El seAi??or X

DarAi??o Fritz

En revistaAi??BiCentenario. El ayer y hoy de MAi??xico, nA?m. 31.

DSC07976 (640x384)

QuiAi??n no detesta estar varado en algA?n lugar, sin noticiasAi??sobre cuA?ndo continuarA? el viaje, ansioso por llegar aAi??destino y que alguien llegue para decirnos que estemosAi??en calma porque la demora va para largo. Una huelgaAi??en la aerolAi??nea, sobrecupo de pasajes, una tormenta queAi??conflictA?a llegadas y salidas, son razones suficientesAi??para echar a andar la verborragia del desencanto. LaAi??impotencia toma cuerpo de enojo y derroche de bilis,Ai??mientras las agujas del reloj pasan a cuentagotas. El seAi??orAi??de barba de candado da sus explicaciones al grupo, atentoAi??a que le resuelva su encrucijada. La calma no se ha roto.Ai??Hay atenciA?n, pero no se ve exasperado. La sufren lasAi??maletas en su funciA?n de asientos mullidos. No habAi??aAi??celulares por entonces para distraerse. A?CaminamosAi??hacia la izquierda?, podrAi??a decir el hombre con su gesto.

Era el 1 de diciembre de 1969 y aquellos jA?venesAi??que en su mayorAi??a no pasaban los 23 aAi??os estaban enAi??trA?nsito en el aeropuerto de la ciudad de MAi??xico paraAi??viajar a La Habana donde les esperaban tres meses deAi??trabajo solidario en la dura zafra cubana. En realidad,Ai??fueron cerca de un centenar que pasaron por allAi?? desdeAi??el 28 de noviembre, provenientes de Chicago, CaliforniaAi??o Misuri, y el abogado neoyorquino William CraigAi??cumplAi??a su papel de bombero ante las inclemencias deAi??la guerra frAi??a. El peligro de una detenciA?n o la posibilidadAi??de que fueran regresados era real. Evitarlo era suAi??misiA?n. Por eso los servicios secretos mexicanos marcaronAi??con una X sobre la cabeza de Craig para seAi??alarlo.Ai??Ellos mismos tomaron la foto de aquel hombre al queAi??le seguAi??an todos sus pasos desde dAi??as anteriores en queAi??se alojA? en un hotel en el Centro HistA?rico. Es posibleAi??que Craig les estuviera explicando que en grupos deAi??cinco debAi??an ir a una oficina del aeropuerto donde laAi??DirecciA?n Federal de Seguridad (DFS) les tomarAi??a unaAi??foto conjunta para ser fichados. Algunos quedarAi??anAi??registrados con un nA?mero sobre el pecho como si entraranAi??a un reclusorio.

PodAi??an sospecharlo o mantener algo de inocencia,Ai??pero la foto de cada uno de ellos tendrAi??a como destinoAi??tambiAi??n la oficina en MAi??xico de la CIA, a tono con laAi??cooperaciA?n permanente que se daba desde que a finalesAi??de los aAi??os cuarenta el gobierno de Harry TrumanAi??ayudA? a que las pesquisas anticomunista mexicanasAi??fueran eficientes.

La ai???Brigada Venceremosai???, que integraban estos estudiantes,Ai??profesores, carpinteros, heladeros o contadores,Ai??segA?n le declararon a la DFS, pretendAi??a romper elAi??bloqueo econA?mico a Cuba y hacerle ver a su gobiernoAi??que ai???el pueblo estadunidense desea la amistad con todosAi??los pueblosai???. Fue una quimera aquello como sabemos.Ai??Tuvieron que pasar mA?s de 55 aAi??os para que la relaciA?nAi??Estados Unidos-Cuba comenzara en 2016 a tener cordura.Ai??MAi??xico fue una visagra de esos vAi??nculos duranteAi??varias dAi??cadas, desde el momento en que los hermanosAi??Castro, el Che y su gente fueran detenidos en la ciudadAi??de MAi??xico antes de emprender el viaje revolucionarioAi??en el Granma. De eso se cumplen seis dAi??cadas en junioAi??de este aAi??o. Algo que forma parte del baA?l de la Ai??pica,Ai??al igual que el viaje solidario de estos jA?venes espiadosAi??como si fueran clones de JosAi?? Stalin.