La muerte regresa. El cA?lera de 1850 en la ciudad de MAi??xico.

Claudia Patricio Pardo HernA?ndez
Instituto Mora

En revistaAi??BiCentenario. El ayer y hoy de MAi??xico, nA?m. 37.

La segunda epidemia del vibrio cholerae en el siglo XIX fulminA? en pocas horas la vida de Mariano Otero. El agente infeccioso atacaba a todos los sectores socuales en momentos en que se desconocAi??a cA?mo combatirlo.

La muerte llegA? al escritor ca. 1827 (640x533)

El cA?lera tuvo su origen en el valle del Ganges, en donde permaneciA? de forma endAi??mica por siglos, pero en 1817 saliA? de su nicho e iniciA? un largo recorrido que lo esparciA? por el mundo sembrando dolor y muerte en las poblaciones a las que llegaba, de ahAi?? que se le conociera como ai???el viajero funestoai??? y ai???el cA?lera amarilloai??? o ai???asiA?ticoai???. Comerciantes, viajeros, ejAi??rcitos, barcos y caravanas se encargaron de ser el ai???medio de transporteai??? del vibrio cholerae, el agente infeccioso causante de la temida enfermedad.

El cA?lera es una infecciA?n intestinal aguda que se caracteriza por fiebre elevada, diarrea y vA?mito, lo que provoca una deshidrataciA?n severa en el organismo que puede llevar a la muerte si no se atiende e hidrata adecuadamente al enfermo. Antes del descubrimiento del vibrio cholerae, por mucho tiempo, hasta la publicaciA?n de los estudios de Roberto Koch en 1884, no se supo cA?mo tratar a la enfermedad y se ignoraba la forma de contagio. La causa principal de la transmisiA?n es el agua contaminada por la bacteria.

Las ciudades decimonA?nicas, carentes de higiene, eran el lugar ideal para la diseminaciA?n de las epidemias. En el caso del cA?lera, en los nA?cleos urbanos como ParAi??s o BerlAi??n el rastro de muerte era impresionante, 18 000 y 2 000 decesos sufrieron esas ciudades, respectivamente, en 1832. La enfermedad cruzA? por primera vez el AtlA?ntico en el siglo XIX, atacA? a CanadA? en 1832, poco despuAi??s a los Estados Unidos, y de ahAi?? el paso a tierras mexicanas fue inminente. Procedente de Nueva Orleans, primero se sintiA? en Tamaulipas, de donde se comenzA? a expandir hacia el interior de la repA?blica. Casi al mismo tiempo y procedente de Cuba los otros puntos de entrada del mal fueron Campeche y YucatA?n.

En el siglo XIX el cA?lera atacA? a MAi??xico en diversas ocasiones, 1833, 1850, 1854 y 1882, causando una alta morbilidad y mortalidad entre la poblaciA?n afectada. La falta de conocimiento de su propagaciA?n, el inadecuado manejo mAi??dico ai??i??propio de la Ai??pocaai??i??, las precarias condiciones higiAi??nicas de las ciudades y de sus habitantes, la falta de agua potable y el pAi??simo manejo de las excretas humanas establecieron las condiciones propicias para que la enfermedad se volviera endAi??mica en muchos de los lugares a donde llegA?.

[...]
Para leer el artAi??culo completo, consulte la revistaAi??BiCentenario.