Correo del lector # 35

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 35.

Del muro de Facebook

Carro alegórico de la colonia japonesa en México

Carro alegórico de la colonia japonesa en México, ca. 1930.

« “Testimonio de un japonés radicado en México durante la segunda guerra mundial”, por Teiji Sekiguchi (núm. 7) Entiendo que Tatsugoro Matsumoto di­señó y construyó un jardín en la hacienda de San Juan Hueyapan, Hidalgo. No tuve el gusto de conocerlo pero cuando fue hotel y me hospedé allí, por las noches reconocí su espíritu en ese jardín, como el de un fantasma benéfico que ha ale­grado mucho mi existencia.

César Córdova

Es una historia triste. Mi bisabuelo, Jor­ge Furasawa, fue uno de los japoneses enviados a la Ciudad de México y mi abuela me platica todo el sufrimiento y las carencias que pasaron, y les cam­biaron la vida.

Ana Luisa Dávila

Fernando Soler, fotograma de Fernando Soler, El Indiano, 1954.

Fernando Soler, fotograma de Fernando Soler, El Indiano, 1954.

« “Entrevista. Fernando Soler”, por Gra­ziella Altamirano (núm. 21) Los descendientes de la dinastía Soler siguen trabajando, ahí tenemos a Cas­sandra Ciangherotti, hija del gran Fer­nando Luján, quien a su vez fue sobrino de don Fernando Soler. ¡Muchas gracias por la nota!

 

¿Sabías qué?

En el Estado de México hay una po­blación de origen otomí llamada San Francisco Magú que podría definirse como “un paraíso fiscal”. En efecto, el Ayuntamiento no percibe impuestos des­de el siglo XVIII cuando –se cuenta– el virrey Juan Antonio de Bizarrón los exentó de su pago por haberse alojado ahí, siendo esto ratificado por Benito Juárez y Luis Echeverría. A la fecha, la población contribuye con un pago anual y mano de obra para las obras públicas.

Parroquia de San Francisco Magú, Estado de México. Fotografía de Ana Rosa Suárez, 2016.

Parroquia de San Francisco Magú, Estado de México. Fotografía de Ana Rosa Suárez, 2016.

Cartas

Todos los ejemplares de la revista me gus­tan por los temas variados que abordan. A veces no he estado de acuerdo con el criterio o punto de vista de algún autor, pero es raro. Sin embargo, el número que trató de Mixcoac con Octavio Paz y el Instituto Mora como ejes, me encantó…

Por amor a la historia

La Casa de la Memoria Metropolitana, alojada en la conocida como Casa de las Ajaracas, rescata las fotografías que relatan la transformación de la Ciudad de México a través de la imagen. Cuen­ta para eso con un archivo de casi dos millones de ejemplares.

Fachada de la Casa de la Memoria Metropolitana. Fotografía de Ana Rosa Suárez, 2016.

Fachada de la Casa de la Memoria Metropolitana. Fotografía de Ana Rosa Suárez, 2016.

Reloj de arena

General Ramón Rayón, litografía.

General Ramón Rayón

2 de enero de 1817

El fuerte de Cóporo, en Michoacán, defendido por Ramón López Rayón desde 1814, se rinde ante el terrible asedio a que lo someten las tropas realistas y sin esperanza de recibir ayuda del exterior.

 

 

Retrato de Miguel Miramón, ca. 1859. Library of Congress, EUA.

Retrato de Miguel Miramón

27 de enero de 1867

Miguel Miramón ocupa la ciudad de Zacatecas con el objetivo de aprehender a Benito Juárez y sus ministros, pero estos se salvan mediante una estratagema: el carruaje del presidente toma una dirección, mientras ellos como jinetes se van por otra.

 

Anuncio de la película Pershing’s Crusaders.

Anuncio de la película Pershing’s Crusaders.

5 de febrero de 1917

Después de un año, la expedición estadunidense encabezada por el general John J. Pershing abandona el territorio mexicano por el punto llamado Palomas, en el noroeste de Chihuahua.

 

 

Vista del edificio de la Secretaría de Relaciones Exteriores en Tlatelolco. Fotografía de Ana Rosa Suárez, 2005.

Vista del edificio de la Secretaría de Relaciones Exteriores en Tlatelolco.

14 de febrero del 1967

En el edificio de la Secretaría de Relaciones Exteriores, de la Plaza de las Tres Culturas, se firma el Tratado de Tlatelolco, por el cual las naciones de América Latina y el Caribe se obligan a impedir la fabricación, re­cepción y almacenamiento de armas nucleares así como a la realización de pruebas nucleares en sus territorios. Para velar por su cumplimiento, se formó el llamado Organismo para la Proscripción de las Armas Nu­cleares en América Latina (OPANAL).

Si desea contribuir al correo del lector, mándenos sus escritos a:
bicentenario@institutomora.edu.mx