Diego Rivera y el cubismo del AnA?huac

Laura GonzA?lez Matute / Cenidiap. INBA

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 16.42.04

Diego Rivera y las imA?genesAi??de la RevoluciA?n mexicanaAi??estA?n indisolublementeAi??unidos. El sinfAi??n deAi??escenas que el pintor recreA?Ai??sobre los pasajes de eseAi??movimiento aparecen en sus dibujos, grabados,Ai??trabajos de caballete y en los muros de varios deAi??los edificios mA?s importantes del Distrito FederalAi??y de ciudades de provincia como los de la SecretarAi??aAi??de EducaciA?n PA?blica, las escaleras de PalacioAi??Nacional, el Museo Mural Diego Rivera, laAi??capilla de Chapingo y el Palacio de CortAi??s enAi??Cuernavaca, por indicar los mA?s reseAi??ados.

Ante el prA?ximo festejo por el Centenario deAi??la RevoluciA?n, es importante dar a conocer unaAi??obra menos divulgada y quizA? desconocida, sobreAi??la misma temA?tica, que el artista desarrollA? justoAi??durante los aAi??os que durA? la contienda armada,Ai??cuando vivAi??a en Europa, muy influido por los cA?nonesAi??de la pintura en boga en ese momento.Ai??Rivera habAi??a viajado al Viejo Continente al inicioAi??de 1907, con la pensiA?n que Teodoro Dehesa,Ai??gobernador de Veracruz, le otorgA? para el tiempoAi??que allA? residiera, con la A?nica obligaciA?n deAi??enviar un cuadro cada seis meses, a fin de poderAi??apreciar sus progresos. AsAi?? lo hizo hasta 1921,Ai??lapso en el que residiA? en ParAi??s y Madrid, sobreAi??todo, con un breve parAi??ntesis motivado por la visitaAi??que en 1910 hizo a su paAi??s. Entonces dio unAi??giro pictA?rico, cuando se volcA? a la creaciA?n deAi??una multitud de pinturas y murales de carA?cterAi??realista.

Al llegar a Europa, el joven pintor llevaba consigoAi??la buena formaciA?n que recibiA? en la AcademiaAi??de San Carlos de MAi??xico. El plan de estudiosAi??que siguiA? estrictamente poseAi??a una tendencia conAi??bases cientAi??ficas acorde a las teorAi??as positivistas deAi??la Ai??poca y, por lo mismo, hizo de Ai??l un pintorAi??muy diestro. Siendo alumno en las clases de paisajeAi??de su maestro JosAi?? MarAi??a Velasco, sentAi??a granAi??inquietud por plasmar la perspectiva A?ptica en laAi??recreaciA?n de paisajes con enormes horizontes alAi??igual que por los aspectos geomAi??tricos.

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 16.42.46

Una vez en Europa, Rivera tuvo innumerablesAi??experiencias plA?sticas, que lo impulsaron a producirAi??un gran nA?mero de cuadros que remitenAi??a su paso por los senderos de los movimientosAi??artAi??sticos de mayor relevancia. De manera A?gilAi??y positiva desarrollA? su gran disposiciA?n para laAi??pintura en todas las corrientes estilAi??sticas que conociA?.Ai??El joven artista madurA? bajo la influenciaAi??de obras de pintores espaAi??oles reconocidos, comoAi??El Greco, Sorolla y ZurbarA?n, y tambiAi??n, en granAi??medida impulsado por su maestro, Eduardo Chicharro.Ai??ProbA? asAi?? distintas corrientes pictA?ricas deAi??moda, lo cual le dio una experiencia que repercutiA?Ai??positivamente en su formaciA?n.

Esto se hizo evidente cuando, en su viaje aAi??MAi??xico en 1910 con motivo de las fiestas del CentenarioAi??de la Independencia, presentA? una exposiciA?nAi??pictA?rica individual en la Escuela NacionalAi??de Bellas Artes, justo el 20 de noviembre, dAi??a enAi??que debAi??a estallar el movimiento revolucionarioAi??convocado por Francisco I. Madero. Los comentariosAi??respecto a su obra fueron muy elogiosos yAi??Ai??l regresA? a Francia, de donde un poco despuAi??s seAi??trasladA? a EspaAi??a. AllAi?? continuA? explorando otrasAi??tendencias pictA?ricas.

No fue sino hasta 1913, cuando le llamA? laAi??atenciA?n la pintura cubista de Pablo Picasso yAi??Georges Braque. El cubismo se distingue por suAi??gusto de las formas geomAi??tricas, el empleo de coloresAi??tenues, poco estridentes y el concepto de laAi??imagen simultA?nea, es decir, el crear los objetosAi??y personajes desde diversos A?ngulos y perspectivas.Ai??No se pretende representar a la naturaleza oAi??a los objetos como se ven, sino ai??i??como decAi??a Picassoai??i??Ai??con todas sus vistas de manera sincrA?nica eAi??incluso en movimiento. La atracciA?n para DiegoAi??fue tal que acudiA? a la manipulaciA?n geomAi??tricaAi??y al punto de vista panorA?mico elevado para recrearAi??paisajes, retratos y naturalezas muertas. SusAi??mejores obras ese aAi??o fueron La AdoraciA?n de laAi??virgen, La joven con alcachofas, La mujer del pozoAi??o El joven de la estilogrA?fica (todas de 1914), y ElAi??arquitecto (de 1915).

Captura de pantalla 2013-09-27 a las 16.43.25

La primera guerra mundial lo sorprendiA? enAi??ParAi??s con su esposa, Angelina Beloff, una pintoraAi??de origen ruso, por lo que tuvieron que emigrarAi??a la isla de Mallorca. Al poco tiempo dejaron lasAi??bellas playas espaAi??olas y se instalaron en Madrid.Ai??AllAi??, desde 1915, el artista entrA? en contacto conAi??varios intelectuales mexicanos, entre otros, los escritores MartAi??n Luis GuzmA?n y Alfonso Reyes, elAi??pintor A?ngel ZA?rraga y el arquitecto JesA?s AcevedoAi??y, sobre todo por el primero, se enterA? en detalleAi??de los A?ltimos acontecimientos en MAi??xico.

Ai??PARA SABER MA?S:

LUIS MARTA?N LOZANO, Diego Rivera y el cubismo,Ai??MAi??xico, Conaculta, 2005.

OCTAVIO PAZ, ai???Re/visiones: Orozco, Rivera, Siqueirosai???Ai??en http://letraslibres.com/pdf/1255.pdf

RAQUEL TIBOL, Diego Rivera. Luces y sombras, MAi??xico,Ai??Lumen, 2007.

ai???Diego Riveraai??? enAi??http://www.youtube.com/watch?v=hL9JLugE8s8&p=51880E89D09955D7&playnext=1&index=31

Para leer el artAi??culo completo,Ai??suscrAi??baseAi??a la RevistaAi??BiCentenario.