Columbus 1916. El destino de los prisioneros villistas

Guadalupe Villa
Instituto Mora

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 32.

Las razones por las que el ex jefe de la División del Norte incursionó en aquella población estadounidense siguen siendo, un siglo después, materia de hipótesis antes que de conclusiones. Francisco Villa se ganó un poderoso enemigo que lo persiguió infructuosamente en México, pero terminó por generarle importantes pérdidas.

Prisioneros de Colombus (640x373)

“Villa bandits captures at Columbus and Ascencion Mexico”, ca. 1916. Image 62540, Charles Poe Photograph Collection. Cortesía de New Mexico State Records Center and Archives.

Hace ya 100 años, el 9 de marzo de 1916, una fuerza armada encabezada por Pancho Villa atacó la población estadounidense de Columbus, Nuevo México. La periodista Eileen Welsome la describe como:

Un pueblo sin importancia, feo, en el que no había ni un solo árbol ni pastos que pudieran contener las resecas tierras levantadas por las tormentas de viento. Las tiendas y casas, cubiertas de polvo, parecían un espejismo. Un lugar donde, en lo más intenso de la primavera, el calor lo inmovilizaba todo; donde el vacío recorría los cuatro horizontes, sólo roto por cactus, zarzas de mezquite y magueyes, y las tres montañas en forma de cono ubicadas al noroeste de la ciudad, conocidas como Tres Hermanas.

Las causas por las que el antiguo jefe de la División del Norte atacó tal poblado siguen siendo materia de controversia entre los estudiosos de la revolución mexicana, cuyo análisis no acaba de arrojar del todo respuestas satisfactorias: ¿Sería quizá la represalia por el reconocimiento a Venustiano Carranza como gobierno de facto y el apoyo estadounidense dado a los constitucionalistas para el traslado de tropas a través de su territorio, que ocasionó la derrota en Sonora y, con ella, la disolución del ejército villista?, ¿fue, tal vez, el convencimiento de la existencia de un pacto secreto entre Carranza y el gobierno de Estados Unidos que comprometía la soberanía nacional con gravosas concesiones? ¿O el desdeo de Villa de provocar una reacción nacionalista que congregara a los mexicanos en contra de Carranza? ¿Fue parte de un plan del gobierno alemán para propiciar un intervención armada de Estados Unidos a México y así evitar su ingreso a la Gran Guerra? ¿Posiblemente una venganza personal de Villa para castigar a Sam Ravel, un traficante de armas que lo había estafado?

Las pistas

Es posible encontrar algunas respuestas en una carta de Villa a Emiliano Zapata del 8 de enero de 1916. En ella describe las fatigas y penalidades que sufrieron sus fuerzas durante la travesía por la Sierra Madre, teniendo que enfrentar en Agua Prieta, Sonora, a 5 000 carrancistas que el gobierno estadounidense había permitido pasar por su territorio. Villa decía estar convencido de que Estados Unidos era enemigo de México y que la integridad e independencia del país se perderían si los mexicanos no se unían para impedir, con las armas, la venta de la patria. Le aseguraba a Zapata la existencia de un pacto secreto entre Carranza y Woodrow Wilson, por el que cedería Bahía Magdalena por el término de 99 años, los ferrocarriles del istmo de Tehuantepec y Nacionales y las concesiones solicitadas en la zona petrolífera, a cambio de lo cual el gobierno de México recibiría un préstamo de 500 000 000 de dólares.

Portada de Se busca Villa (510x640)

Convencido de que la soberanía nacional estaba gravemente comprometida, Villa había tomado la decisión de “no quemar un cartucho más [en contra] de los mexicanos y [organizarse] debidamente para atacar a los americanos en sus propias madrigueras”. La carta terminaba invitando a Zapata a emprender juntos la reconstrucción y engrandecimiento de México.

Al sentirse traicionado por el gobierno de Estados Unidos, Villa lo declaró enemigo de México y de los mexicanos. El ataque a Columbus provocó un gran escándalo internacional y el envío de una fuerza armada en persecución de los agresores, lo que, como era de esperarse, despertó un fuerte sentimiento nacionalista en el pueblo mexicano.

Sobre la embestida a la población fronteriza y la Expedición Punitiva existe una extensa bibliografía estadounidense, sin embargo, prácticamente es nulo el análisis desde el punto de vista de los mexicanos. ¿Quiénes fueron los hombres que participaron en el ataque? ¿Qué consiguieron los villistas tras el asalto a Columbus? ¿Cuántos fueron apresados y juzgados? ¿Qué adujeron a lo largo de los interrogatorios? ¿Cuál fue su destino? La que sigue es una aproximación a esta historia.

[...]
Para leer el artículo completo, consulte la revista BiCentenario.