Archivo de la etiqueta: Bicentenario

Esta semana en Twitter 2010-02-07

Visita la web de la Revista Bi…

Visita la web de la Revista BiCentenario publicada por el Instituto Mora en http://www.revistabicentenario.com.mx

Modas y censura en la Ai??poca de la independencia

AtzAi??n Julieta PAi??rez Monroy /Ai??UNAM
Revista BiCentenario #9
Captura de pantalla 2013-09-27 a las 10.25.24

Un articulista anotA? en el periA?dico Diario de MAi??xico: ai???Aunque en todos los tiempos haya reinado la moda, en el presente estA? sobre muy distinto pie su imperio: antiguamente mandaba el gusto en la moda; y hoy manda la moda en el gusto.ai??? Si bien estas palabras podrAi??an describir el impacto que las modas tienen en la sociedad actual, se publicaron en 1806 y su autor intentaba demostrar que ejercAi??an un amplio dominio en el estilo de vida de su Ai??poca.

De hecho, las modas han sido un fenA?meno signiii???cativo en las sociedades modernas, debido a que forman parte de la cultura y expresan identidades que cohesionan o distinguen a las personas segA?n pertenezcan a determinado gAi??nero, nacionalidad, clase social, grupo Ai??tnico, tendencia polAi??tica, oii???cio, profesiA?n, etc. Asimismo revelan gustos estAi??ticos, formas de pensamiento y expresiones del imaginario popular, por lo que su estudio enriquece cualquier conocimiento histA?rico. AsAi??, durante el proceso que abarca la invasiA?n napoleA?nica a EspaAi??a y la guerra de Independencia de la Nueva EspaAi??a (1808-1821), surgieron crAi??ticas y determinadas posturas hacia las modas, en funciA?n de la moral religiosa y de las preferencias polAi??ticas.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 10.27.24

Hubo una gran inii??i??uencia de la cultura y las costumbres francesas hacia EspaAi??a y de Ai??sta hacia la Nueva EspaAi??a. En las dos A?ltimas dAi??cadas del siglo XVIII en Francia habAi??a surgido la moda neoclA?sica, que cobrA? auge durante la RevoluciA?n de 1789; los revolucionarios adoptaron trajes inspirados en la antigA?edad grecorromana, en un intento por diferenciarse del estilo rococA? que identiii???caba a la nobleza. Dos prendas novedosas fueron, para las mujeres la robe en chemise, que en los lugares de habla hispana se denominA? vestido imperio o tA?nico (ajustado por debajo de los se- nos) y, para los varones, el pantalA?n, prenda que llegA? para sustituir al aristocrA?tico calzA?n y que cubrAi??a sus piernas despuAi??s de siglos de haberse exhibido. Las siluetas adquirieron verticalidad a semejanza de columnas clA?sicas y la belleza se buscA? en la sencillez. En EspaAi??a estas modas se aprecian, por ejemplo en el cuadro en que Goya pinta a la familia de Carlos IV. En la Nueva EspaAi??a, en los trajes femeninos del retrato de la familia Iturrigaray y en el uniforme que luce un soldado de Mixcoac en un cuadro de 1813, ambas obras anA?nimas. Y el pueblo, que todo lo observa, cuando en 1810 llegA? a la Nueva EspaAi??a Francisco Javier Venegas a ocupar el cargo de virrey, un pasquAi??n lo describAi??a: ai???de patilla y pantalA?n, hechura de NapoleA?nai???, sA?tira derivada de que se inspirara en NapoleA?n Bonaparte, es decir, en la moda francesa, a pesar de que en aquellos tiempos el emperador de Francia era acAi??rrimo enemigo de EspaAi??a y sus posesiones.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 10.32.57La moda se planteaba como un ai???modoai??? y no sA?lo de vestir, sino de hablar, bai- lar y hasta de hacer ciencia. El escritor JoaquAi??n FernA?ndez de Lizardi, en el periA?dico El Pensador Mexicano (1813), lo reconoce asAi??. Se reii???ere tambiAi??n al ai???imperio de la modaai???, esto es, al dominio que ejerce sobre todas las cosas, en todas partes ai??i??cabe precisar que en el mundo occidentalai??i?? y sobre todas las personas, sin importar edad o condiciA?n social. Observa asimismo una lucha generacional a travAi??s de las modas. Los viejos, dice, critican las novedades y los jA?venes las deii???enden, pero el escritor recuerda a los viejos que ellos mismos vivAi??an aferrados a otras modas, las de tiempos pasados, que en algA?n momento tambiAi??n fueron novedades.

Para saber mA?s:

LIZARDI JosAi?? JoaquAi??n FernA?ndez de, La QuijotitaAi??y su prima, MAi??xico, PorrA?a, 2009, 7. ed. (ai???Sepan CuA?ntosai???,Ai??71).

LAVER James, Breve historia del traje y la moda, Madrid,Ai??CA?tedra, 2006.

LAVA?N Lydia Ai??y Gisela Balassa, Museo del traje mexicano.Ai??Volumen V: El siglo del Imperio y la RepA?blica, MAi??xico,ClAi??o, 2002.

Pudor y liviandad. Tres siglos de moda en MAi??xico. La colecciA?nAi??del Museo Soumaya, MAi??xico, Museo Soumaya, 2003.Ai??* Visitar las secciones ai???Nacimiento de un proyecto ilustradoai???Ai??y ai???Retrato del M.xico independienteai??? en el Museo NacionalAi??de Arte (Munal), Tacuba 8, Centro HistA?rico de la CiudadAi??de MAi??xico.

* ai???El textil mexicano tradicional-Artes e Historia de MAi??xicoai???, siglo XVIII y siglo XIX enAi??http://www.arts-history.mx/sitios/index.php?id…

PARA LEER ESTE ARTICULO COMPLETO,Ai??SUSCRIBASE A BICENTENARIO.

Esta semana en Twitter 2010-04-25

Revista BiCentenario #8 gratuita

 

Puedes bajarla a tu computadora aquAi??:

pdf-logo-100025338-gallery

El contenido de la revista:

Editorial

 

Correo del lector

 

ArtAi??culos

 

  • PoesAi??a y guerra. El caso de QuerAi??taro en 1808 y 1810
  • Comercio y diplomacia en las riberas del Bravo. La guerra de SecesiA?n y el norte de MAi??xico
  • Desde la oscuridad de un hogar del Segundo Imperio. La historia de Pepita Aguilar, un dama de Palacio
  • Vacuna, cataplasmas y vasijas de agua hirviendo. Enfermedades y remedios en la penAi??nsula de YucatA?n durante el siglo XIX
  • AlmazA?n y el corazA?n de Aquiles SerdA?n, el poder de un sAi??mbolo
  • Un peculiar periA?dico clandestino: ai???Desde mi sA?tanoai???, 1926-1927

 

Desde hoy:

 

  • Historia trA?gica del recurso del agua en MAi??xico

 

Desde ayer:

  • Documento: 1975- El aAi??o en que Chicago vino a MAi??xico

ImA?genes: El circo en los siglos XIX y XX

 

Cuento histA?rico: Estreno de residencia

 

Arte:Belkin

 

Entrevista: Ernest Gruening: ai???Lo mA?s interesante de la RevoluciA?n es que su ideologAi??a es fruto absoluto de su experienciaai???