El cielo de Hidalgo. Noches iluminadas y eclipse durante el estallido independentista

Héctor Noriega Mendoza
Departamento de Física, Universidad de Texas en El Paso (UTEP).

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm.  40.

El 16 de septiembre de 1810, el padre Hidalgo recibió noticias cruciales de forma rápida desde Querétaro, gracias a una Luna brillante que facilitó significativamente el recorrido nocturno a caballo. Doce días después,su ataque a la Alhóndiga de Granaditas estuvo precedido por un eclipse matutino de Sol, aparentemente inadvertido. Esto es lo que nos permite saber ahora la ciencia astronómica.

Grito de Dolores, siglo XIX, óleo sobre tela. Museo Histórico Casa de Hidalgo, Secretaría de Cultura-INAH-MéX. Reproducción autorizada por el INAH.

Grito de Dolores, siglo XIX, óleo sobre tela. Museo Histórico Casa de Hidalgo, Secretaría de Cultura-INAH-MÉX. Reproducción autorizada por el INAH.

Stellarium basa el cálculo de posiciones planetarias en el método VSOP87, en el que las coordenadas ecuatoriales –declinación y ascensión recta– de todos los planetas del sistema Solar, así como sus correspondientes coordenadas horizontales locales –altura y azimut–, son determinadas con un error de un segundo de arco en tiempos históricos, en algunos planetas cubriendo hasta el año 8000 de nuestra era.

Una idea de la exactitud de este método la da el hecho de que, a simple vista, el ojo humano puede notar diferencias en posición de a lo más un minuto de arco, separación angular 60 veces menos fina que la proporcionada por Stellarium. En términos simples, esto equivale a decir que, para observaciones a simple vista de las posiciones del Sol, la Luna y los planetas en el cielo, la precisión de Stellarium es tal que cualquier error en sus coordenadas reales es tan pequeño que pasa desapercibido al ojo humano. Así, la precisión de Stellarium en la predicción de coordenadas celestes de objetos planetarios en tiempos históricos está más que garantizada.

Con esta herramienta en mano, la recreación de la apariencia del cielo en México durante el inicio del movimiento insurgente en 1810 se vuelve un ejercicio sumamente interesante, basado en un criterio adicional de confiabilidad que llamaremos el método de interpolación descrito así: Dados tres momentos A, B y C en la historia, si Stellarium es capaz de recrear dos eventos celestes en A y C debidamente respaldados por registros históricos como ocurridos en realidad, entonces cualquier fenómeno astronómico recreado por Stellarium en B, o sea entre A y C, puede ser confiablemente considerado como ocurrido también, independientemente de la existencia de registros históricos.

Para validar la confiabilidad del programa en la reproducción precisa de fenómenos astronómicos como función del tiempo, consideramos dos eventos respaldados por registros históricos, antes y después de 1810. El primero de estos eventos es el eclipse total de Sol de 1778, visible desde nuestro territorio, reportado y analizado rigurosamente por el astrónomo novohispano don Antonio de León y Gama en su Descripción Orthographica Universal del eclipse de Sol del día 24 de junio de 1778. Es posible confirmar que Stellarium reproduce con precisión este suceso astronómico, de tal forma que visto desde el centro de México esa mañana de junio de 1778, el eclipse alcanzó su fase de totalidad unos cuantos minutos después de las 8 a.m. tiempo local (Fig. ⅱ).El segundo evento astronómico respaldado por registros históricos es el eclipse anular de Sol del 5 de marzo de 1886, observado y reportado en detalle desde León, Guanajuato, por los astrónomos mexicanos del Observatorio Astronómico Nacional de Tacubaya. Stellarium reproduce de igual manera este eclipse cuya fase de anularidad fue visible desde León alrededor de las 5 p.m. tiempo local (Fig.ⅲ).

De esta forma, pudiendo reproducir dos eclipses Solares observados desde México, uno previo y otro posterior a 1810, eventos donde la precisión de las posiciones de la Luna y el Sol en el cielo es un factor fundamental, queda demostrada la confiabilidad del programa Stellarium para reproducir por interpolación histórica los sucesos astronómicos ocurridos en el año de 1810.

[...]
Para leer el artículo completo, consulte la revista BiCentenario