Editorial #1

BiCentenario #1

BiC 1-Portada

En los últimos meses, todo el mundo académico mexicano se ocupa o preocupa de algún aspecto relacionado con la conmemoración de los centenarios del inicio de la Independencia de México y el de la Revolución Mexicana.

Más allá de las realidades de la cultura política (y de la política cultural) mexicana, me parece que desde una perspectiva seria (que no solemne) los treinta o treinta y dos meses que faltan para el 16 de septiembre o 20 de noviembre de 2010 permitirían a un grupo importante de académicos en instituciones mexicanas y extranjeras proporcionar a la sociedad lo que en materia de conocimiento diverso hemos adquirido desde la última celebración de estas efemérides hace veinticinco años. en lo general, tal conocimiento no debe ser poco, toda vez que el último cuarto de siglo reviste características de avance en todos los ámbitos sólo vistos en épocas que los estudiosos llaman “revolución agrícola” y “revolución insdustrial”.

Y es precisamente el estudio del pasado “la historia” el que en las últimas décadas ha despegado con visiones nuevas; algunas muy “científicas” como ciertos trabajos de historia económica, historia del clima, antropometría, etc.; otras han sido en ocasiones deliciosamente irreverentes, como el pasado de la vida cotidiana, los vicios y virtudes de nuestros antepasados, sus maneras de expresar las ideas, etc. en cualquiera de estos casos, y a diferencia de lo que teníamos hace veinticinco años, lo que ahora tenemos son múltiples “ventanas al pasado” que nos dan una idea más clara de cómo eran los mexicanos de antes y que nos muestran que, a pesar de todo lo que ha sucedido en los últimos cien o doscientos años, poco hemos cambiado pues una sola es la condición humana. En el último cuarto de siglo (veintisiete años para ser precisos) el instituto Mora nació y creció en prestigio y calidad de sus investigaciones y programas docentes. ante la inminente llegada de los centenarios, y dada la especialidad del instituto Mora en materia de investigaciones en historia y ciencias sociales, lógico es que se uniera a la tendencia general de su conmemoración. Así, un grupo de entusiastas profesores-investigadores del instituto me hizo la propuesta de publicar una revista de divulgación, la que adoptó por título BiCentenario. El ayer y hoy de México. dos recuerdos, uno de hace doscientos años, el otro de hace cien, de dos grandes y fundamentales gestas históricas mexicanas: su independencia de España y su lucha en contra de la tiranía y la desigualdad.

La publicación que el lector tiene en sus manos está lejos de ser un conjunto de trabajos monográficos escritos para especialistas. todo lo contrario. Se trata de una presentación atractiva y diversa de hechos históricos de interés para todos. En las páginas de esta revista se encontrarán pequeñas dosis de acontecimientos y vida cotidiana ocurridos durante aquellos históricos procesos.

La intención es recuperar la memoria de lo ocurrido en el día a día de los mexicanos sus intereses, sus lugares de reunión, sus tradiciones, su recorrido por los caminos de México. en cierto sentido, es mostrar al público mexicano que la historia ofrece, además de análisis serios, la posibilidad de acceder por aquellas “ventanas al pasado” la vida diaria, los trascendidos, las recetas, las fiestas, los escándalos: todo aquello que es parte de nuestra vida cotidiana y que no siempre tiene que ver con las gestas heroicas de nuestros próceres. Estoy convencido que es desde la óptica del México vivo que se puede advertir con claridad la forma como los mexicanos hemos enfrentado nuestra propia circunstancia y hemos construido una particular forma de vida que ha sostenido a nuestro país en los momentos difíciles de transición política.

Como en un museo, la revista BiCentenario se ha propuesto la publicación de documentos históricos coleccionables de una y otra época. para este número decidimos exponer dos: uno, fechado dos años antes de la lucha de independencia, titulado: Acta del  Ayuntamiento de México, y el otro, correspondiente a los años previos a la revolución, y que constituye el Programa del Partido Liberal Mexicano.

Es con gran satisfacción que el instituto Mora presenta BiCentenario a la sociedad mexicana. Es su contribución al recuerdo de aquellos momentos fundamentales de nuestra historia: para que nuestro pasado vuelva a ser un símbolo colectivo de orgullo nacional; para reforzar nuestra identidad y autoestima nacional, y para comprender que las dificultades del presente ni son nuevas ni son las peores de nuestra historia.

Luis Jáuregui / Director General / Instituto Mora