Mixcoac un recorrido arquitectónico a través del tiempo

Ximena Montes de Oca Icaza
Instituto Mora

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 33.

Este barrio que llegó a ser municipio en 1903, se extendía más allá del anillo periférico y hasta Tlalpan. De sus espacios verdes, grandes huertas, casas de fin de semana y la zona de ladrilleras, poco ha quedado. Pero aún así, se mantiene una riqueza de pueblo que todavía puede reconocer.

Casa de José Yves Limantour (500x300)

En medio del ajetreo de la ciudad de México se encuentra Mixcoac, un lugar lleno de historia que aún conserva su sabor a barrio y a pueblo, rodeado de edificios y de oficinas, entre grandes avenidas como Insurgentes, Extremadura, Patriotismo, Revolución y Periférico, y atravesada por medios de transporte como el Metro y el Metrobús.

Mixcoac, al igual que otros lugares dentro de la urbe, ha ido adaptándose, sufriendo cambios en su apariencia y costumbres, e incluso en la gente que lo habita. Estos cambios, muchas veces evidentes, y otros no tanto, han quedado plasmados en calles, plazas y edificios que retratan su historia y guardan numerosos recuerdos.

Antiguo Colegio Teresiano 2 (465x640)Aunque ya figuraba desde la época prehispánica, fue hacia 1903 cuando Mixcoac adquirió otras dimensiones pues se convirtió en una municipalidad. Limitaba al norte con el río de la Piedad, en donde se cruza el camino que conducía de México a Tlalpan; al poniente con Santa Fe, y al sur con el río Churubusco, que constituía una línea hasta encontrar el camino de Tlalpan. Posteriormente, con la desaparición del Ayuntamiento de la ciudad de México en 1928, Mixcoac pasó a formar parte del Departamento Central, como Cuartel X, con lo que su tamaño e importancia se redujo considerablemente.

Su arquitectura conserva construcciones de la época colonial, el porfiriato y la posrevolución. Algo que cabe resaltar es que su traza, en la época colonial, se hizo a imagen y semejanza de la capital de Nueva España, por supuesto a menor escala, de tal manera que los españoles se ubicaron en el centro, en el área de Santo Domingo; mientras que los indígenas en los barrios de los alrededores.

De Nonoalco a Tlacoquemécatl

En un recorrido por sus calles, si vamos al barrio de Nonoalco encontraremos en Allori y Van Dyck, la parroquia de la Asunción de María o de Santa María Nonoalco, que fue edificada en el siglo XVI sobre el teocalli (templo) dedicado a Mixcoatl. Allí cerca se encuentran los restos de la que fuera la hacienda de Nonoalco y que hoy se ha convertido en vecindad.

Antiguo Obraje de Mixcoac 2 (640x511)

Veremos que aún hay casas porfirianas de grandes dimensiones. Durante el porfiriato, junto con otros lugares situados hacia el poniente, como Tacubaya, Mixcoac comenzó a ser considerada para desarrollar viviendas. Su posición geográfica en la parte baja de la Sierra de las Cruces, con tierras fértiles y un clima muy agradable, lo hacía un lugar atractivo y privilegiado. Así se levantaron en la zona fincas urbanas, casas de verano, huertas y ranchos. De ahí que aún se conserven algunas casas antiguas que construyeron en su momento familias adineradas para ir allí de descanso. Un ejemplo es la casa de avenida Revolución esquina con Rubens, que en su momento perteneció a la familia Serralde y que hoy alberga al centro nocturno Bulldog. Fue construida a principios del siglo XX por un arquitecto de apellido Olaeta y guarda tanto en la fachada como el interior un estilo morisco que no era muy común en la época. Lo que queda hoy en pie es la parte habitacional o la casa grande. Su área de jardín abarcaba en su totalidad lo que ahora es la tienda Comercial Mexicana.

[...]
Para leer el artículo completo, consulte la revista BiCentenario.