Biagi Hermanos: creadores de virtudes en San Luis Potosí

José Francisco Guevara Ruiz
Museo Francisco Cossío, S. L. P.
Revista BiCentenario #6

 

A María Esther Pérez Salas y Silvia Fernández

En el cementerio del Saucito de la ciudad de San Luis Potosí, hay un espectacular monumento funerario en mármol de Carrara, con un bello y suntuoso trabajo arquitectónico que combina varios cuerpos, columnas, bases y pedestales y es decorado con varias esculturas. Obra de los hermanos italianos Biagi, guarda para la eternidad los restos de don Matías Hernández Soberón (1907), un acaudalado hombre de negocios de esa capital. Su contenido simbólico lo hace único en el estado y la región, ya que consigue expresar el deseo de muchos potosinos de ser reconocidos, al pasar el tiempo, como seres virtuosos y, por tanto, de que sus almas alcanzaron el paraíso.

El Taller de Mármoles Italianos Biagi Hermanos se ubicaba en el número 4 de la Plaza de San Juan de Dios. Fue una de las empresas artísticas suntuarias más importantes del centro-norte de México, fundada por los artistas italianos Giuseppe, Dante y Domingo Biagi, dueños además de canteras en Carrara y un taller en Avenza, Italia. Su giro principal era la creación escultórica y la talla de elementos funerarios, arquitectónicos y decorativos en mármol de Carrara, que importaban, vendían y/o colocaban para la Iglesia y la élite local entre 1901 y 1914. Su extensa producción tuvo gran influencia y estableció una tipología estética única y valiosa, pues sus trabajos se colocaron también en Monterrey, Saltillo, Tampico, Aguascalientes y Parral.

Casi todo lo que hicieron para San Luis Potosí se localiza en los espacios públicos de la capital, tanto de uso cívico como religioso, siendo el cementerio del Saucito el lugar con más obras, seguido por la Catedral, los templos de San Agustín y el Sagrado Corazón, el Santuario de Guadalupe, la Plaza de Armas, la Alameda, los jardines de San Juan de Dios y Colón y la Antigua Penitenciaría del Estado. Sus obras se encuentran también en numerosas casas y colecciones particulares.

PARA LEER ESTE ARTICULO COMPLETO, SUSCRÍBASE A BICENTENARIO.