El legado fotográfico de Cruz Sánchez

Paulina Michel
Archivo Histórico de la UNAM-IISUE

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 31.

La revolución mexicana tuvo abundantes fotógrafos, aunque pocos pudieron dar a conocer sus trabajos. Entre los que permanecen menos visibles está este alcalde de Yautepec, quien se tomó su tiempo para dejar algunas huellas revolucionarias en imágenes de varios de sus líderes como Zapata, algunos de sus enemigos y la cotidianidad de la época. Más de medio centenar de sus trabajos se encuentra resguardado en la UNAM.

GMC-0582 (800x518)

Cruz Sánchez, Retrato de grupo en el que aparece (al centro, sentado) el general sinaloense Juan M. Banderas, quien fuera delegado zapatista a la Convención de Aguascalientes, como integrante de la Comisión del Ejército Libertador, Yautepec, Morelos, 1914. IISUE, Fondo Gildardo y Octavio Magaña, Colección Gráfica y Hemerográfica.

El Archivo Histórico de la Universidad Nacional Autónoma de México (AHUNAM) resguarda 138 fondos y colecciones de muy distinta procedencia entre los que se encuentran aquellos relacionados con personajes de la revolución mexicana como Heriberto Jara, Roque Estrada Reynoso, Juan Barragán, Blas Corral, Jacinto Blas Treviño, Amado Aguirre, Francisco L. Urquizo y Gildardo Magaña,entre otros. Este último archivo contiene, entre una gran cantidad de documentos, aproximadamente mil imágenes sobre la revolución, particularmente sobre el movimiento encabezado por el general Emiliano Zapata en el estado de Morelos. Cabe señalar que este fondo ha sido llamado ahora Archivo Gildardo y Octavio Magaña Cerda, ya que reúne documentos coleccionados por ambos hermanos, además de imágenes de la gestión de Gildardo Magaña como gobernador de Michoacán entre 1936 y 1939. En esta ocasión solamente me referiré a un pequeño grupo de fotografías que se encuentran en este archivo, específicamente alrededor de las imágenes firmadas o atribuidas al fotógrafo Cruz Sánchez, oriundo de Yautepec, Morelos, quien registró este acontecimiento en una de las sedes del cuartel general de Zapata.

Con la revolución mexicana comenzó también la proliferación de fotógrafos, los cuales dieron a conocer el movimiento armado a través de las imágenes en la prensa, tanto en el país como en el extranjero. Destacaron en esta labor autores como Jesús H. Abitia, Manuel Ramos, Hugo Brehme y Samuel Tinoco, entre otros, así como las agencias fotográficas de Agustín Víctor Casasola y los prestigiados trabajos de Heliodoro Juan Gutiérrez Escobar en los estudios Fotografía H. J. Gutiérrez y The Chicago Photo Studio.

Además de las tradicionales fotografías de gabinete, el desarrollo tecnológico de entonces les permitió realizar tomas instantáneas de sucesos cotidianos y militares, los cuales fueron documentados exhaustivamente al seguir los pasos de los líderes revolucionarios, quienes a su vez utilizaban estas imágenes para promover su causa y su persona.

En el caso de Emiliano Zapata, la prensa porfirista, conservadora y crítica con el movimiento revolucionario (El Imparcial o El País, por ejemplo), se encargó de presentar en sus páginas al líder agrarista y a sus seguidores como un grupo de bandidos y rebeldes, con intenciones de arrasar a la población urbana. Fue entonces cuando se acuñó el término de “Atila del Sur” para descalificar a Zapata y alertar del supuesto peligro que representaba un ejército de campesinos.

[...]
Para leer el artículo completo, consulte la revista BiCentenario.