Correo del lector #9

CARTAS

El bicentenario debería celebrarse en el 2021. La independencia de México no se logró sino hasta septiembre de 1821, antes de eso el territorio seguía siendo Nueva España.~ Alberto Andrés, via Facebook

Estimado Alberto Andrés:

Gracias por su comentario. Nosotros celebramos el 2010 en el entendido de que, en efecto, el fin del movimiento de Independencia fue 1821, pero que éste se inició, en tanto que proceso de lucha contra el “mal gobierno”, en 1810.

hidalgo-retrato

Leer Desde mi sótano de Manuel Olimón me transmitió la reacción de quien siente qué leyes impuestas por el gobierno en turno amenazan sus convicciones más íntimas y está dispuesto a dar la vida para defender su legítima libertad.

Me parece que el autor deja en claro que, por debajo del gran “edificio histórico” que forman las decisiones políticas, las frías cifras estadísticas o los escuetos resultados bélicos, se ocultan entrañables experiencias humanas individuales, las que más nos conmueven, que sustentan el devenir y un historiador sensible nos supo comunicar desde el “sótano de la historia”.

~ Ilse Escobar de Salas, San Pedro de los Pinos

CONSULTAS

Ahora que nos disponemos para la gran fiesta de este 16 de septiembre, me pregunto cuándo se celebró por primera vez.
~ Fiestera

Fue en 1812, cuando Ignacio López Rayón, presidente de la Suprema Junta Gubernativa declara, en Huichapan (hoy Hidalgo), que el 16 de septiembre de 1810 debía ser un día “indeleble en la memoria de todo buen ciudadano”, pues entonces se dio en Dolores “un grito repentino de libertad…”

POR AMOR A LA HISTORIA

Luis Valdez, hoy considerado el padre del teatro chicano,

se inspira en tres fuentes del pasado para su obra teatral
y cinematográfica: la historia de California –dónde nació

en 1940–, la tradición y la espiritualidad mexicanas así

como la mitología y los rituales mayas y aztecas. Hijo de
una familia de inmigrantes, Valdez trabajó la tierra desde

los seis años. Sin embargo, se las arregló para estudiar y é

ste fue el comienzo de la

insurrección que, si algo puede

enseñarnos, es a no desconfiar
de la fuerza del pueblo, porque
precisamente fueron sus autores
los que generalmente son los
más “débiles”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>