Narcocultura. La estética del buchón

Seiko Velasco

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 38.

Exhibición de riqueza, idolatría, estilo de vestimenta, nota roja en los medios, corridos, música, lenguaje, series de cine, videojuegos. La presencia del narcotráfico está presente en la vida diaria de México. Sustraerse de ella resulta imposible.

image003

En México, la situación de violencia generalizada ha propiciado la emergencia de nuevas expresiones culturales, que se corresponden con esta realidad. La incidencia del narcotráfico sobre la sociedad mexicana ha calado hondo, a tal grado que ha propiciado la modificación de valores éticos y estéticos, facilitando la concepción de una subcultura basada en la violencia, la narcocultura, misma que se impregna de una estética kitsch en el ejercicio del poder económico evidenciado en el consumo acelerado de recursos materiales y simbólicos, donde la constante discursiva es la impunidad, que da el encontrarse por encima de la ley e imponer su propia justicia. En las siguientes líneas se realizará una descripción del proceso en que el narcotráfico, con su influencia económica, ha reclamado su propia identidad, transformando el imaginario social conformado alrededor del fenómeno del narco desde los productos culturales montados en los medios de comunicación.

La iconografía del narco adopta dos posibilidades de representación; la primera que se abordará es la hedonista, la cual propone a la figura del narcotraficante como un dandy.

La segunda posibilidad, correspondiente al sadismo, se ve concretada en la nota roja como subproducto industrial de la actividad del narco. La difusión y extensión de los tipos, que a grandes rasgos engloban las posibilidades de representación del narco, dependen de los medios por los que esta se realice. La presencia del narcotráfico en México cobra mayor visibilidad en los años ochenta, pero no es sino hasta la década siguiente, cuando los grandes capos de la droga se han repartido ya el territorio, que las historias de estos jefes se convirtieron en narrativas, que relatan desde el videohome o el narcocorrido las proezas y sacrificios fundacionales que permitieron la creación de la estructura de la gran industria a la cual Rossana Reguillo ha denominado la narcomáquina.

Las primeras expresiones culturales del narco son incipientes, al igual que los medios de los que disponen para su difusión, situación que ha cambiado en su complejidad; se han diversificado abarcando casi todos los medios de difusión. Paulatinamente se han instalado en el imaginario, permeando en un ecosistema de informaciones y productos culturales que envuelven a las personas en su diario devenir. El día de hoy se puede hablar de una subcultura característica del narco, que mantiene una relación de dependencia con el poder y control que la economía del narco ejerce sobre los entornos en los que permea. Por ello no es extraño ver el progresivo surgimiento de expresiones culturales, formas simbólicas y productos comerciales desarrollados en torno a él.

[...]
Para leer el artículo completo, consulte la revista BiCentenario.