Archivo de la etiqueta: Nueva York

JosAi?? Juan Tablada en Nueva York. Un gestor cultural del nacionalismo

JosAi?? David PiAi??a Valenzuela
Instituto Mora

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de MAi??xico, nA?m. 34.

Recordado por sus logros literarios en tiempos del porfiriato, el poeta y escritor tuvo una participaciA?n destacada, aunque poco reconodida, como promotor de MAi??xico entre los aAi??os veinte y cuarenta. Su tarea fue la difusiA?n del arte y sus creadores en los cAi??rculos intelectuales neoyorkinos.

?????????????????????????????????????

La lucha armada que asolA? al paAi??s a lo largo de una dAi??cada provocA? a principios del siglo pasado que muchos mexicanos abandonaran el territorio. Uno de ellos fue el poeta JosAi?? Juan Tablada quien se asentA? en Nueva York, en espera de que la repA?blica mexicana recuperara la estabilidad perdida. Hacia 1921 vivAi??a en la 408 West 154th. Street, junto a su esposa Nina Cabrera. Desde ese momento, en plena madurez y con todo un prestigio literario acumulado, empezA? a relacionarse con la alta cultura neoyorquina. No le llevarAi??a mucho tiempo para desempeAi??arse en la nueva etapa de su vida como el emisario espiritual que diera a conocer futuros artistas mexicanos de la talla de los tres grandes muralistas: Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y JosAi?? Clemente Orozco.

Durante el porfiriato, el escritor habAi??a sido uno de los muchos artistas subvencionados por el rAi??gimen; y por lo tanto, aquella etapa de juventud, sonora y dorada, fue encauzada por las rAi??gidas normas de entonces. Por esos aAi??os fue un bohemio afrancesado, pero con el periodo posrevolucionario asimilA? y se adhiriA? al pensamiento de la educaciA?n nacionalista que impulsA? JosAi?? Vasconcelos. ParecAi??a que se trataba de una coyuntura oportuna que supo aprovechar muy bien, sin embargo, el alcance de la ??????????????????????????????????????????difusiA?n de la cultura mexicana, prehispA?nica y moderna, que llevA? a cabo en Nueva York ayudA? en gran medida para que dicho paAi??s reconociera al gobierno de A?lvaro ObregA?n, quien inaugurA? el comienzo del largo ciclo cultural conocido como nacionalismo; un proceso que legitimarAi??a la direcciA?n del nuevo rAi??gimen polAi??tico en el paAi??s.

Tablada partiA? de una premisa estereotipada: ai???la idea de que todos los americanos son incultos y reacios a los goces estAi??ticos es tan profundamente falsa como la que presenta a todos los mexicanos tirando balazos y dedicados al bandidaje.ai??? El contexto polAi??tico de los aAi??os veinte parecAi??a marchar a su favor. El ministro de Relaciones Exteriores era Genaro Estrada, nada menos que su primo, con quien llevara una Ai??ntima relaciA?n tanto familiar como intelectual ai??i??aquel funcionario siempre fue aficionado a la literatura y en 1916 habAi??a escrito Nuevos poetas mexicanos. Al mismo tiempo, el filA?sofo y educador JosAi?? Vasconcelos fungAi??a como secretario de EducaciA?n PA?blica. Consciente del lugar estratAi??gico en el que se encontraba, Tablada no dudA? en acercarse y entablar contacto directo con A?mbos secretarios con el propA?sito de borrar la imagen del MAi??xico conflictivo que persistAi??a entre las potencias occidentales. Poco antes, el autor de Ulises criollo, al mando de la Universidad le contestaba:

Muy querido amigo:
SeguirAi?? trabajando hasta que la comisiA?n
que usted desempeAi??a quede
bajo la dependencia de esta Universidad,
pues creo que a ella le corresponde.
SAi?? por experiencia que
Nueva York es el mejor centro para
la propaganda Latinoamericana, y
tambiAi??n sAi?? que usted es de las personas
mejor acondicionadas para
hacerlo: por ese motivo puede usted
estar seguro de que tomarAi?? con
empeAi??o su asunto.
Tiene usted razA?n al sentir que
tiene en mAi?? un amigo y que nuestra
amistad estA? colocada en un plano
independiente de la polAi??tica.

Aquella supuesta amistad, si bien no fue tan fraternal como la que entablA? a lo largo de su vida con Genaro Estrada, sAi?? conllevaba un respeto mutuo, fruto de su productiva carrera literaria. Vasconcelos en una carta lo elogiaba de esta manera:

[...]
Para leer el artAi??culo completo, consulte la revistaAi??BiCentenario.