Archivo de la categoría: BiCentenario #28

Una plaga y dos naciones

Luis Alberto Arrioja Díaz Viruell
El Colegio de Michoacán

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 28.

México y Guatemala adoptaron políticas diferentes para afrontar una invasión de langostas que se extendió por amplias áreas fronterizas de sus territorios a mediados del siglo XIX. Los resultados de las medidas no fueron los mejores.

Mapa de MAi??xico y Guatemala (800x634)

A mediados de 1852, tras un verano seco y sofocante, los corregidores de Jutiapa y Chi­quimula se dirigieron al presidente de Guate­mala, Rafael Carrera (1840-1865), para infor­marle la emergencia que enfrentaban debido a que una plaga de langosta había invadido y devastado sus departamentos. Poco a poco, las comunicaciones registraron el avance y los daños que causaban estos insectos en la cu­bierta vegetal. La experiencia fue tan desola­dora que, en tan sólo cinco meses, invadieron la porción centro-occidente de Guatemala e incluso alcanzaron los territorios mexicanos de Chiapas, Oaxaca, Tabasco y Yucatán. Por si esto no fuera suficiente, la plaga acarreó una serie de problemas que se tradujeron en esca­sez de alimentos, acaparamiento de semillas, incremento de precios, mortandad de anima­les y desplazamientos de población. Frente a lo sucedido, los gobernantes guatemaltecos y mexicanos intentaron resarcir los daños: unos, instaron a la población a perseguir y exterminar los insectos; otros, obligaron a los funcionarios a denunciar el acaparamiento y la especulación de alimentos.

Langosta bis 2 (618x800)

La Langosta, litografía en Manuel Ortega, Boletín de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, T. VI, 1858. Retoque a color: RAA.

Un análisis de lo acaecido en Guatemala pone al descubierto que la plaga apareció en mayo de 1852 y se mantuvo activa hasta no­viembre de 1856, especialmente en los depar­tamentos de Jutiapa, Chiquimula, Santa Rosa, Escuintla, Suchitepequez, Quetzaltenango, San Marcos y Retalhuleu. Se tiene conoci­miento que este fenómeno impactó en todos los sectores sociales y económicos del país. Los añileros de Jutiapa y Chiquimula, por ejemplo, observaron cómo sus plantaciones sucumbieron ante la voracidad de los insec­tos; los productores de caña de Santa Rosa y Escuintla experimentaron la devastación de sus plantaciones; por su parte, los hacen­dados de Quetzaltenango y San Marcos no sólo perdieron sus cosechas de granos sino también padecieron el desamparo de sus tie­rras al tiempo que los insectos se posiciona­ron en ellas para reproducirse e inocular sus huevecillos. Obviamente, esta plaga afectó numerosos pueblos de indios cuyas econo­mías estaban orientadas a la producción para el autoconsumo..

En el caso de México, la langosta arribó en septiembre de 1853 y se mantuvo con vida hasta diciembre de 1857. Al igual que en Gua­temala, los acrídidos dañaron las plantaciones de maíz y cacao en Chiapas, los cultivos de algodón y las nopaleras de grana en Oaxaca, los platanales y las huertas cacaoteras de Tabasco, así como los sembradíos de maíz, algodón y henequén de Yucatán. Una muestra inmediata de sus efectos fue la carencia de alimentos, el sobreprecio en las semillas, la propagación de enfermedades epidémicas y la crisis en las eco­nomías regionales. Dada la porción territorial que invadió, no fue casualidad que los pueblos indígenas fueran severamente perjudicados.

El influjo de la PEH

Existen muchas semejanzas en lo que respecta a la aparición y los efectos que tuvo la plaga de langosta en ambas naciones. De entrada, la presencia y evolución de los insectos debe explicarse en lo que la historia ambiental ha denominado Pequeña Edad de Hielo (PEH) y, específicamente, en la última oscilación que integró esta secuencia climática, entre 1830 y 1860, que se distinguió por una serie de irregu­laridades ambientales en la porción norte del hemisferio como movimientos bruscos en las temperaturas, aparición de sequías estivales y propagación de especies que afectaban la cubierta vegetal. Los daños causados por la langosta, por su parte, deben reflexionarse en lo que se conoce como dimensión histórica de los desastres naturales; es decir, una pers­pectiva que no se limita a examinar las pla­gas en su aspecto biológico, sino que toma en consideración el contexto en que surgieron y evolucionaron con la finalidad de mostrar que este tipo de desastres es resultado de la confluencia de varios elementos: naturaleza, sociedad, economía y política.

??????????????????????

Guatemala, litografía en John Whetham, Across Central America, Londres, Hurst and Blackett publishers, 1877. The British Library.

[…]
Para leer el artículo completo, suscríbase a la revista BiCentenario.

El dilema contrainsurgente de Dios, el rey y la patria

Joaquín E. Espinoza Aguirre
Facultad de Filosofía y Letras, UNAM

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 28.

La propaganda durante la guerra de Independencia también jugó un papel destacado dentro del juego del gobierno virreinal para frenar el movimiento revolucionario del cura Hidalgo, al que enfrentó no sólo desde el campo de batalla. El punto estaba en separar a los impíos afrancesados de los venerables macabeos hispánicos.

Hidalgo, Aldama y Allende (800x397)

Tarazona, Hidalgo, Aldama y Allende, Museo Nacional de las Intervenciones. Reproducción autorizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

La guerra de 1810 llevó a la población de Nueva España a tal estado de fascinación que al ver que gracias a la convocatoria a Cortes, podía equipararse por fin en lo político con la pe­nínsula ibérica, se dejó llevar por el remolino revolucionario y el movimiento que se inició basado en un instante en la mente de Miguel Hidalgo, pronto pasó a ser guiado mayorita­riamente por las pretensiones de las clases más bajas de la sociedad. Por su parte, los secto­res que tenían un mayor arraigo al dominio colonial tendieron al miedo y al pánico, pues las noticias que les llegaban a cuenta gotas los hacían temer por la posibilidad de que la rebelión tomase los tintes raciales que se vi­vieron en la revolución de independencia de Haití en 1804, sobre todo a partir de la vio­lenta toma de Guanajuato, donde las fuerzas insurgentes realizaron una terrible matanza de españoles.

Frente al enorme impulso que alcanzó el movimiento liderado por el cura Miguel Hidalgo, el gobierno virreinal tuvo que des­plegar una guerra contrainsurgente no sólo en el campo de batalla, sino también a través de la propaganda. Se debía despojar al sector insurgente del imaginario positivo, libertador, de que aquel se estaba tratando de adueñar y hacer ver que las autoridades eran las verda­deramente fieles a su majestad, es decir, eran el grupo que tenía la razón. Así, a través de la propaganda, también se desarrolló una guerra en contra de la insurrección.

El cura afrancesado

El gran recelo existente entre la población hacia Napoleón Bonaparte, derivado de la le­yenda negra que existía alrededor de su figura, fue ligado directamente con al movimiento principiado por el cura de Dolores. Un escrito anónimo de la época, llamado Escaramuza poé­tica, da testimonio de ese vínculo desarrollado por la propaganda antiinsurgente. El autor habla en él, entre otras cosas, de que

Es muy profunda el arte
en esto de robar, de Bonaparte;
es el mayor bellaco
que el mundo ha conocido desde caco…

y de que este y el mismísimo diablo eran los dos consejeros de Hidalgo:

Luzbel interrumpido,
le suelta un gran chiflido;
y mirando al Hidalgo
le dic
e ¿tú también por mí harás algo?
¿Tú con Napo te juntas,
y en su favor conduces esa yuntas
de bárbaros salvajes de tan fieros pelajes
que habían por servirme,
y venir a mi casa a divertirme?
[…]
Generalísimo pues te constituyo,
y aquél mi otro yo más apreciado…

El autor señala que si tomó la pluma fue para escribir en contra de esa infernal cons­piración y para desengaño, e instrucción de los idiotas, que han olvidado, o borrado de sus almas la doctrina cristiana y la ley natural; y para ig­nominia [eterna] de los malignos facinerosos que abrazan y siguen, fomentan o apoyan, la rebelión y apostasía del sobre Diablo [sic] aquí diseña­do, y perseguido y arrollado en todas partes por nuestras tropas pías, leales y valientes. De tal modo pretende mostrar a Hidalgo como un enemigo de la religión de nuestros padres, tal y como lo era  NapoleónNapoleA?n Bonaparte (930x1280).

El virrey Félix María Calleja abonó en el mismo imaginario y llegó incluso al punto de escribir el 26 de marzo de 1813 que la revo­lución era odiosa para todos, sobre todo por tratarse de un mal interno pues, si un enemigo exterior hubiera invadido estos países, amarga también incorporaba lo relativo al espíritu de guerra. Se intentaba eliminar la posibilidad de una traición por parte de la población que, al verse con las armas en la mano por la milita­rización propia de la guerra, podría rebelarse en contra del gobierno español.

[…]
Para leer el artúculo completo, suscríbase a la revista BiCentenario.

Correo del lector

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 28.

JARABE (640x513)CARTAS

Jarabe y zarabanda
Como el jarabe tapatío, la zarabanda, baile de ritmo más lento, muy obsceno y provocativo, fue prohibida en 1583.El hombre que la bailase recibía una penalización de 200 azotes o seis años de galeras; en el caso de las mujeres, el destierro. Recordemos que Miguel de Cervantes la menciona en La Gitanilla: Salía Preciosa rica de villancicos, de coplas, seguidillas y zarabandas, y de otros versos, especialmente de romances, que los cantaba con especial donaire.
Enrique Lillo Alarcón

2. Testigos de Jehová (474x640)Jehová
Respecto al texto Los orígenes de los Testigos de Jehová en México, escrito por Harim Benjamín Gutiérrez Márquez, abundaron los comentarios. Entre otros:
¿Quién dijo que la religión es el opio de la humanidad?
Carmen Patiño
Marx.
Adolfo Zepeda
¡Ah, qué testigos estos!
Mario L. B.

¿SABÍAS QUÉ?

En Chachahuantla, Puebla, nueve mujeres forman en 1995 un grupo identificado como Sihua Tlanzoncame Tlaiquitinime, que significa “Mujeres bordadoras y tejedoras”,y se propone generar ingresos para sus familias. El proyecto es exitoso por lo que contribuyen a superar el alto grado de marginación y analfabetismo de su comunidad, así como preservar sus tradiciones y formas de expresión a través de la confección de prendas típicas como el quesquemetl, rebozos.

4. Chachahuantla. Foto-Ana Rosa (617x423)

DEL SECRETER DE LA ABUELA

SECRETER DEL ABUELO (640x484)

POR AMOR A LA HISTORIA

3. Maestro Aguirre. Foto-Ana Rosa (500x500)

Desde hace 45 años, Francisco Aguirre, maestro y dueño del taller “Incrustaciones Aguirrea” de Jalostotitlán, Jalisco, fabrica muebles de caoba y objetos varios, como alhajeros y baúles, con incrustaciones de madera de naranjo, palo blanco, copal, limo y primavera. Sigue la técnica que los colonizadores trajeron a esa región desde España, donde a su vez había sido introducida por los Árabes. Con gran dedicación y sentido ornamental, Aguirre preserva un arte que podría desaparecer en los próximos años, dado que actualmente son pocos los artesanos que hacen este tipo de trabajos.

RELOJ DE ARENA

5. Félix María Calleja (396x500)30 de abril de 1815
El general y virrey Félix María Calleja del Rey comunica a Luis de Onís, ministro plenipotenciario de Fernando VII en Estados Unidos, que los rebeldes de Nueva España han publicado una ridícula y monstruosa Constitución, en la que desconocen la soberanía de España y proclaman su independencia. Le pide evitar que el gobierno de Washington proteja a los traidores que, desde Nueva Orleans, organizan expediciones en contra del virreinato.

6. Asesinato de Lincoln (500x318)11 de mayo de 1865
Benito Juárez recibe en la ciudad de Chihuahua la fatal noticia del asesinato infame del presidente Lincoln. Su reacción es de gran pesar porque Lincoln era digno de mejor suerte y no del puAñal de un cobarde asesino. Confía, y asAí le escribe a su yerno, Pedro Santacilia, en Nueva York, que su sucesor, el presidente Andrew Johnson, sea favorable a la causa republicana y comparta la opinión del pueblo de Estados Unidos que se opone al establecimiento de una monarquía en México.

7. Woodrow Wilson (413x500)2 de junio de 1915
El presidente Woodrow Wilson declara que ni el pueblo ni el gobierno de Estados Unidos pueden ser indiferentes ante el conflicto en México.Y convoca a los jefes revolucionarios a dar fin a la lucha, advirtiéndoles que si no pueden ajustar sus diferencias y unirse a este gran propósito, dentro de muy breve tiempo este gobierno se verá obligado a decidir qué medios habrá de emplear con el fin de ayudar a México a salvarse y a servir a su pueblo.

8. Guillermo González Camarena (500x333)18 de abril de 1965
De regreso de un viaje de inspección al cerro de Las Lajas, Veracruz, a donde fue a inspeccionar el transmisor repetidor el canal 5, el ingeniero Guillermo González Camarena fallece en un accidente de automóvil, a diez kilómetros de la ciudad de Puebla. Pocas semanas después, la fábrica de radios y televisiones Majestic (con la que había suscrito un convenio y era propiedad de Emilio Azcárraga Vidaurreta) coloca a la venta los televisores a color, con lo que se concreta el sueño de González Camarena de compartir con muchos su hallazgo del Sistema Bicolor Simplificado. En señal de duelo, se suspenden las transmisiones televisivas y sólo se ven las barras de colores todo un día.

Si desea contribuir al correo del lector, mándenos sus escritos a:
bicentenario@institutomora.edu.mx

Editorial

En revista BiCentenario. El ayer y hoy de México, núm. 28

Portada Buena_Page_1 (1095x1500)

En mayo de 1949 el cineasta Arcady Boytler y su esposa Lina recibieron un inesperado regalo. Era un autorretrato que al­gunas décadas más tarde adquiriría un valor impensado para esa época. La pintura llevaba el nombre de El venado herido y estaba acompañada de unos versos dedicatorios en octosí­labos donde su autora les pedía que la recordaran en su futura ausencia. Consciente, se anticipaba a lo que prefiguraba como irremediable. Cinco años más tarde aquella amiga del regalo, Frida Kahlo, moría.

La vida multifacética de Frida está enmarcada en su co­tidianidad por un permanente vínculo con el mundo de es­plendor de la cinematografía de mitad del siglo XX. Si ha sido un imán para el cine, tanto en vida como en las películas y documentales que la retrataron, en los cortos años en que fue erigiéndose su figura artística, y en compañía de Diego Rive­ra, desarrolló relaciones entrañables con directores, actrices, actores o guionistas como en el caso de Boytler.

El texto que destacamos en nuestra portada de este nú­mero de BiCentenario, nos da cuenta de la Frida Kahlo per­sona y personaje para el cine, pero también de la amiga que compartía tragedias con Chabela Villaseñor o le pedía apoyo económico a Dolores del Río en momentos de crisis, cercana a Sergei Einsenstein o a Adolfo Best Maugard, desconfiada del parrandero “Indio” Fernández porque arrastraba a Diego, dispuesta a interpretar su propio personaje ante las cámaras de Lola Álvarez Bravo o Nicholas Murray.

En el mismo año en que Frida pintaba su autorretrato con cuerpo de venado, llegaba a México de manera casual el pensador alemán Erich Fromm, padre del psicoanálisis social. Con poco menos de dos décadas de experiencia en tratar de comprender de manera dinámica al ser humano a partir del inconsciente, aquí forjaría gran parte de su carrera profesional. Acumulando investigaciones, formando colegas en la UNAM, abriendo espacios de debate y de consolidación teórica y práctica de su escuela de pensamiento, Fromm dejó una huella perenne hasta hoy día.

El creciente papel de la mujer en la vida pública se ali­menta de las historia de otras como ellas que en el pasado, con mayores discriminaciones y rechazos, lograron imponer ideas, proyectos y esfuerzos personales. Allí está la crónica de 1865 cuando Carlota viajó hasta Yucatán y Campeche para recorrer una zona olvidada por el imperio de Maximiliano. Para la misma época, en la capital del país las mujeres tenían pocos lugares donde dar a luz, que no fueran sus propias casas. La inyección económica que le dio la emperatriz a la Casa de Maternidad permitió que más mujeres, especialmente pobres, tuvieran mejores condiciones de salubridad para los partos. Pero una vez que se tuvo que regresar a Francia, a punto de caer el imperio, otra mujer, Luciana Arrázola de Baz, marcó la senda final por donde debería ir la atención de la salud. Fueron dos protectoras clave en tiempos en que un embarazo era un riesgo alto para la vida de cualquier mujer.

Esta nueva edición de BiCentenario relata el hallazgo de 78 imágenes guardadas extrañamente en los entresijos del ele­vador de un hotel del centro del Distrito Federal. Las fotos, muchas de ellas reveladas en París, según los sellos que con­servan, llegaron a manos de nuestra integrante del Consejo Editorial, Graziella Altamirano Cozzi, y muestran por un lado el rico intercambio epistolar de postales con comenta­rios sobre la Decena Trágica; pero por otra parte dejan ver a un inédito Porfirio Díaz reunido con familiares y visitantes que formaban parte de la elite porfirista desahuciada por la revolución. Son recuerdos de una época extinguida y que que­daron en secreto arrumbados en un sobre en aquel ascensor por más de medio siglo.

La etapa posrevolucionaria tiene cabida en esta edición con los afanes propagandísticos y que explican hasta la ac­tualidad el comportamiento de los medios de comunicación. Venustiano Carranza ejercía el poder en 1916 pero necesitaba una nueva Constitución que lo legitimara. Apuntando a lograr esto, destinó un vasto apoyo económico para la creación de medios impresos en ciudades importantes que le ayudaran a su causa. Así nació El Universal el 1 de octubre de 1916 y lue­go otros medios. De la mano de su amigo Félix Palavicini, fue el periódico que tuvo la mayores prerrogativas durante el carrancismo. Aún así, este diario a punto de ser centenario, supo adaptarse a los momentos políticos críticos que le si­guieron y estar muy cercano al poder.

También en tiempo novohispanos, un siglo antes, España requería de controles propagandísticos sobre la población para que la insurgencia del cura Hidalgo no se ampliara. De esto nos habla en su texto Joaquín Espinosa Aguirre. Y de cómo también desde el lado de la insurrección se hacía contrapro­paganda. Una muestra de que aún hoy, con métodos más so­fisticados por Internet, redes sociales, o con televisión, el fin de controlar la opinión pública tiene larga data de existencia.

Entre el ayer y el hoy que siempre termina por entrecru­zarse, analizamos al Partido Acción Nacional, siguiendo con la propuesta de revisar a las organizaciones políticas y sus ideólogos destacados. ¿El pan de su creación y de la lucha desde la oposición ya no es el mismo? Sobre esto y otros as­pectos del partido desentraña el artículo de Mario Santiago Jiménez. También recuperamos una entrevista radial a su fundador, Manuel Gómez Morin, realizada en 1949, donde describe las serias dificultades para ejercer el voto con libertad.

BiCentenario 28 no termina allí. Más artículos, más aná­lisis, más información lo puedes descubrir a continuación en estas páginas. Hasta la próxima.

Darío Fritz.

Sumario #28

EDITORIAL

CORREO DEL LECTOR

ARTÍCULOS

Batalla del Monte de las Cruces (198x200)El dilema contrainsurgente de Dios, el rey y la patria
Joaquín E. Espinosa Aguirre

Langosta bis 2 (200x200)Una plaga y dos naciones
Luis Alberto Arrioja Díaz Viruell

Una visita imperial  carlota_Page_8 (199x200)La visita imperial de Carlota a Campeche
José Manuel Alcocer Bernés

3c31391u (640x800)Las protectoras de la Casa de Maternidad
María Elena Crespo Orozco

?????El Universal. Una voz aliada al poder
Bernardo Masini Aguilera

Erich From a color, aAi??o 1974 (200x200)Erich Fromm en México
Tamara Gleason Freidberg

DESDE HOY

ComitAi?? en Tlalpan, 1942 (200x200)El PAN: oposición y ejercicio del poder
Mario Virgilio Santiago Jiménez

TESTIMONIO

???????????????????Los secretos de un elevador
Graziella Altamirano Cozzi

ARTE

7. El venado herido, una de las A?ltimas pinturas de Frida, de hondo simbolismo (200x200)La relación de Frida Kahlo con el mundo del cine
Arturo Garmendia

CUENTO HISTÓRICO

Madero MAi??dico (200x200)Los desvelos de Raúl
Silvia L. Cuesy

ENTREVISTA

EfraAi??n GonzA?lez Luna, Manuel GA?mez MorAi??n y Miguel Estrada Iturbide (200x200)Manuel Gómez Morin: constructor de ciudadanos
Lorena Pérez Hernández
Alejandra Gómez Morin Fuentes

SEPIA

MXIM-3-3-2 - copia (449x640)Líneas
Darío Fritz