Archivo de la categoría: BiCentenario #38

Hospital de la Luz. Cuando la atención no hace distinciones económicas

Jaime Lozano Alcázar
Director Médico de la Fundación Hospital Nuestra Señora de la Luz

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 38.

Con más de un siglo de vida sobre sus espaldas, este hospital se considera la cuna de la oftalmología en México, y centro de enseñanza de destacados especialistas mexicanos y latinoamericanos. Su consigna es que ningún paciente deje de recibir atención.

image010

Los antecedentes de la oftalmología en México se pueden remontar hasta la época precortesiana. Los aztecas o nahoas designaban a los ojos con un término por demás significativo y aun político, ixtelolotli (El Espejo Mágico). Las enfermedades oculares en conjunto se llamaban ixcocoliztli. Distinguían la catarata: ixtepella o cocoztic; las inflamaciones de los parpados: ixtenchichipeliulitzli; el orzuelo (perrilla): ixtomoniliztli; al paciente con estrabismo se designaba: ixnecuiltic; al miope: amoixtlapatli y a la migraña o jaqueca: ixcocoliztli.

En el Códice Florentino se presentan algunas recetas para aplicación local en padecimientos oculares, por ejemplo, para el glaucoma recomendaban una hierba, la ohuaxocotolin mezclada con excremento.

Se dice incluso que los teixpati (médicos que practicaban cirugía) hacían la operación de catarata con la misma técnica que se usaba en Europa y Asia en la época, la reclinación, solo que allá? con instrumentos metálicos y acá con espinas de maguey. Parece que entre los tarascos o, mejor dicho, purépechas, los tzinangaricuperi, practicaban la misma intervención quirúrgica.

Desde luego, durante el virreinato se siguieron ocupando de los padecimientos oculares; el primer libro de medicina impreso en Nueva España en 1579, respetando la ortografía original, Tractado Breve de Anothomia y Chirvgia, y de algunas enfermedades, que suelen hauer en esta Nueva España. Compuesto por el muy Reverendo padre Fray Augustin Farfan, Doctor en Medicina y Religioso de la Orden de Sant Augustin menciona aspectos anatómicos y de enfermedades de los ojos. Seguramente entonces se seguida practicando la reclinación de la catarata.

En la Gazeta de México (la publicación periódica más antigua de México fundada por don Juan Ignacio María de Castorena y Ursúa, el 1 de enero de 1722) aparecía en el año 1803 un anuncio de José Morales Quiñones, publicando que había operado 402 cataratas con éxito, si bien asimismo confiesa que tuvo también 29 casos con malos resultados.

Luego de la independencia, los más renombrados médicos mexicanos del siglo xix, como los doctores José Miguel Muñoz, Miguel F. Jiménez, Ladislao de la Pascua, Luis Muñoz, Eduardo Liceaga, Rafael Lavista y otros, se interesaron especialmente en los padecimientos oculares y muy probablemente practicaban cirugía ocular; se sabe que el doctor Jose María Vertiz operó 100 cataratas en “El hospital de pobres”. Sus nombres son ampliamente conocidos por las calles de la colonia Doctores en la Ciudad de México.

El 6 de diciembre de 1850 es una fecha memorable para la historia de la oftalmología y la medicina mundiales; ese día Hermann von Helmholtz presentó en la Physikalische Gesellshaft de Berlín su oftalmoscopio: por primera vez se pudo ver en vivo el fondo del ojo de los humanos! Este invento detonó la erección de la oftalmología como especialidad de la medicina; tan sólo siete años después, 1857, se llevó a cabo el Primer Congreso Internacional de Oftalmología en Bruselas.

 

El doctor Manuel Carmona y Valle describe así el acontecimiento:

Desde que el inmortal Helmholtz descubrióel ophtalmoscopio [sic]; la oftalmología ha dado pasos gigantescos, y lo que antes no era sino una pequeña rama de la medicina, hoy es una ciencia que merece ocupar toda la actuación exclusiva del hombre – Auto-ophtalmoscopía (Gaceta Méica Mexicana, 1867)

Así, no sorprende que quien trajera por primera vez a México el oftalmoscopio de Helmholtz se considere “El Padre de la Oftalmología Mexicana”. Unos atribuyen esto al propio doctor Carmona y Valle, otros, al doctor Ángel Iglesias y Domínguez.

[...]
Para leer el artículo completo, consulte la revista BiCentenario.

El descalabro de La Puerta

José Luis Aguilar Guajardo
El Colegio de Tamaulipas

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 38.

Tras el fusilamiento de Morelos, las fuerzas insurgentes que bregaban por la independencia se encontraban algo aisladas y con la moral a la baja. Fue el general navarro Xavier Mina quien, con estrategia militar y pocos hombres, a partir de 1817 asestó las primeras derrotas a los españoles en Tamaulipas, y así logró levantar el ánimo emancipador que se concretaría cuatro años más tarde.

image009

La llegada del general Xavier Mina a la provincia del Nuevo Santander (hoy Tamaulipas) en abril de 1817, marca un punto de inflexión en la historia del movimiento insurgente que, a la postre, derivó en la independencia de México.

Desde 1815 los Ánimos de los insurrectos novohispanos habían decaído considerablemente porque su líder, el padre José María Morelos, había sido fusilado como traidor por las autoridades virreinales y solamente los generales Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero continuaban luchando contra los realistas en lugares aislados de Veracruz y las montañas de Oaxaca.

En el Nuevo Santander las cosas no estaban mejor ya que la insurgencia, principalmente encabezada por los hermanos José Bernardo y José Antonio Gutiérrez de Lara, había sido prácticamente aniquilada por la brutalidad militar del entonces llamado “virrey del norte”, Joaquín de Arredondo.

Xavier Mina fue un personaje de origen español que nació el año de 1789 en Otano, provincia de Navarra. Vivió sus primeros años interesado por el mundo castrense y más tarde, siendo un adolescente, se enlistó en los ejércitos que combatieron a las fuerzas de Napoleón Bonaparte. Posteriormente habría de sumarse a la lucha en contra del rey español Fernando VII, quien reimplantó el absolutismo y suprimió la Constitución de Cádiz de 1812. Muy pronto el navarro tuvo que exiliarse en Inglaterra para conseguir apoyo.

En Londres, Mina conoció al regiomontano fray Servando Teresa de Mier con quien compartió puntos de vista respecto al futuro de las colonias españolas en América. No pasó mucho tiempo para que Mier persuadiera al joven general de continuar su campaña en contra de Fernando VII en el Nuevo Mundo.

Una vez que contó con recursos suficientes, Mina zarpó del puerto de Liverpool a bordo del buque Caledonia con destino a Norfolk, Virginia. Dentro de la tripulación que lo acompañaba se encontraba el padre Mier y un mediano grupo de soldados de distintas nacionalidades.

Después de haber pasado unos meses en Estados Unidos, Mina emprendió un emblemático viaje rumbo a Haití, en donde se entrevistó con Simón Bolívar. Aunque el tiempo que compartieron ambos caudillos fue breve, parece ser que esa entrevista reforzó en el navarro la idea de lograr que México fuese una nación independiente.

De regreso a Estados Unidos, el ejército expedicionario consiguió embarcaciones y pertrechos de guerra para su incursión en las costas de Nueva España. El lugar seleccionado para el desembarco fue la villa de Soto la Marina en la provincia del Nuevo Santander, ya que, al parecer, uno de los hombres reclutados en Estados Unidos, de nombre Anselmo Hinojosa, era originario de aquella villa costera y estaba al tanto de que en ese punto la defensa realista era más débil en comparación con las costas veracruzanas.

 

[...]
Para leer el artículo completo, consulte la revista BiCentenario.

Sumario 38

EDITORIAL
CORREO DEL LECTOR

ARTÍCULOS

Mapa del Nuevo Santander circa 1792. Fuente Archivo General de la NaciónEl descalabro de La Puerta
José Luis Aguilar Guajardo

Oftalmoscopio de Helmholtz ArchiveHospital de la Luz. Cuando la atención no hace distinciones económicas
Jaime Lozano Alcázar

Imagen 6La educación sexual caricaturizada
Violeta Romo Norquist

DSC05666La solidaridad en 1985. Memoria de los efectos del terremoto en la colonia Condesa
Juan Andrés Esteva Salazar

1.XOCHIMILCO 1922-AGN-PAL-CIF-XOCHIMILCO-22A puro remo y en canoa hasta el mercado de Jamaica
María Concepción Martínez Omaña

C3 s 1242El asilo de argentinos en la embajada mexicana en Buenos Aires
Araceli Leal Castillo

 

DESDE HOY

bad situationNarcocultura. La estética del buchón
Seiko Velasco

 

TESTIMONIO

4ElTajumulcoTres leyendas del Soconusco
Antonio Cruz Coutiño

 

ARTE

Fig. 11 José Inés Tovilla en su estudio de Aguascalientes, AHEA, fototeca, , fondo Mario Trillo Quezada 019José Inés Tovilla. El maestro del dibujo y la pintura de Aguascalientes
Luciano Ramírez Hurtado

 

CUENTO HISTÓRICO

DSC00540Monólogo de un fantasma
Astrid Prisilla Carbonell Chávez

 

ENTREVISTA

Tomada por Daniel Sotomayor Vela, abril de 2017, Ciudad de MpéxicoLa marca del Che
María Patricia Pensado Leglise

 

SEPIA

1152 Hombres cortan cabello a estudiante INAH SINAFODignidad
Darío Fritz