Archivo de la categoría: Instituto Mora

La Sucesión Presidencial

Héctor L. Zarauz López / Comisión para las celebraciones del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución en la Ciudad de México
Revista BiCentenario No.5, pág.39

Tan sólo un libro

Apenas se han cumplido cien años de la edición (diciembre de 1908) y divulgación de La Sucesión Presidencial de 1910. El Partido Nacional Democrático, el libro al que se ha considerado como uno de los principales eslabones del proceso revolucionario en 1910. Consta de siete capítulos, en los que se describe y analiza la situación política, social, económica y la historia de nuestro país. A la obra no le faltaron contradicciones pues, aunque hace una valoración positiva de Porfirio Díaz, a quien reconoce los méritos por haber logrado la pacificación, estabilidad y desarrollo nacionales, lo censura también aun cuando con cierta cautela.

Creelman B-5Las principales críticas son contra el militarismo y la falta de democracia, la manera en que Díaz había centralizado el poder, la ausencia de partidos políticos, la falta de elecciones confiables, la persecución a la prensa libre y a los opositores, todo lo cual situaba a México como un país rezagado en términos de la democracia que se vivía en naciones como Francia y Estados Unidos (que son algunos de los modelos con los que Madero efectuó comparaciones).

[...]

PARA LEER ESTE ARTICULO COMPLETO,  SUSCRÍBASE A BICENTENARIO

“El más leal”, el villista Toribio Ortega

Pedro Salmerón Sanginés / ENAH
Revista BiCentenario No. 5, pág. 42-43

Gral. Ortega B-5Entre los caudillos revolucionarios que, con sus hombres, constituyeron la famosa División del Norte eligiendo a Pancho villa como jefe de la misma, el general Toribio Ortega Ramírez, jefe de la Brigada Jesús Gonzáez Ortega, era conocido como “el más leal”. Pero además de eso, Toribio Ortega era uno de los generales de la División del Norte con mayor claridad política: desde 1903 encabezó la Asociación de Habitantes de Cuchillo Parado, que tenía por objeto continuar el viejo pleito legal que los campesinos de ese pueblo sostenían contra el hacendado Carlos Muñoz, que al amparo de las leyes de terrenos baldíos y con el aval de la Compañía Deslindadora de Juan A. Creel (hermano de un influyente político del grupo de los “científicos” que fue embajador de México en Washington, secretario de Relaciones Exteriores y gobernador de Chihuahua de 1903 a 1911), se apoderó de buena parte de las tierras que el pueblo tenía amparadas por títulos de propiedad otorgados por el presidente Benito Juárez en 1865.

Durante seis años Toribio Ortega encabezó la lucha legal del pueblo contra el hacendado y el gobernador, sin obtener ningún resultado favorable, por lo que en 1909 decidió fundar un Club Antirreleccionista, corresponsal del que en la ciudad de Chihuahua dirigía don Abraham González. Ortega y sus compañeros lograron que en Cuchillo Parado y otros pueblos del desierto oriental de Chihuahua ganara Madero las elecciones de julio de 1910, a pesar de la acción y las amenazas del gobierno. Y cuando Madero llamó a la revuelta, Ortega se comprometía a levantarse puntualmente el 20 de noviembre… lo que no cumplió, pues el día 13 recibió el aviso de que gendarmes montados habían salido del pueblo de Coyame para aprehenderlo a él y a sus principales partidarios, por lo que al amanecer del día 14 se apoderó del pueblo y se retiró a la sierra del Pegüis para esperar el día 20. Desde entonces, la gente de Cuchillo Parado reclama para sí el honor de haber empezado la revolución, pues Ortega y los suyos se levantaron en armas cuatro días antes de que en Puebla cayera Aquiles Serdán.

Villa y Ortega B-5

Villa y Toribio Ortega

[...]

PARA LEER ESTE ARTICULO COMPLETO, SUSCRÍBASE A BICENTENARIO

ESTUDIAR MEDICINA DURANTE LA REVOLUCIÓN ENTREVISTA AL DR. SALVADOR ZUBIRÁN ANCHONDO

Ramón Aureliano Alarcán / Instituto Mora
Revista BiCentenario, No.5, págs.87-88

A. Camacho Hptl Nutrición B-5

Firma del acta de inauguración del Hospital de Nutrición, 12 de octubre de 1946

Forjador de una de las instituciones de medicina más prestigiadas de México, a la vez que maestro de muchas generaciones de médicos, o “médico de presidente” como alguna vez lo llamó un colega ya fallecido, Salvador Zubirán Anchondo acumuló a lo largo de su vida una gran experiencia profesional, vinculada al acontecer público. Hoy en día su nombre está ligado indisolublemente al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”.

Más allá de sus logros como profesionista, al Dr. Zubirán le tocó, junto con otros médicos destacados de la primera mitad del siglo XX, participar en la institucionalización de la medicina científica mexicana. Nombres como Gastón Melo, Gustavo Baz, Raoul Fournier, Clemente Robles, Jesús González Ureña, Ignacio Chávez, Federico Gómez, Manuel Gea González, Ismael Cosío Villegas, Abraham Ayala González, Salvador González Herrejón, Manuel Velasco Suárez, entre otros, dan cuenta de ello.

Una selección de fragmentos que ilustran los primeros años de vida y la formación profesional del Dr. Zubirán, nos llevan a saber cómo se enseñaba y practicaba la medicina y a las ideas que se tenían sobre el médico y la enfermedad en México a principios del siglo XX. La voz del relato es pues de un protagonista de los hechos.

Conviene, antes de leerla, saber algo de la vida del Dr. Zubirán. Nacido en Chihuahua en 1898, murió en el DF en 1998, próximo a cumplir los cien años de edad. Estudió en la Universidad Nacional de México y obtuvo su título de médico cirujano en 1923. Hizo el posgrado en la Universidad de Harvard en 1924 y 1925. Como docente, algunas de sus actividades fueron: profesor de terapéutica (1925-1927) y de Clínica propedéutica en la Escuela Nacional de Medicina (1928-1933); profesor en la Enseñanza de Graduados en la Facultad de Medicina en la Universidad Nacional Autónoma de México (1946-1966), y de 1967 hasta su muerte profesor emérito de la misma facultad y universidad. A la vez ocupó numerosos cargos públicos y recibió amplios reconocimientos como el Premio Nacional de Ciencias (1968) o la presea “Belisario Domínguez” (1986).

Esc Nac Medicina B-5

Fachada de la antigua Escuela Nacional de Medicina

La institución a la que dedicó su mayor empeño fue a la que a la fecha lleva su nombre, que tuvo como antecedente directo el Hospital de Enfermedades de la Nutrición (1946), desde 1981 pasó a ser Instituto Nacional de Nutrición, y en el año 2000 Instituto de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”.

Para el estudio de la historia de la medicina en México es una fortuna contar con la serie de entrevistas hechas a distintos médicos hace varios años y que constituyen parte fundamental del Archivo de la Palabra del Instituto Mora, proyecto originado en el INAH por la Dra. Eugenia Meyer, y en varias ocasiones con el aval y participación de la Academia Nacional de Medicina. Allí se guardan los testimonios orales de muchos de sus actores, cuya formación y primeros años de ejercicio profesional coincidieron con la Revolución Mexicana, en su etapa de lucha armada y de formación de un Estado nuevo.

[...]

PARA LEER ESTE ARTICULO COMPLETO, SUSCRÍBASE A BICENTENARIO

UNA MIRADA AL PASADO. LA CIUDAD DE CAMPECHE EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX

José Manuel Alcocer Bernés / Cronista de la ciudad
Revista BiCentenario No.5, págs. 50-51

Campeche torres catedral B-5Hace unos meses me buscaron dos jóvenes campechanos para mostrarme una serie de fotografías que su abuela, doña Eulalia Josefina Puertovanety, guardaba en un álbum. Mientras yo las miraba, me contaron que habían pertenecido a una fotógrafa de origen italiano que llegó a Campeche en los años cincuenta, y que su abuela hospedó en su casa porque en aquel entonces se dificultaba encontrar alojamiento en los escasos hoteles de la ciudad.

Según su relato, la fotógrafa permaneció en Campeche cerca de un mes, y parece que durante ese tiempo se dedicó a captar con su cámara todo lo que a sus ojos interesó de aquella época. Al despedirse y retornar  “no se sabe si a su patria o a otro lugar”, obsequió a la familia un lote de fotografías, como muestra de agradecimiento y amistad.

Contó 47 fotos que enseguida me puse a estudiar minuciosamente, encontrándome con un Campeche diferente al de ahora. En unas pude identificar los lugares y edificios típicos de aquí. En otras, no reconocía qué parte de la ciudad mostraban. También descubrí que habían sido numeradas, pero en esto presentaban irregularidades, lo cual me hizo suponer que debieron existir otras tantas porque algunas exhibían números de más de cien. Por supuesto les compré las fotografías a los muchachos.

Las imágenes de la fotógrafa italiana de nombre desconocido, forman parte de la memoria histórica de la ciudad de Campeche y muestran a las nuevas generaciones la evolución histórica, cultural y económica de esta vieja y pequeña ciudad llena de encanto, patrimonio de la humanidad, de la que los campechanos nos sentimos orgullosos.

[...]

PARA LEER ESTE ARTICULO COMPLETO, SUSCRÍBASE A BICENTENARIO

LAS PULQUERÚAS DE LA CIUDAD DE MÉXICO DURANTE EL SIGLO XIX

Mariana Díaz Álvarez / Facultad de Filosofía y Letras, UNAM

Revista BiCentenario No.5, pág.17
Pulque bendito, dulce tormento. / ¿Qué haces ahí afuera? ¡Venga pa’ dentro!
(Brindis popular)

Pulquería Recreo B-5Si pudiéramos imaginar una pulquería del siglo XIX, el resultado se asemejaría a una de las descripciones que hizo el escritor Guillermo Prieto en Memorias de mis tiempos: Un jacalón inmenso con techo de dos aguas formado de tejamanil sostenido por vigones y bases de piedra. Uno de sus lados da al aire libre, otro lo forman tablones gruesos, con mesas corridas y sillas bajas de tule. El suelo es de tierra apisonada y se cubre a veces con un poco de aserrín, óptimo para jugar rayuela sobre él. En la cabecera se hallan las tinas de pulque, que incluyen distintos curados de frutas o carne, cubiertas con largas tablas de madera y pintadas de rojo, verde y azul, y en cuya superficie exterior hay letreros que dicen La Madre Venus, Fierabrés, La Vencedora, La Sultana, La Reina, La Valiente o El de los Fuertes e indican la calidad de la bebida. Encima de las tinas hay repisas con vasos verdes y de pepita, cubos de palo, cajetes, cántaros y vasos cónicos de vidrio, lisos y acanalados, que constituían las diferentes medidas.

Las pulquerías comunes estaban adornadas con papel picado o cadenas de papel de china, cuadros de paisajes y toros, espejos y, en algún rincón, un objeto de la devoción del propietario: durante el siglo XIX solía haber una imagen de la Virgen de la Soledad, que en el siglo XX sería sustituida por la de Guadalupe.

Pulquería foto B-5Fuera de la pulquería, los caballos e incluso uno que otro gallo se ataban a los pilares. Las pinturas de las paredes representan distintas figuras, por ejemplo, un moro con un alfanje en una mano y la cabeza de un cristiano en la otra, y arriba un gran rótulo que dice “Pulquería del Moro Valiente”; o al leal escudero de Don Quijote montado en su burro y arriba, con grandes letras, “Pulquería de Sancho Panza”.

 

 

[...]

PARA LEER ESTE ARTICULO COMPLETO, SUSCRÍBASE A BICENTENARIO

Señor Carranza: Que me devuelvan la plata

Revista BiCentenario, No.5, Págs. 62-67

Los vientos de cambio que significó la Revolución Mexicana llegaron a todos los rincones de la República. El estado de Hidalgo “apenas nacido en 1869″ pasó por todos ellos, siendo como era casi una copia reducida del México porfiriano.

Pachuca f. XIX B-5

A. S. Wilson, Vista de Pachuca a finales desl siglo XIX

En efecto, su autoritario régimen de gobierno, estuvo en muy pocas manos: las de los hermanos Rafael, Simón y Francisco Cravioto, quienes se turnaron en el poder de 1876 hasta 1897, cuando una discrepancia con el presidente Díaz los sacó del escenario político, siendo sucedidos por el oaxaqueño Pedro L. Rodríguez hasta mayo de 1911. Acorde con la administración modernizadora de don Porfirio, la economía hidalguense recibió un gran impulso: se trazaron líneas férreas, telegráficas, eléctricas y telefónicas, lo cual estimuló el mercado interno. Hubo inversiones tanto nacionales como extranjeras, sobre todo en la industria; así, la United States Mining Smelting and Refining Company compró la antigua Compañía Minera Real del Monte y Pachuca en 1906 y se instalaron fábricas de hilados y tejidos y de cemento. Los ranchos y las haciendas aumentaron, lo cual hizo crecer la producción agrícola, en particular del maguey, que convertido en pulque era remitido al Distrito Federal, donde se hallaban sus clientes más numerosos. Paralelamente, las obras públicas ordenaron las poblaciones y, a veces (como en Pachuca), las engalanaron con nuevas construcciones y monumentos. Progresaron también la educación y algunas artes.

[...]

PARA LEER ESTE ARTICULO COMPLETO,  SUSCRÍBASE A BICENTENARIO