Los estudios afroamericanos y el indigenismo

Cynthia García Martínez
Instituto Mora

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 32.

El antropólogo Manuel Gamio y el médico Gonzalo Aguirre Beltrán tuvieron un papel destacado en estudiar a las poblaciones indígenas y afromexicana para ser integradas al concepto de nación.

122602

Winfield Scott, Mujeres istmeñas con cántaros sobre la cabeza, ca. 1902. Fondo C.B. Waite / W. Scott, núm. inv. 122602.

La Asamblea General de la ONU declaró al periodo de 2015 al 2024 “Decenio Internacional para los Afrodescendientes”, con la finalidad de que los Estados miembros, las organizaciones y la sociedad civil llevemos a cabo actividades a favor del reconocimiento, la justicia y el desarrollo de este grupo que ha sido históricamente marginado. Sirva esto para reflexionar en torno al surgimiento de as primeras investigaciones sobre la población de origen o con ascendencia africana en México, de dónde provino el interés en el tema y cuáles eran las ideas que se tenían en torno a esta población.

El primer estudio sobre la esclavitud de personas africanas en nuestro país fue realizado por Gonzalo Aguirre Beltrán, nacido en el municipio de Tlacotalpan, Veracruz, en 1908. Desde joven mostró interés por la historia, la literatura y la filosofía. Luego de estudiar medicina en la Ciudad de México se incorporó a los servicios de salud en su estado y realizó una investigación sobre el despojo agrario en la región. Entre 1942 y 1943 exploró documentos del Archivo General de la Nación y escribió un primer esbozo sobre la población africana en México, que mostró al antropólogo francés Alfred Métraux, quien lo puso en contacto con el estadounidense Melville J. Herskovits, uno de los afroamericanistas más importantes de la época.

Herskovits estaba formando un grupo de estudiosos latinoamericanos para que investigaran algunos aspectos del “negro” en el continente, de ahí que decidiera dirigir las pesquisas de Aguirre y que lo apoyara para conseguir una beca de la Fundación Rockefeller para finalizar su investigación. Si bien aquí pareciera que el interés en el tema sólo surgió de las preocupaciones académicas de Aguirre Beltrán y que se insertó en la corriente antropológica del vecino país del norte, quien en realidad encomendó la elaboración del estudio fue Manuel Gamio, el padre del indigenismo en México, que en aquella época era jefe del Departamento Demográfico de la Secretaría de Gobernación. En pocas palabras, el trabajo de Aguirre también formó parte de un proyecto institucional con una tendencia ideológica de viejo raigambre.

[...]
Para leer el artículo completo, consulte la revista BiCentenario.