EL CAi??DIGO ITURBIDE

Juan SahagA?n
Revista BiCentenario, No. 5, pA?g.71

Iturbide B-5

Entrada de Iturbide a la ciudad de MAi??xico el 27 de septiembre de 1821

 

- No hay nadie; es hora de poner la bomba.

Cosme responde con acciA?n a las palabras de Esteban. Se coloca el pasamontaAi??as negro. El nerviosismo se refleja en sus manos. De por sAi??, siempre ha sido de manos torpes. La abertura que debe permitir la visiA?n, ha quedado exactamente en la oreja derecha. Con un par de jalones enfadados logra corregir el error. Posteriormente, con la torpeza de un mAi??dico bisoAi??o, se enfunda un par de guantes negros; los dedos confunden las entradas y luego de varios intentos descubren su verdadero sitio. Esteban tamborilea el volante al tiempo que mira por el retrovisor temiendo alguna presencia que frustre el plan. Cosme murmura un ametrallado ai???voy-voy-voyai??? mientras toma la mochila con los implementos necesarios. Inhala, sostiene el aire cuatro segundos, exhala dando un resoplido equino bajo la sordina de la capucha. Abre la portezuela. Como el impulso es desmedido y la oscilaciA?n de la mochila harto peligrosa, Esteban exclama un ahogado ai???cuidado, pendejo, llevas una bombaai???. Cosme se detiene, murmura para sAi?? un ai???calmado, cabrA?nai???, sale del auto y prosigue su camino midiendo cada movimiento, eso sAi??, sin perder la prisa.

La madrugada es inmA?vil. Impera un aletargado silencio. A lo lejos, el motor de un camiA?n que continA?a un viaje trasnochado. MA?s lejos, ladridos de perros insomnes y necios. Un grupo de estrellas aburridas se cubre con el paso intermitente de nubes rojizas. La calle parece la escenografAi??a de una fracasada obra de teatro.

El revolucionario corre hacia la puerta de la sucursal bancaria como si se tratara de una enorme rata gris salida de una cloaca. Se agacha por instinto. Voltea por precauciA?n. En realidad, podrAi??a caminar cA?modamente erguido; no hay un alma. Llega hasta el portA?n de cristal. Se detiene al lado de un letrero. DA?lar. Compra 14.30. Venta 15.45 [...]

PARA LEER ESTE ARTICULO COMPLETO, SUSCRIBASE A BICENTENARIO

Un pensamiento en “EL CAi??DIGO ITURBIDE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>