North America (detalle), 1813.

Samuel John Neele, North America (detalle), 1813.

Para insurgentes como José María Morelos y Pavón, Texas no estaba considerada para integrar la nación proyectada. Formalmente pertenecía a Nueva España, pero estaba demasiado distante de la ciudad de México, escasamente poblada, pocas noticias llegaban desde allí y lo que ahí ocurría, se juzgaba, no tenía incidencia en el devenir del resto de Nueva España. Por otra parte, los estadounidenses no ocultaban sus anhelos de incorporar este territorio al suyo. Lo consiguieron unos años después. Una consecuencia de esta realidad ha sido el relativo abandono y olvido de la historia de Texas durante la insurrección iniciada en 1810. Las investigaciones de historiadores han mostrado que sus habitantes no fueron ajenos a las conmociones políticas y militares del periodo. En seguida contaremos la historia del proyecto independentista y republicano –para Texas y Nueva España– encabezado por José Bernardo Maximiliano Gutiérrez de Lara entre 1811 y 1813.

Gutiérrez de Lara nació el 20 de agosto de 1774 en la villa de Revilla, perteneciente a la provincia del Nuevo Santander –hoy Nueva Ciudad Guerrero, Tamaulipas–. No existe certeza acerca de la fecha, lugar y circunstancias en que se incorporó a la insurrección. Según la versión más popular, se reunió con Miguel Hidalgo y otros jefes insurgentes a principios de marzo de 1811 en la hacienda de Santa María, cerca de Saltillo, Coahuila. También se dice que fue nombrado teniente coronel del ejército insurgente y recibió la orden de reunir un ejército, tomar el presidio de San Juan Bautista, en la margen del río Bravo, y extender la insurgencia hacia Texas. Sin embargo, cuando supo que Juan Aldama y Juan de Salazar, enviados a Estados Unidos a comprar armas y conseguir el apoyo del gobierno de Washington, habían sido hechos prisioneros por los realistas, solicitó autorización para cumplir con la frustrada encomienda.

Bernardo GutiAi??rrez de Lara. Foto: Pablo Casanuevas

Bernardo Gutiérrez de Lara. Foto: Pablo Casanuevas

Se aprestaba a partir, cuando el 21 de marzo acaeció la aprehensión de los líderes insurgentes en Acatita de Bajón. En julio, Gutiérrez de Lara decidió seguir la insurgencia en aquellas tierras del noreste novohispano. Junto con Miguel Menchaca, oficial de milicias que se había pasado al bando insurgente, se dirigió a Estados Unidos para conseguir apoyo y armas para la guerra. En Natchitoches, Luisiana, fue bien recibido por los pobladores y sus autoridades. Ahí se despidió de Menchaca, quien intentaría realizar labores de subversión en Texas y, de ser posible, establecer un gobierno provisional. Gutiérrez de Lara continuó el viaje rumbo a Washington, a donde llegó el 11 de diciembre. El ambiente parecía sumamente favorable para su causa.

Un día antes de su arribo, la Cámara de Representantes había aprobado una resolución en la que expresaba su “amistoso” interés en la independencia de los territorios hispanoamericanos. El documento agregaba que, cuando esto ocurriera, el Senado y la Cámara favorecerían el establecimiento de “relaciones amigables e intercambio comercial” con los nuevos estados.

PARA SABER MÁS:

  • Guedea, Virginia, “Autonomía e independencia. La Junta de gobierno insurgente de San Antonio de Béjar, 1813″ en Virginia Guedea (coord.), La independencia de México y el proceso autonomista novohispano, 1808-1824, México, Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora/Instituto de Investigaciones Históricas-UNAM, 2001, pp. 135-183.
  • Milligan, James Clark, José Bernardo Gutiérrez de Lara: mexicano fronterizo, 1811-1841, Tamaulipas, Gobierno del Estado de Tamaulipas, 2010.
  • Terrazas y Basante, Marcela, “¿Aliados de la insurgencia? La temprana colaboración norteamericana en la Independencia de Méxicoai” en Alicia Mayer (coord.), México en tres momentos: 1810-1910-2010, Instituto de Investigaciones Históricas, 2007, t. II, pp. 107-120.

[...]
Para leer el artículo completo, consulte la revista BiCentenario